La crisis del coronavirus obliga a López Obrador a tomar personalmente las relaciones con EE UU y China

La crisis del coronavirus obliga a López Obrador a tomar personalmente las relaciones con EE UU y China

El presidente mexicano reactiva la política exterior y promete visitas a Washington y Pekín, a pesar de que ha evitado viajar al extranjero durante 15 meses.

Ahora que no puede, Andrés Manuel López Obrador quiere viajar. El presidente mexicano ha encontrado en las últimas semanas la utilidad de la política exterior ante la crisis global del coronavirus. Antes relegada como una tarea para sus subordinados, la diplomacia se ha posicionado en las últimas semanas como una de sus prioridades. Esta semana el mandatario ha planeado lo impensable: que cuando la crisis dé una tregua, se subirá a un avión para visitar Washington y Pekín. El presidente de la política interior, finalmente ha mirado hacia el exterior.

La comunicación del presidente mexicano con el exterior se ha intensificado en las últimas dos semanas ante la necesidad de obtener insumos para atender a los enfermos de la covid-19. López Obrador se presentó a finales de marzo en la cumbre del G20 a través de una videoconferencia y fue la primera vez que algunos mandatarios le conocieron en 15 meses. Luego hizo dos llamadas a la Casa Blanca: una para conseguir la compra de 1.000 ventiladores respiratorios, y otra para facilitar una salida para la cumbre de la OPEP en la que el presidente Donald Trump aceptó poner barriles de petróleo en nombre de México. Por último, se puso al teléfono con el presidente chino, Xi Jinping, para lograr el abastecimiento de mascarillas y otros materiales de protección a través de un puente aéreo entre Ciudad de México y Shanghái.

El reciente interés de López Obrador contrasta con la reducida atención que ponía a la agenda internacional antes de febrero. El mexicano repetía constantemente que “la mejor política exterior es una política interior” para luego dejar el papel internacional de México en manos de su canciller, Marcelo Ebrard. Sus viajes siempre fueron al interior del país latinoamericano y más bien otros mandatarios le buscaban personalmente en su despacho en Ciudad de México. López Obrador no asistió al discurso anual en Naciones Unidas en septiembre pasado y evitó pronunciarse sobre los conflictos diplomáticos en América Latina, siempre resguardándose en la máxima de Benito Juárez: “el respeto al derecho ajeno es la paz”. Una excepción, sin embargo, fue la salida de la presidencia de Evo Morales de Bolivia, donde México jugó un papel crucial para sacar al político boliviano –sano y salvo– de su país.

El rostro de México en el mundo estaba principalmente vinculado al canciller Ebrard. El antiguo jefe de Gobierno de Ciudad de México reconvertido en el hombre fuerte de López Obrador viajó a cumbres internacionales, se comunicó con presidentes y primeros ministros, y fortaleció el Servicio Exterior Mexicano. Pero la percepción entre los países, era la de que al presidente de México poco le interesaba continuar con el histórico papel del país latinoamericano como catalizador en la geopolítica. La comunicación con Trump y Xi podrían ser los primeros pasos para dar un giro al interés de México en el mundo. “El día que López Obrador toma la llamada, da la señal de que es un tema que le importa”, señala Mauricio Meschoulam, analista y profesor de la Universidad Iberoamericana.

Una constante en la agenda de López Obrador siempre ha sido Estados Unidos. A pesar de su desinterés por lo global, el presidente mexicano puso especial atención a la aprobación del Tratado de Libre Comercio con EE UU y Canadá (TMEC), principalmente, por el impacto que tiene en la economía mexicana. Ahora, una vez superados todos los obstáculos burocráticos, se plantea una visita a Washington “para junio o julio” en la que Trump, Trudeau y él sellarían el pacto comercial. La amenaza de una crisis económica mundial derivada de la emergencia por el coronavirus hace todavía más esencial la puesta en marcha del TMEC. Los tiempos excepcionales requerirán de acciones más contundentes. “Una crisis del sistema, como la de ahora, no se puede atender solo a través de medidas locales”, añade Meschoulam.

Es conocida la resistencia de López Obrador a hacer viajes internacionales también por la percepción de extravagancia que estos pueden tener entre los mexicanos. “Lo hago en los dos casos por el trato que han tenido respetuoso hacia el pueblo de México y en función del interés general, porque la verdad, la verdad, a mí no me gusta viajar mucho”, dijo el lunes para justificar su posible salida a Washington y Pekín. En el caso chino, además, ha surgido la incógnita sobre cómo lo hará. “Tal vez vaya a San Francisco uno o dos días”, comentó. El político solo vuela en aerolíneas comerciales para fortalecer su narrativa de presidente austero y ha puesto en venta el avión presidencial. La renovada relación con China tendrá que estar por encima de los detalles que hasta ahora no le han permitido al presidente mexicano llegar hasta Asia. “Estados Unidos ha ido dejando algunos espacios internacionales y China ha ocupado algunos de ellos. Tiene sentido que México posiblemente busque equilibrar las relaciones [con China], aunque existe el riesgo de que puede llamar la atención de la Casa Blanca”, apunta Meschoulam.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino