Kamala Harris llega a Vietnam con Afganistán como telón de fondo

Kamala Harris llega a Vietnam con Afganistán como telón de fondo

La vicepresidenta estadounidense Kamala Harris comenzó este miércoles una visita a Vietnam para reafirmar el compromiso de su gobierno con Asia, en una gira que ha sido criticado por los paralelos en las evacuaciones norteamericanas de Saigón y Kabul.

Harris se reunirá en Hanoi con las autoridades del gobierno comunista, un día después de que acusó a China, la potencia regional, de intimidación en el disputado mar de China Meridional.

Su llegada fue aplazada por un "incidente anómalo de salud" en Hanoi, según funcionarios estadounidenses, en una aparente referencia al llamado "síndrome de La Habana" que aqueja a diplomáticos en varios países, incluidos China y Rusia.

No está claro lo que provoca el síndrome, que ha motivado denuncias sin pruebas de que Rusia u otros países usan aparatos electrónicos de alta intensidad para causar daño a diplomáticos estadounidenses.

La visita ocurre después de que Harris estuvo dos días en Singapur, donde criticó duramente a China y buscó reforzar la credibilidad de su gobierno tras el retorno de los talibanes al poder en Afganistán.

La visita a Vietnam generó críticas luego de que la caótica evacuación de Kabul motivó comparaciones con el trauma de Saigón en 1975, cuando helicópteros estadounidenses sacaron a los últimos evacuados desde el techo de la embajada en los últimos días de la Guerra de Vietnam.

Harris no visitará Saigón, actualmente llamada Ciudad Ho Chi Minh, y más bien buscará enfatizar el compromiso de Washington con el sudeste asiático al inaugurar en Hanoi una oficina regional del Centro de Control de Enfermedades (CDC) estadounidense.

Washington ha donado a Vietnam cinco millones de dosis de vacunas contra el covid-19.

- "Intimidación" china -

Harris aprovechó su discurso en Singapur para decir que Pekín "continúa coaccionando, intimidando y reclamando la gran mayoría del mar de China Meridional".

China reclama la soberanía de casi todo ese mar, por el que transita casi la mitad del comercio mundial, pese a que también se lo disputan Taiwán y cuatro países del sudeste asiático, incluido Vietnam.

Pekín ha sido acusado de enviar a la zona equipo militar, incluidos misiles antibarco, y de ignorar una decisión de 2016 de un tribunal internacional que rechazó su histórico reclamo sobre la mayor parte del mar de China Meridional.

"Las acciones de Pekín continúan socavando el orden y amenazando la soberanía de las naciones", sostuvo Harris.

China replicó que la debacle en Afganistán es un ejemplo de la política exterior "egoísta" de Estados Unidos".

De hecho, los eventos en Afganistán han despertado dudas sobre la confiabilidad de Washington.

Pham Quang Vinh, exembajador de Vietnam en Estados Unidos, dijo a AFP que su país mira de cerca los eventos en Kabul.

"Estados Unidos se ha comprometido con esta región, pero si algo vuelve a pasar en Afganistán, por ejemplo, si regresa el terrorismo ... ¿mantendrán su foco aquí?", preguntó.

Las relaciones sino-estadounidenses se han deteriorado por una serie de temas, desde la ciberseguridad y la supremacía tecnológica hasta los derechos humanos en Hong Kong y Xinjiang.

Pero en Singapur, Harris buscó aplacar los temores de que las tensiones entre las dos potencias obligarían a tomar partido a países que tienen fuertes vínculos con ambas.

Vietnam ha buscado forjar su propio camino entre las dos superpotencias, y el primer ministro Pham Minh Chinh se reunió el martes con el embajador chino para decirle que Hanoi "no se alineará con un país contra el otro".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino