La crisis se cronifica en América Latina

La crisis se cronifica en América Latina

La parálisis de la economía a causa de la pandemia y la caída del precio del petróleo han formado una tormenta económica perfecta en la región. La recuperación de China se perfila como la tabla de salvación para las empresas españolas y locales.

En América Latina llueve sobre mojado. Según las previsiones de organismo como el Fondo Monetario Internacional (FMI), Cepal o el Banco Mundial, los países de la región terminarán 2020 con retrocesos económicos que rondarán el 5%. Latinoamérica comenzó el año con la esperanza de retomar la senda del crecimiento y, aunque las expectativas no eran excesivamente optimistas y apuntaban hacia crecimientos débiles en Brasil y México -las dos locomotoras de la región-, los efectos devastadores de la pandemia han echado por tierra cualquier atisbo de prosperidad a corto y medio plazo.

América Latina ha sufrido el impacto de esta crisis por tres vías distintas: primero se resintió la demanda china de materias primas -el país asiático es el principal socio comercial de muchos países sudamericanos-, luego llegó la caída del precio del petróleo (muchos países latinoamericanos son exportadores de crudo) y, finalmente, la parálisis económica derivada de las medidas de restricción del movimiento que se han puesto en marcha en prácticamente la totalidad de los países de la región.

América Latina, que tras la crisis financiera de 2008 se convirtió en un refugio dorado para muchas empresas españolas, grandes y pequeñas, ya no está en condiciones de ofrecer esa salvaguarda. La crisis es global.

Factores positivos
No obstante, hay señales que permiten atisbar la luz al final del túnel. Nuria Vilanova, presidenta de Ceapi -Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica- cree que hay varios elementos que favorecen a Latinoamérica a la hora de hacer frente a la crisis provocada por la pandemia: "La economía china ya se está poniendo en marcha y esto beneficiará a los países sudamericanos que tienen intensas relaciones comerciales con Pekín". Vilanova añade otros dos puntos a favor de la región a la hora de afrontar esta crisis: el primero tiene que ver con la demografía, América Latina tiene una población mayoritariamente joven, que se ha demostrado que es menos vulnerable al coronavirus; el segundo es que gran parte de los gobiernos latinoamericanos han reaccionado rápido y han decretado medidas restrictivas con un número de fallecidos mucho menor que en Europa o Estados Unidos.

Lourdes Casanova, profesora titular y directora del Emerging Markets Institute de la Universidad de Cornell (EEUU) y experta en negocios internacionales con énfasis en América Latina, opina que, como resultado de la crisis económica, "las empresas van a tener que reorganizar sus inversiones, especialmente en Latinoamérica, donde después de unos años de un crecimiento prácticamente nulo este año se espera una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) del 6%; se habla ya de otra década perdida para la región".

Casanova coincide con la presidenta de Ceapi a la hora de considerar que China supondrá un alivio para la situación dramática que vivirá la economía latinoamericana en los próximos meses: "China fue la tabla de salvación de los países emergentes en 2008 y podría volverlo a ser ahora". Sin embargo, matiza que, aunque el gigante asiático seguirá importando productos agrícolas, ganaderos y mineros de Latinoamérica, no hay que olvidar que su PIB apenas crecerá un 1,2% en 2020, muy por debajo del aumento del 6% de media que ha registrado en los últimos años. Lo que no va a cambiar, a buen seguro, es la apuesta de Pekín por invertir en la región, porque, según recuerda Casanova, se trata de "inversiones a largo plazo".

A largo plazo son también las inversiones que las grandes empresas españolas llevan realizando en Latinoamérica desde la década de los noventa del siglo pasado. A día de hoy, una cuarta parte de los beneficios de las empresas del Ibex 35 provienen de los negocios que tienen estas compañías en América Latina.

Como apunta Casanova, aún es pronto para saber qué va a ocurrir con esas inversiones en los próximos meses. Todo dependerá de cuánto tarde el mundo en introducirse en la nueva normalidad y de la forma en que la crisis económica impacte en familias y trabajadores.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino