"La crisis de Cataluña no está teniendo efecto gracias al BCE"

"La crisis de Cataluña no está teniendo efecto gracias al BCE"

ENTREVISTA: Udaibir Das, director financiero del FMI

Por debajo del lenguaje técnico, la última edición de la Evaluación de la Estabilidad del Sistema Financiero, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) elabora para España cada cinco años, martillea una y otra vez en la idea de que el sistema financiero español no es tan fuerte como pensamos. Es algo que choca con la concepción generalizada en España de que los problemas de los bancos son cosa del pasado, algo para Italia y, tal vez, Alemania, con su renqueante Deutsche Bank, y sus landesbanken (el equivalente de nuestras antiguas cajas de ahorros). Pero no para nosotros.

Ésa no es la visión del FMI. La institución señala una serie de puntos débiles en el sistema bancario español que pueden comprometer su futuro, sobre todo cuando el BCE empiece a eliminar sus estímulos monetarios. Entre esos problemas están de créditos irrecuperables, activos -sobre todo, pisos- de valor inferior al reflejado en los balances, y un sistema regulatorio anticuado. Los mayores problemas se concentran, al igual que en la crisis de 2010-2013, en los bancos medianos. Pero, por encima de todo, el mayor problema de la banca española es la dependencia del BCE para su financiación. La elabora ción del informe ha durado 10 meses, y ha sido dirigida por Udaibir Das, director asistente del Departamento Financiero del Fondo.

P: ¿Ha dejado el sector financiero español atrás la crisis?

R: En general, sí. La última vez que fuimos a España, hace 5 años, nos centramos en la crisis y en la estabilidad. Ahora, una de las preguntas que nos hacíamos era cómo han salido de la crisis en España, y qué más necesitan hacer y dónde necesitan hacerlo, de manera que podamos ayudarles a establecer prioridades. Y, también, cómo está de preparado el sistema financiero español para el momento en el que venga viento de cara en materia de estabilidad financiera.

P:¿Cuáles son los mayores riesgos?

R: Dos: la liquidez y los tipos de interés. Ambos necesitan recibir más atención, tanto en España como en la Eurozona.

P: Los bancos españoles, ¿deberían reducir su cartera de deuda pública, que ahora es mayor que la media de sus competidores de la UE?

R:En el análisis de los riesgos del sistema que hacemos en el informe subrayamos que hay un vínculo...

P:¿Un vínculo peligroso?

R: Pongámoslo en estos términos: no estamos hablando del valor de la deuda soberana. La estabilidad financiera está vinculada al problema de la volatilidad, de los ajustes de precios, y de los ajustes contables. Muchos creen que los mercados europeos de bonos tendrán un ajuste en algún momento. Lo difícil es saber cómo será ese ajuste. Lo que pase en un país puede afectar a otro. Cuando la normalización [de la política monetaria] comience, y empiecen a llegar mejores noticias de Europa, los mercados de bonos cambiarán, y lo bancos tendrán que revaluar las carteras. Otro factor es el tipo de exposición de los bancos, y su estrategia de financiación. Imaginemos un banco que se financia con depósitos a corto plazo pero invierte en renta fija a largo plazo. Mucho de lo que le pase dependerá de cómo vean los inversores el futuro, en particular la liquidez del mercado de deuda a largo plazo. Así que la clave no es solo la exposición [de los bancos a la deuda] en términos nominales, sino también la relación entre activos y pasivos. Por eso hemos destacado eso en el informe.

P: ¿Hasta qué punto los bancos españoles tienen ese desajuste entre su financiación a corto plazo y su inversión a largo plazo?

R: Unos lo tienen, otros no. Por eso hemos dicho a los supervisores: «Miren los tipos de interés, y el mecanismo de transmisión de liquidez. No se fijen solo en los créditos irrecuperables», porque ésos son dos canales de transmisión de potenciales riesgos. El informe deja claro que ése es un problema que puede presentarse en el futuro, dado el cambio inevitable en la política monetaria, y los cambios en los modelos de negocio de los bancos y las preferencias de los consumidores. Son riesgos que deben ser tenidos en cuenta y sobre los que hay que actuar, para que los bancos españoles estén en condiciones de competir con sus rivales europeos.

P: Usted ha dicho que el mercado de bonos en Europa va a pasar por cierto ajuste o redefinición de los precios [reprincing]. ¿Qué quiere decir con eso?

R: Lo que quiero decir es que ahora el sistema está operando en una sola dirección. El mercado de bonos parece muy plácido. Como dijeron el otro día, el mercado de deuda es como un cajero automático para financiarte, pero, si buscas financiación por medio de emisiones de acciones, todo el mundo tiene aversión al riesgo. Todo depende del tipo de activos, y de si esos activos son elegibles para operaciones de relajación cuantitativa del BCE. Hay demasiada comodidad. Y en el momento en el que la normalización comience, vamos a empezar a ver a los premium aparecer.

P: El hecho de que la deuda española no esté reaccionando a la crisis de Cataluña, ¿tiene que ver con eso?

R: Desde luego.

P: El informe dice que la calidad del capital de la banca debe mejorar, y que los mercados de renta fija y renta variable deberían desarrollarse más en España. ¿Cómo puede hacer eso un país con poca tradición de que las empresas vayan al mercado y, encima, en un contexto de incertidumbre política?

R: Ésas son cuestiones muy importantes. Por el lado del capital, nos preocupan las cooperativas de crédito. Dada su estructura cooperativista, es difícil saber con exactitud quiénes son los dueños y cuánta liquidez tienen. Si mañana quieren limpiar ese segmento, va a ser un reto significativo desde el punto de vista legal y operativo. La parte buena es que no va a hacer falta mucho capital, pero sí más transparencia. Por eso decimos que las reformas deberían centrarse en el gobierno de las entidades, en la propiedad de éstas, y en la calidad del capital.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino