Italia arranca su esperado desconfinamiento con la reapertura de las terrazas

Italia arranca su esperado desconfinamiento con la reapertura de las terrazas

10:32 - Desde este lunes también pueden reabrir los cines, museos y teatros, y se permiten los desplazamientos entre regiones de bajo riesgo

"¡Finalmente!", celebraba Sandro, uno de los primeros clientes que regresaron a desayunar en un bar cerca del Teatro de la Ópera de Roma. Después de más de un mes de cierre, en la mayor parte de las regiones italianas han reabierto este lunes los bares y restaurantes, el primer paso de un desconfinamiento gradual que representa el tímido regreso a la normalidad en el país.

Tras un gran malestar social por los efectos económicos y psicológicos de los cierres, el Gobierno de Mario Draghi decidió adelantar la reapertura -prevista en un inicio para el 30 de abril- a este lunes. Sin embargo, los restaurantes y bares sólo pueden servir a sus clientes en terrazas al exterior y hasta las 22 horas, cuando empieza el toque de queda nacional.

La decisión de mantener el horario del toque de queda no ha gustado a todo el mundo, y pese a que el Ejecutivo promete revisarlo si los datos epidemiológicos son favorables, los propietarios de bares y restaurantes reclaman que permitan servir hasta por lo menos las 23 horas para poder recuperar completamente las cenas.

La Liga pide retrasarlo
El horario del toque de queda genera malestar entre los socios de Gobierno
"En una cosa ridícula, por una hora no cambia si te contagias o no y en cambio daría la posibilidad de trabajar. Las cenas siempre acaban a las 23h o a las 23,30h, y ahora la gente tendrá que terminar a las 21.30 para llegar a casa", protestaba Gianmarco, un camarero de una cafetería en la plaza del Viminale.

El toque de queda también ha producido las primeras grietas en el Ejecutivo, con la Liga de Matteo Salvini -que apoya al Gobierno y cuenta con tres ministerios- recogiendo firmas para retrasarlo. "Salvini participa en una recogida de firmas contra el toque de queda que ha establecido el Gobierno al que pertenece. Si no quiere estar en el Gobierno, no debe", ha criticado Enrico Letta, líder del Partido Demócrata (PD).

Además de los bares y restaurantes, hoy también reabren en las zonas amarillas -de bajo riesgo- los cines, los teatros y los museos, un alivio muy esperado para el castigado sector cultural. Había muchas ganas de volver a los cines, cerrados desde finales de octubre en este país, como se ha comprobado en la sala Beltrade de Milán, donde han programado un maratón de clásicos italianos, que comenzaba con Caro diario de Nanni Moretti a las 6 de la mañana. Las 90 entradas disponibles estaban completamente agotadas. Sin embargo, las restricciones de aforo hacen que sea complicado abrir todas las salas. De las 1.200 que hay en el país sólo 120 abrirán esta semana.

"Echaba de menos el bar. Las terrazas están bien, pero quizás reabrir en el interior con la debida atención ayudaría a un sector tan golpeado", opinaba Stefano tras tomarse un trozo de pizza en una pausa del trabajo. Los restaurantes que no tienen espacio fuera están muy penalizados por esta medida, y sin turistas y con muchos empleados en teletrabajo, muchas terrazas en el centro de Roma seguían vacías.

De las 20 regiones italianas 14 se encuentran bajo este sistema de zona amarillas, donde también se vuelven a pertmitir los deportes al aire libre. Los gimnasios y las piscinas todavía deberán esperar unas semanas. Además vuelve a estar permitido desplazarse entre regiones de bajo riesgo, algo que no se podía desde antes de Navidad.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino