La asunción de Luis Lacalle Pou sirvió para negociar

La asunción de Luis Lacalle Pou sirvió para negociar

¿Cómo es la idea que toma fuerza en el Mercosur y qué hará Uruguay bilateralmente?

El cambio de mando sirvió para confirmar la mayor sintonía que hay dentro del Mercosur entre tres de los cuatro países miembros. También para que Uruguay pueda avanzar con Estados Unidos, un relacionamiento que en materia comercial, se había enfriado durante la administración de Tabaré Vázquez.

Pero no solo el gobierno uruguayo aprovechó la instancia. Varios países tuvieron reuniones bilaterales entre el sábado y ayer.

En tanto, el flamante gobierno mantuvo varias reuniones con algunas de las delegaciones que vinieron al cambio de mando.

Una de ellas fue la que tuvieron el canciller Ernesto Talvi con la delegación de Estados Unidos encabezada por el integrantes del Gabinete del presidente Donald Trump y Administrador de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), Andrew R. Wheeler.

Talvi dijo ayer a El País que la idea con Estados Unidos es “reactivar” todos los ámbitos bilaterales que hay (por ejemplo la comisión que opera dentro del Acuerdo Marco de Comercio e Inversiones, TIFA -por sus siglas en inglés-). El objetivo es “avanzar todo lo posible” a nivel bilateral con Estados Unidos.

Respecto a la posibilidad de un acuerdo comercial con la principal economía del mundo, Talvi dijo a El País que la posibilidad puede pasar a nivel del Mercosur.

El sábado en una conferencia de prensa Wheeler dijo sobre un posible tratado de libre comercio, que Trump “está muy interesado” en discutir esa posibilidad con varios países. Además, dijo que invitó a Talvi a viajar a Estados Unidos “este año o el año que viene”.

En ese línea, el canciller destacó a El País que con Brasil y Paraguay hay consenso en avanzar rápidamente en negociaciones comerciales con otros países o bloques.

Así lo ratificó el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez que dijo en rueda de prensa ayer que “el Mercosur tiene un enorme potencial, hace poco terminamos el proceso de negociación con la Unión Europea (UE) y eso permite acceder a un mercado importante y hay que seguir avanzando” en otras negociaciones.

El acuerdo UE-Mercosur también estuvo en el almuerzo que tuvieron el sábado, Lacalle Pou y Talvi con el rey Felipe de España y la canciller de ese país Arancha González Laya. Se habló de “tratar de resolver lo antes posible la firma del tratado Mercosur-Unión Europea”, contó Talvi.

En tanto, en rueda de prensa, tras salir ayer del Palacio Estévez, el canciller dijo que “las visitas presidenciales” a Argentina, Brasil y Paraguay “llegarán oportunamente pero ya estamos alineados para trabajar activamente, con los tres países”.

“Presumo que habrá una reunión pronto de los presidentes (Bolsonaro-Lacalle Pou), si es que no ocurre en la instancia conjunta en el Mercosur”, agregó.

A priori se ve una mayor sintonía entre Uruguay, Brasil y Paraguay. Entonces, ¿qué pasará con Argentina?

Según Talvi, Uruguay quiere “relaciones muy amistosas y muy cordiales con Argentina. Ese es el objetivo”.

El canciller argentino, Felipe Solá fue más explícito. Cada miembro del Mercosur tiene que “entender al otro”, afirmó en declaraciones a la prensa, tras saludar a Lacalle Pou y Talvi en el Palacio Estévez.

Señaló que el presidente argentino, Alberto Fernández habló telefónicamente con Lacalle Pou el viernes y “quedaron en verse”.

“Veremos en qué momento podemos concretar” (la reunión Fernández-Lacalle Pou), apuntó Talvi.

Fernández no asistió al cambio de mando debido a que tenía la apertura de sesiones ordinarias del Congreso y el presidente argentino le explicó a su par uruguayo que “quería que su discurso repercutiera mañana (por hoy) en los diarios”, contó Solá.

La invitación al Prosur y Venezuela

El presidente de Colombia Iván Duque y el chileno Sebastián Piñera invitaron a Uruguay a integrar el Prosur en los encuentros con las autoridades uruguayas.

“Nos encantaría que se una a Prosur, que es un foro de principios, de integración y de defensa de la democracia”, dijo Duque en un mensaje en Twitter.

Piñera y Duque “mencionaron la invitación (al Prosur), Uruguay todavía no ha tomado una decisión al respecto. En su momento dijimos que queremos fortalecer el multilateralismo regional, la Organización de Estados Americanos (OEA) y que la proliferación de grupos en base a afinidades ideológicas circunstanciales no es lo más conveniente para la región. Así que lo vamos a ver con tranquilidad”, dijo Talvi.

El Prosur es el Foro para el Progreso de América del Sur, un organismo que se creó el año pasado a iniciativa de los presidentes de Colombia y Chile para fomentar la integración de los países de América del Sur en reemplazo de la Unión de Naciones Suramericanas.

La situación en Venezuela también fue tema de varias reuniones que tuvo el nuevo gobierno ayer y entre los asistentes al cambio de mando.

Talvi dijo que “el gobierno ya ha tomado una postura muy clara de que vamos a defender los valores democráticos y el respeto integral por los derechos humanos de nuestra región. Estamos obligados a ello por la Carta Interamericana. Así que no vamos a dudar un segundo en defender esos valores” y añadió que en la reunión con el rey de España se habló de “hacer votos para una salida rápida y democrática en Venezuela”.

Bolsonaro aplaudido y un cartel retirado

Fiel a su estilo poco adepto a los protocolos, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, saludó desde las escalinatas del Palacio Legislativo y al escuchar gritos desde la multitud, caminó hacia el público que lo aclamaba tras el vallado. “¡Vamos arriba Brasil! ¡Arriba Bolsonaro!”, fueron los saludos que recibió el único de los mandatarios extranjeros que se acercó al público, e incluso pidió una bandera de Uruguay, la tomó e hizo flamear.

Más tarde, tanto al entrar como al salir del Palacio Estévez para cumplir con el saludo protocolar a Lacalle Pou, Bolsonaro fue vitoreado por militantes y ciudadanos brasileños. Antes de partir, se subió al estribo del vehículo y saludó. Pero no fueron todas buenas. Entre ese público que seguía la ceremonia tras las vallas entre la Plaza Independencia y el Palacio Estévez, apareció una pancarta que decía: “Fuera asesinos” y tenía los nombres de Bolsonaro, el presidente de Chile Sebastián Piñera, el de Colombia Iván Duque y la presidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez -que no viajó a Uruguay-. La policía intervino y se llevó la pancarta, lo que provocó aplausos de militantes.

Bilaterales varias entre presidentes de la región

La mayoría de los presidentes extranjeros que llegaron al país para la asunción de Luis Lacalle Pou vinieron por el día y tuvieron una agenda apretada. De hecho, los mandatarios de Chile, Sebastián Piñera, y de Paraguay, Mario Abdo Benítez, tuvieron una reunión bilateral en el hotel Radisson tras el acto de juramento en el Palacio Legislativo, y cruzaron a la Plaza Independencia para el cambio de mando con la ceremonia ya empezada. Según contó a la prensa el mandatario paraguayo, conversaron “sobre todos los acuerdos que tenemos” y dijo que le expresó su “apoyo” por los sucesos ocurridos en Chile.

“Las alternancias políticas son naturales y necesarias, pero hay que construir un destino común sobre la base de la tolerancia y del diálogo, que es la gran herramienta de los países”, manifestó Abdo Benítez.

Por su parte, Piñera también tuvo bilaterales en la mañana con el rey de España, Felipe VI, y el presidente de Colombia, Iván Duque.

Con este último el tema central fue “dar un mayor impulso” a la Alianza del Pacífico, bloque comercial que integran ambos países junto a México y Perú. Tras reunirse con el rey de España, Piñera dijo a la prensa que hablaron sobre “cómo acelerar el nuevo acuerdo de colaboración económico y político entre Chile y la Unión Europea”.

Felipe VI también tuvo un encuentro con Duque ayer, mientras que el canciller argentino Felipe Solá tuvo reuniones con sus pares -incluido el de Brasil- pero no con Jair Bolsonaro.

Luis Almagro

El secretario general de la OEA llegó ayer para la asunción presidencial y participó de la ceremonias en el Palacio Legislativo y en la plaza Independencia. Finalmente, tras saludar a Lacalle Pou en el Palacio Estévez, se retiró en un auto bajo algunos aplausos. Aunque fue consultado en la jornada en varias ocasiones, en todas rechazó dar declaraciones.

El rey Felipe VI

El rey de España, Felipe VI y su delegación fue de las últimas autoridades en sumarse a la ceremonia de traspaso de mando en la Plaza Independencia. A las 16:15 cruzó caminando desde el hotel Radisson y de la misma manera, a pie y por el medio de la plaza, fue su retorno al hotel tras el saludo al presidente Lacalle Pou en el Palacio Estévez. Fue el único jefe de Estado que no uso vehículo.

Iván Duque

El presidente colombiano llegó tarde al acto en la plaza Independencia. Estaba “de reuniones” cuando Tabaré Vázquez le pasó la banda a Luis Lacalle Pou. El mandatario colombiano aprovechó para dialogar con sus pares de la región, con énfasis en la crisis venezolana. Al respecto, dijo que Lacalle Pou mantiene la “defensa irrestricta de los valores democráticos”.

Felipe Solá

Al no poder acudir a Uruguay el presidente argentino Alberto Fernández -que ayer participó en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso-, llegó en representación del vecino país el canciller Solá. A mitad de febrero, su par Ernesto Talvi se había reunido con Solá en Buenos Aires, un encuentro “cordial y franco” que sirvió para abrir “una línea directa”, dijo entonces el colorado.

Mario Abdo Benítez

El jefe de Estado paraguayo fue otro de los mandatarios que llegó por el día a Uruguay, e incluso durante la mañana participó en su país de un acto por el 150 aniversario de la muerte del mariscal Francisco Solano López y los caídos en la Guerra de la Triple Alianza. En Montevideo mantuvo una reunión bilateral con su par de Chile, Sebastián Piñera.

 

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino