Javier Milei, el "enemigo del Estado" que podría quitarle votos al macrismo en Argentina

Javier Milei, el "enemigo del Estado" que podría quitarle votos al macrismo en Argentina

Economista de profesión, se hizo un nombre en los medios de comunicación gracias a su perfil polémico y deslenguado. Hoy, aspira a un escaño en la Cámara de Diputados, perfilándose como un "outsider".

La siempre agitada política argentina se convulsiona aún más en época electoral. Las comunes acusaciones cruzadas entre un sector y otro aumentan en esta época y, a nueve días de las primarias parlamentarias, exacerban la llamada "grieta" ideológica que divide a los trasandinos.

Es en esa dinámica que aparece un personaje que aspira convertirse en un nuevo actor: el economista Javier Milei, que de la televisión y las redes sociales saltó a la política como precandidato a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires representando al Frente Libertad Avanzaen las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del próximo 12 de septiembre.

Milei (50 años) es el rostro principal de este movimiento, estatus que se ganó con su histrionismo. No se complica en gritar, exaltarse e insultar a sus interlocutores para defender sus postulados, lo que le ha servido ganar un buen número de adherentes, sobre todo jóvenes. Su discurso es disruptivo: se declara abiertamente "enemigo del Estado".

"Si yo tuviera que elegir entre el Estado y la mafia, me quedo con la mafia. Porque la mafia tiene códigos, la mafia cumple, la mafia no miente. Y, sobre todas las cosas, la mafia compite", ha dicho, según recoge en un una columna en el portal Pensamiento crítico el economista Pablo Stefanoni, autor del libro "¿La rebeldía se volvió de derecha?".

En esa línea, se define como "minarquista" y "anarcocapitalista": "La idea es minimizar el Estado, y el cero es parte del conjunto de la solución. Minarquista es que el Estado solo se ocupe de seguridad y justicia. Y anarcocapitalista que, cuando la tecnología lo permita, se lo elimine. Incluso en temas como seguridad y justicia. Todo sería de dominio privado".

También, según recoge el diario El País, se ha manifestado contrario al aborto, a favor del matrimonio igualitario ("porque es un contrato"), a favor del porte de armas "porque quita al Estado el monopolio de la violencia" y a favor de despenalizar las drogas. "Si vos te querés suicidar, no tengo ningún problema", afirma.

Tanto Javier Milei como sus compañeros de fórmula se perciben a sí mismos como "liberales libertarios", a la derecha de la derecha trasandina encabezada por el pacto Juntos por el Cambio, que llevó al poder al ex Presidente Mauricio Macri. Con una campaña confrontacional, han logrado hacer ruido los últimos meses, preocupando por ahora al macrismo, que no quiere perder su estatus de principal referente de la oposición trasandina.

Para todos los partidos argentinos las PASO son un apronte importante. Al ser obligatorias, son consideradas como la encuesta más confiable en Argentina de cara a las elecciones legislativas de noviembre. Sus postulantes deberán marcar al menos 1,5% del total de los sufragios de su distrito para poder aparecer en la papeleta a fin de año.

Y Milei avanza positivamente, según los sondeos, que le dan entre 5% y 12% de intención de voto, suficiente para participar en noviembre. Es más, los expertos aseguran que su movimiento podría asegurar al menos dos escaños en la Cámara baja, donde él sería uno de ellos.

Por el momento, el economista sigue en campaña cultivando un perfil "outsider" y peleando con el que se le cruce, tanto en el peronismo como en el macrismo, al que define como "kirchnerismo de buenos modales" o "socialismo amarillo".

Del arco a la política
Javier Milei no deja indiferente a nadie, y así lo ha sido desde su irrupción en los medios en 2014, siempre con su desordenada cabellera, la que, afirma, seca después de la ducha diaria abriendo la ventana de su vehículo y dejando que lo peine la "mano invisible", la misma que defiende a rajatabla.

Nació en el barrio bonaerense de Palermo el 22 de octubre de 1970. Hijo de un chofer de colectivos y una dueña de casa, no tuvo una buena relación con sus padres, al punto de decir que para él "estaban muertos", frase de la que no se arrepiente

"Mi viejo me cagaba a trompadas. No me olvido más de una
golpiza que me dio el 2 de abril de 1982, cuando tenía 11 años.
Estábamos viendo en la tele todo lo de Malvinas y a mí se me
ocurrió decir que eso era un delirio, que nos iban a romper el
culo. A mi viejo le agarró un ataque de furia y empezó a
pegarme trompadas y patadas. Me fue pateando a lo largo de
toda la cocina. De grande dejó de pegarme para infligir violencia
psicológica", dijo en 2018 al medio trasandino Perfil.
Su juventud estuvo vinculada al fútbol y la música. Jugó

como arquero en las divisiones inferiores de Chacarita Juniors entre 1987 y 1989 y también formó una banda de rock en la que versionaban canciones de los Rolling Stones y tocaban temas propios. Después entró a estudiar Economía en la Universidad de Belgrando, siguiendo cursos de postgrado en el Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y la Universidad Torcuato di Tella.

Seguidor de la escuela austriaca, trabajó en diversas oficinas privadas y se ha desempeñado como profesor de Macroeconomía, Economía del Crecimiento y Microeconomía. También fue asesor en el Congreso del general Antonio Domingo Bussi, ex diputado y gobernador de la provincia de Tucumán acusado de participar en diversas violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar argentina.

En 2014 fue su salto a los medios de comunicación. Gracias a su estilo deslenguado, fue haciéndose un nombre y siendo llamado a cuanto programa de televisión había. Se sentó en la mesa con Mirtha Legrand y apareció con Moria Casán hablando de economía. Al mismo tiempo, no medía sus palabras, como la vez que trató de "burra" a una periodista por no conocer del todo el keynesianismo.

"No hay excusas que valgan para eso. Igual se lo he dicho a varias personas. Es mi forma. La realidad es que no está bien, no puedo seguir con esta boca de cloaca que tengo", reconocía a Perfil. Pero esa "boca de cloaca" le abrió puertas, inclusos las de la política.

Y si bien antes nunca se perfiló como aspirante a algún puesto popular, ahora sí lo hace. "Vos podés dar mucha batalla cultural pero si no hay una opción electoral de las ideas de la libertad estás muy complicado", asegura.

Se muestra como un candidato "outsider", tal como lo fuera en su momento el ex Presidente de Estados Unidos Donald Trump. Pudo haber formado pacto con el macrismo, pero éste decidió finalmente no hacer alianza con los libertarios. Ahora, Milei advierte: "Los zurdos tienen miedo".

Cruces
El economista, obviamente, tiene sus detractores. Se le ha acusado de plagiar en sus columnas de opinión a economistas extranjeros, sin hacer cita alguna. "Milei se hizo famoso plagiando a los economistas de la ultraliberal 'escuela austriaca' y le encanta citar autores de medio pelo para sostener sus posiciones 'libertarias'", afirma el diario trasandino Página 12, cercano al kirchnerismo.

Y Milei ha tenido sus encontrones con el Gobierno de Alberto Fernández, principalmente durante la pandemia, ya que ha sido crítico de la estrategia sanitaria del Mandatario, que en sus primeros meses se concentró en los confinamientos. Así,lideró manifestaciones anti cuarentena en las calles de Buenos Aires, asegurando que las restricciones eran "un crimen de lesa humanidad indirecto", cita Pablo Stefanoni.

"En realidad, no hay pandemia, lo que está generando el desastre es la cuarentena 'cavernícola' del Gobierno", afirma el ahora precandidato a diputado.

Pero también ha tenido problemas con el macrismo. Polémica
causaron, de hecho, sus últimos dichos contra el jefe de
gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez
Larreta: "¿Sabes qué, Larreta? Como el zurdo de mierda que
sos, a un liberal no le podés ni lustrar los zapatos, sorete. Te
puedo aplastar aún en silla de ruedas, a ver si lo entendés", dijo en un encuentro con
partidarios.

Sus palabras sacaron ronchas. Si bien el edil porteño no quiso hablar, el joven Jonathan
Algalorranda, militante del Frente Patria Grande que tiene una discapacidad y se transporta en
silla de ruedas, presentó una denuncia contra Milei ante el Ministerio Público y el Instituto Nacional
contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) por sus dichos "despectivos y
despreciativos"

Estas polémicas no han impedido al economista sumar apoyos,
tanto en Argentina como en el exterior, como es el caso de la
politóloga libertaria guatemalteca Gloria Álvarez y el diputado
brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del Presidente Jair
Bolsonaro.

Milei, en tanto, sigue con su campaña. Al parecer, es un hecho
que su nombre aparecerá en la papeleta de noviembre, sólo
queda ver cuánto apoyo concita.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino