Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

José Luis Espert, el candidato liberal que preocupa a Macri con su apuesta firme por la Casa Rosada

José Luis Espert, el candidato liberal que preocupa a Macri con su apuesta firme por la Casa Rosada

Aunque cuenta con entre un 4% y 7% de apoyo popular, el economista argentino se ha resistido a los llamados a bajar su nombre de la carrera presidencial y promete cambiar todo el sistema.

Después de ver durante casi dos décadas -o más- a Argentina sumida en turbulencias políticas y económicas, José Luis Espert se ha propuesto llegar a la Casa Rosada en diciembre de este año abogando por un cambio radical que desafía al propio presidente, Mauricio Macri, en su intento por reelegirse en el cargo.

El economista sustenta su candidatura en una plataforma de políticas económicas liberales nunca antes implementadas en una de las naciones más proteccionistas de América Latina, en respuesta a la falta de firmeza en materia comercial, fiscal y laboral del gobierno actual.

A su juicio, como dijo en una entrevista a Bloomberg en febrero, para sacar adelante al país "no hay una solución dentro del sistema". "Hay que cambiar el sistema".

Un mes después explicó en conversación con Diario Financiero que su propuesta se basa en "un cambio profundo, estructural, similar al que encaró Chile desde mediados de los '70 y Perú en los '90".

Su solución es "girar a una economía muy abierta, que tenga un tamaño de Estado pagable, y en el que haya un cambio profundo de las leyes laborales" vigentes desde la administración de Juan Domingo Perón y que, tras seis décadas, están obsoletas.

"Queremos hacer algo muy claro y muy simple. Podría definirse como liberalismo, pero para nosotros es sentido común", aclaró.

Aunque hasta la fecha –a una semana de las primarias del 11 de agosto- el también profesor y comentarista televisivo de 57 años, cuenta con entre un 4% y un 7% de apoyo popular, ha ignorado los llamados a abandonar su candidatura.

Para muchos, su opción sólo resta votos a Macri y contribuye al triunfo del opositor Frente de Todos liderado por los Fernández. Y es que de hecho, si se suma su respaldo al oficialista Juntos por el Cambio, Macri ganaría cómodamente a su principal rival. Las últimas encuestas los posicionan prácticamente en empate técnico.

Pero, para él, su permanencia en la carrera forma parte del juego electoral y las presiones del Ejecutivo para sacarlo sólo han mostrado "una actitud antidemocrática". Además, estima que su candidatura servirá para inculcar la necesidad de una modernización política.

Ideas no convencionales

José Luis Espert nació el 21 de noviembre de 1961 en la ciudad de Pergamino, en la provincia de Buenos Aires, y se define como seguidor de Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago.

Aunque no es propiamente un "Chicago boy", su formación en la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (CEMA) bajo esa filosofía lo ha llevado a ser incluido como parte de la corriente y, con esa base, se propone "cortar drásticamente la tendencia de Argentina hacia la miseria".

"Nuestra respuesta como partido político no apunta sólo a esta crisis. Argentina, con lo que está haciendo, le va absolutamente mal, tras fracasar en lo mismo por ocho décadas", dijo en entrevista con este diario.

El experto -quien fundó su propia consultora política en el año 2000- aporta ideas no convencionales a la segunda mayor economía de la región, que atraviesa una segunda recesión en tres años y cuya moneda anota el mayor debilitamiento dentro de los mercados emergentes.

Como candidato del Partido Libertario, se sumerge en la idea de privatizar todo lo que se ha estatizado en las últimas administraciones, incluyendo el sistema previsional al que le aumentaría la edad jubilatoria, tanto para hombres como para mujeres, a 70 años.

En lo comercial, empezaría su administración negociando un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, en señal de apertura absoluta.

Sin miedo a las críticas

Otra de sus propuestas, de las más radicales y polémicas, está relacionada con la necesidad de achicar el tamaño del Estado, lo que implica una reducción del gasto público y el despido de al menos 1,5 millón de trabajadores (aproximadamente el 40% de la fuerza laboral pública).

Pero en ello habría una razón de fondo. Espert considera que la idea es que esas personas sean absorbidas por el sector privado, luego de que pasen por una capacitación.

Aunque el economista reconoce que esto se traducirá en una oposición dura, especialmente de los que han sido más favorecidos por el crecimiento del tamaño del Estado, se muestra dispuesto a afrontar las críticas. "Yo, simplemente, me estoy poniendo del lado de la gente. Bienvenida la crítica. Lo que me interesa es beneficiar, en serio, a la gente y no usarla como eslabón de una cadena, como hace este capitalismo corporativo de rapiña", aseveró en la entrevista.

El referente económico de la nación trasandina asegura que al actual gobierno le ha faltado firmeza en la forma en cómo ha afrontado la crisis y que se ha enfrascado en intentar cambiar un país conocido por los controles de capital, la imprevisibilidad y el desprecio por los inversionistas extranjeros.

Esta semana será crítica para Espert, quien deberá hacer el último esfuerzo para captar la mayor cantidad de votos para las PASO y así asegurarse un pase cómodo rumbo a las presidenciales de octubre.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino