La Cruz Roja vuelve a las Malvinas para identificar más soldados argentinos

La Cruz Roja vuelve a las Malvinas para identificar más soldados argentinos

La llegada a la Casa Rosada del liberal Mauricio Macri facilitó un acuerdo con Londres para poner fin a un histórico reclamo de los familiares de los militares argentinos muertos y sin identificar

La tumba número C.1.10 del cementerio de Darwin, en las islas Malvinas, no era la sepultura de un soldado solo conocido por Dios. Supuestamente, era la última morada de cuatro militares fallecidos en la guerra de 1982 entre Argentina y el Reino Unido. Pero resultó que no era así y ahora se pretende saber a quiénes corresponden esos restos.

Con la discreción que emana de un tema tan sensible como todo lo relacionado con las Malvinas y los soldados argentinos muertos en el conflicto, el Comité Internacional de la Cruz Roja anunció ayer que había iniciado los trabajos de identificación de la tumba C.1.10 en el marco de la segunda parte del Plan de Proyecto Humanitario, denominado PPH2 para diferenciarlo del PPH1, que se desarrolló en el 2017, también a cargo de los prestigiosos especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense.

En el 2017 se exhumaron restos de 122 sepulturas pero quedaba pendiente la tumba número C.1.10 con restos erróneos
Por aquel entonces, y tras la política confrontacional del kirchnerismo, las relaciones entre Londres y Buenos Aires habían mejorado con la llegada a la Casa Rosada del liberal Mauricio Macri, lo que facilitó un acuerdo entre ambos países para que la Cruz Roja se encargara de poner fin a un histórico reclamo de los familiares de los militares muertos y sin identificar tras el fin de la guerra.

De los 649 argentinos fallecidos en el conflicto, 237 fueron enterrados en Darwin, situado a un centenar de kilómetros de Stanley, la capital de las Malvinas. El camposanto se encuentra muy cerca de la Pradera del Ganso, donde tuvo lugar la primera batalla de la guerra. Las autoridades británicas decidieron instalar allí un cementerio para enterrar a los argentinos cuyos familiares se negaron a repatriar los cuerpos alegando que ya estaban en su patria. Solo los cadáveres de 14 de los 255 militares británicos muertos quedaron en las islas, en el cementerio de San Carlos, cerca del lugar donde desembarcaron las tropas del Reino Unido que reconquistaron las Falklands en tiempo récord.

En 122 lápidas de Darwin se inscribió la frase “Soldado argentino solo conocido por Dios”. Fueron esas tumbas las que se abrieron en el 2017, de las cuales el PPH1 logró identificar a 115 soldados gracias a la base de datos de ADN aportado por los familiares. En aquel momento se hallaron en otras sepulturas restos de tres de los cuatro militares que figuraban en la tumba C.1.10, por lo que el PPH2 trata ahora de dilucidar si alguien más que Dios conoce los nombres y apellidos de esos soldados.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino