La cumbre europea mide hoy la fuerza del eje francoalemán

La cumbre europea mide hoy la fuerza del eje francoalemán

Macron suma fuerzas con Merkel para reactivar Europa

La imagen clásica del proyecto europeo era un vehículo de robusto motor alemán conducido por un sobrio y elegante francés. En los años noventa el motor germano no carburaba, pero en la última década el conductor francés se convirtió en mero pasajero; en mareado, aturdido pasajero, con Berlín a los mandos, a cargo del motor y líder incontestado. La cumbre de hoy y mañana en Bruselas lleva una agenda variada como los colores de una verdulería, pero sobre todo destaca por la escenografía, la dramaturgia: con el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, Europa confía en el regreso del añorado eje franco-alemán.

El nuevo presidente francés ha querido dejar claro desde el primer momento que esa es su ambición. "Voy a trabajar de manera muy estrecha con Alemania", ha declarado a su llegada al Consejo Europeo. Macron ha hablado de "una voz común" de París y Berlín para aportar "respuestas concretas" a los desafíos europeos.

La canciller Angela Merkel ya había calentado el encuentro con unas declaraciones en favor de un superministro de economía de la UE y, sobre todo, con la posibilidad de activar un presupuesto del euro, dos de las propuestas estrella de Macron. Por el retrovisor aún quedan restos de la mayor crisis de la Unión en las seis últimas décadas: un huracán financiero que ha ido mutando en crisis económica, migratoria, de seguridad y finalmente en crisis existencial, con el primer divorcio —con Reino Unido— desde la concepción de la UE. Las cenizas de esos episodios siguen calientes y pueden reavivar el fuego en cualquier momento. Pero Europa vive un momento dulce tras el fiasco de los populismos en las elecciones francesas y holandesas, a la espera de los comicios alemanes y con la única preocupación del Brexit y, en todo caso, los problemas que pueda dar la inestabilidad política y bancaria en Italia.

La primera cumbre con Macron como nuevo miembro del Consejo Europeo incorpora algunos tintes muy del gusto de Francia. Ya este jueves, los jefes de Estado y de Gobierno discutirán sobre cómo frenar el extremismo en Internet, considerado una de las principales mechas que hace prender la hoguera terrorista. Los líderes europeos exigirán más determinación a las grandes firmas de Internet para combatir el discurso radical. "Debemos trabajar juntos para evitar que los terroristas tengan un espacio seguro en Internet", ha señalado a su llegada la primera ministra británica, Theresa May. En el ambiente flotan algunas ideas para adoptar medidas legales, pero de momento la UE quiere agotar la vía voluntaria.

Más controvertido será el menú previsto para la jornada del viernes. Los dirigentes debatirán de una de las principales cuitas de Francia respecto a la globalización: cómo garantizar que la inversión y el comercio con el resto del mundo respetan las reglas europeas. Los gobernantes europeos examinarán una propuesta que despierta recelos entre muchos de ellos: aplicar una especie de derecho de veto sobre algunas inversiones extranjeras. Se trata de proteger sectores estratégicos y ahuyentar proyectos empresariales (con la mirada puesta en las compañías chinas) que se consideren lesivos para Europa.

Francia, que ya dispone de mecanismos similares, aboga por crear un marco europeo. En el otro bando, Reino Unido, Irlanda y los países más defensores del libre comercio —también España— recelan de ese enfoque. “La UE está comprometida a luchar contra el proteccionismo. Pero es un desafío. Debería haber más reciprocidad [respecto a Estados terceros]”, resume un alto cargo europeo, consciente de que Europa lleva meses alertando de las tentaciones proteccionistas en Estados Unidos y esa nueva retórica empaña la bandera europea proglobalización.

El último punto del viernes se dedicará a la migración, un asunto que despierta pasiones entre los dirigentes. Para abrir boca, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, les dirigió el miércoles una carta a los jefes de Estado y de Gobierno en la que se queja de que lo logrado hasta ahora para apaciguar los flujos de migrantes en el Mediterráneo central es “claramente muy poco”. Y les afea que algunos “no estén adoptando las decisiones necesarias en este aspecto”. Tusk propondrá que la UE financie en mayor medida a los guardacostas libios, una medida con efectos limitados porque el Gobierno de acuerdo nacional reconocido internacionalmente tiene un margen de maniobra muy escaso en el conjunto del país.

Brexit de fondo

El Brexit, cuyas negociaciones han arrancado esta misma semana, sobrevolará también la cumbre durante la cena de esta noche. Las explicaciones de May sobre su propuesta para garantizar los derechos de los ciudadanos europeos residentes en Reino Unido se produce a petición propia: los británicos han dejado caer que harán una “apuesta generosa”, aunque Europa recela de May, a quien además considera un pato cojo después del mal resultado las elecciones británicas. Tusk no pretende alentar una discusión al respecto, pero es evidente que May intentará emplear la tracción que aún le quede sobre sus colegas europeos para ganar apoyos en este capítulo tan sensible del Brexit. Los Veintisiete han mostrado hasta ahora una unidad sin fisuras. Pero las primeras grietas pueden empezar a verse hoy mismo: los jefes de Estado y de Gobierno, ya sin May, debatirán cómo repartir la Agencia del Medicamento y la Autoridad Bancaria Europea, para la que hay muchos candidatos.

"Las negociaciones acaban de empezar y se escuchan muchas predicciones: Brexit duro, blando o que no haya acuerdo. Algunos amigos británicos me han preguntado incluso si el Brexit podría revocarse", ha explicado Tusk por carta a los jefes de Estado y de Gobierno. "Pueden decirme que soy un soñador, pero no soy el único", ha dicho a su entrada a la reunión, parafraseando el Imagine de John Lennon. Y a la espera de Merkel y, sobre todo, de Macron, de cuya química dependen los próximos pasos de la construcción europea.

Claudi Pérez - Lucía Abellán

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino