José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch: "No es posible que la máxima autoridad de Carabineros no conozca cuál es la composición material de los perdigones"

José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch: "No es posible que la máxima autoridad de Carabineros no conozca cuál es la composición material de los perdigones"

"Nos hemos encontrado con un cuadro en que hay una policía hoy que se conduce con un grado de abuso y con una falta enorme de rendición de cuentas", indicó tras dar a conocer el informe de la organización. Los problemas de protocolos de Carabineros, agregó, "no se soluciona con un cursillo de derechos humanos".

Esta mañana, la organización Human Rights Watch dio a conocer su reporte tras dos semanas de investigación en Chile luego del estallido social, en donde acusan “graves violaciones a los DD.HH.” por parte de Carabineros y llaman a reformar de manera urgente la institución.

Al respecto José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, indicó luego que “Chile enfrenta una situación de extrema gravedad en orden público” y que si bien creen como organización que “hay que tomar medidas dentro del Estado de Derecho para restablecerlo”, las fuerzas de Carabineros, encargadas de restaurar el orden público, cometen en la labor de restaurar el orden público “graves violaciones en los derechos humanos”, y es predecible que de no introducirse reformas, continúen estos abusos.

“Celebramos que se suspenda el uso de la escopeta de perdigones, sin embargo creemos que esa suspensión no puede estar únicamente basada en los estudios pendientes para determinar cuál es la composición de los perdigones, cuál es el porcentaje de caucho, y otro tipo de metales”, indicó Vivanco. “Hay que hacer un esfuerzo serio por determinar por qué se usan esos perdigones en Chile, cuáles son las alternativas. Estoy seguro que en el mercado de perdigones debe existir un mercado amplio“, con alternativas “más o menos dañinos”.

Específicamente sobre el uso de perdigones, señaló que Carabineros indicó que los lanzan en un espacio mínimo de 30 metros, ya que a esa distancia “en teoría” no es letal. Sin embargo, indicó que esto es contradictorio con otros que dicen que la distancia debe ser de 40 metros.

“No es posible que la máxima autoridad de Carabineros, no conozca, no sepa, cuál es la composición material de los perdigones. Me parece que es elemental de cualquier fuerza pública, en el mundo, que por lo menos conozca con mayor precisión, no solo las consecuencias que tenga el uso de esta escopeta, sino la composición y las reglas del juego para usar estos perdigones“, señaló Vivanco.

“Me pregunto por qué la compra de perdigones se hizo sin licitación, cuáles eran las opciones, porqué hay una empresa local que ofrece estos perdigones, cuál es el costo, y si el mínimo son 30 ó 40 metros”, agregó.

“Les preguntamos a todas las autoridades del país cómo calculan los 30 metros, y la respuesta es a ‘ojo de buen cubero’, lo cual en mi opinión es un grado de irresponsabilidad enorme, no solo para los manifestantes, sino también para los propios carabineros que están al limite de incurrir en un acto delictivo o no, porque no existen las herramientas para determinar dónde están los 30 o los 40 metros”.

“Esto no es algo que se soluciona con un cursillo de derechos humanos”

Según expresó Vivanco hay que revisar no solo los protocolos, sino también el entrenamiento que reciben los carabineros que utilizan escopetas.

“El entrenamiento es de solo dos semanas, y se gradúan en el uso de la escopeta. Los riesgos al momento de disparar la escopeta, en que alguno de los perdigones pueda caer en el rostro de una persona no solo son evidentes, son predecibles”, indica.

En el informe que realizaron, y que fue entregado esta mañana al Presidente Sebastián Piñera, hace mención de un conjunto de recomendaciones, en donde indican que es necesario hacer esfuerzos para profesionalizar a la fuerza pública en Chile.

“Esto no es algo que se soluciona con un cursillo de derechos humanos, acá debe haber mecanismos eficaces claros de control”, sostuvo Vivanco. “Los mecanismos internos de control de carabineros, la oficina que abre sumarios a carabineros, no cuenta con la más mínima independencia del mando, no hay carrera”.

Además de esto, denunció que la mitad de las comisarías no cuentan con cámaras, y en la mitad que sí las tienen, no tienen cámaras en los baños de los detenidos. Esto, “cuando la norma establece que la expectativa de privacidad que establece es subordinada a la necesidad de proteger la seguridad integral de esa persona”. Es decir, deberían existir cámaras, pues la seguridad de los detenidos está por sobre su derecho a la privacidad. Sobre todo cuando la mayoría de los abusos que se han reportado ocurren en los baños, en donde no hay cámaras que registren los hechos.

Otra situación grave, señaló, es que en aquellas comisarías que cuentan con cámaras, el almacenamiento de imágenes “dura lo que dura el disco duro”. La información no se guarda en la nube y es sustituida cada dos o tres días.

Tener lo que sucede en las comisarías disponible en tiempo real y en la nube es necesario ante instancias de fiscalización interna y para poder rápidamente corregir conductas, indicó Vivanco.

“Creemos que los abusos cometidos por carabineros no son casos aislados, no son coincidencias, no son accidentes. Estos casos obedecen a unas conductas que se han ido reiterando, de exceso de abuso de la fuerza, de golpizas, de apaleo en las calles de distintas regiones del país donde se ha presentado desórdenes de orden público que son ‘resueltos’ con una fuerza policial que se excede, que comete regularmente, ordinariamente abusos y los comete en las calles y los sitios de detención”, expresó.

Sobre el proyecto de ley anunciado por el Presidente Piñera y que busca que fuerzas militares puedan proteger “infraestructura crítica”, Vivanco expresó “no tener opinión”, ya que el deber y obligación de Human Rights Watch es la evaluación que han hecho en casos concretos.

“Lo que hemos querido hacer en estas dos semanas son dos cosas: un diagnostico rigurosos de lo ocurrido, del saldo en materia de víctimas, pero también hemos registrado ilícitos, heridas, lesiones sufridas por los propios carabineros, el cuadro de la película tiene que ser completo. El segundo propósito que hemos tenido es por qué. Por qué se ha dado este cuadro, cómo hemos llegado a esto, cuál han sido las razones, lo rudimentario, la precariedad, la falta de supervisión o fiscalización al interior de las policías”, indicó.

“Nos hemos encontrado con un cuadro en que hay una policía hoy que se conduce con un grado de abuso y con una falta enorme de rendición de cuentas, que contribuye a profundizar esas conductas, que por décadas no se han introducido reformas importantes al funcionamiento de carabineros”, agregó-

En 24 Horas, Vivanco también agregó al respecto que “en toda operación policial, máxime en Carabineros, que tiene una estructura casi militar en su forma de actuar habitual, la responsabilidad no circunscribe sólo a los autores materiales que violan los protocolos, sino también en sus superiores“.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino