Coronavirus  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Israel da marcha atrás y retira la seguridad adicional en la Explanada de las Mezquitas

Israel da marcha atrás y retira la seguridad adicional en la Explanada de las Mezquitas

Los palestinos volverán a rezar en al-Aksa tras 12 días de protestas

Miles de fieles musulmanes regresarán hoy a rezar a la Mezquita de al-Aksa, en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, después de que las autoridades religiosas anunciaran, una hora antes del rezo de mediodía, que terminaban con las protestas que les llevaron a rezar 12 días en la calle. Una decisión respaldada por las autoridades palestinas. “Las oraciones volverán a la Mezquita de al-Aksa”, dijo Mahmud Abbas, el presidente palestino ante los medios en Ramala. Abbas y los líderes islámicos y el presidente palestino han desconvocado las protestas en torno a la Explanada después de que Israel haya dado marcha atrás y haya retirado todas las medidas de seguridad adicionales impuestas impuestas tras el asesinato el 14 de julio de dos de sus policías, tiroteados en una de las puertas del tercer lugar más grado para los musulmanes

El Waqf, el Consejo Islámico y el Gran Mufti de Jerusalén hicieron público un comunicado en el que invitaban a los fieles al regresar al noble santuario después de que Israel aceptara sus demandas de abrir todos los accesos al complejo —durante las protestas cinco permanecieron cerrados— y de retirar la seguridad adicional. Sin embargo, no será hasta primera hora de la tarde cuando entren de nuevo los fieles en el complejo en el que se ubica la Mezquita de al-Aksa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes. “Esperamos poder entrar para el Asr [la plegaria de la tarde]”, confirmaba en la puerta del Consejo uno de los guardianes jordanos del complejo.

Las autoridades religiosas musulmanas en Jerusalén también anunciaron la creación de un comité encargado de revisar el estado del interior del recinto y certificar que no se han producido actos vandálicos durante los 14 días que han permanecido ausentes de la Explanada de las Mezquitas —12 para boicotear las medidas de seguridad impuesta por el Gobierno de Israel y dos que mantuvo cerrado el complejo, según la policía israelí, para investigar lo sucedido el 14 de julio—.

En Jerusalén Este se vive un ambiente festivo por lo que consideran una victoria frente a la ocupación. “Las fuerza de ocupación israelíes han tratado durante décadas de violar el noble santuario. Ahora estamos ante una nueva era de victoria en la que agradecemos al pueblo su participación”, dijo el director del Waqf, Azeem Salhab en su comparecencia ante los medios. Desde anoche, miles de palestinos tomaron las calles para festejar la llegada de máquinas pesadas y trabajadores que comenzaron a retirar las nuevas cámaras, vallas y demás barreras de seguridad adicionales instaladas por Israel.

Crisis Israel-Jordania

Algunos medios palestinos se hacía eco de la llamada del Rey de Jordania, Abdalá II, al presidente palestino Mahmud Abbas la noche del miércoles como parte de los esfuerzos personales del rey para terminar con la crisis diplomática entre Israel y Jordania desatada por el incidente con dos muertos en la Embajada de Israel en Ammán. El domingo, un joven jordano atacó a un guardia de seguridad israelí con un destornillador en un edificio del complejo diplomático hebreo. El guardia lo mato a tiros y también resultó muerto por una bala perdida el dueño del apartamento, un resputado cirujano jordano.

Según informó el Canal 10 de televisión israelí, las autoridades jordanas comunicaron este jueves al Gobierno de Netanyahu que los diplomáticos israelíes no serían bienvenidos en Jordania hasta que el agente israelí fuese entregado para ser juzgado en el país vecino.

Tras el tiroteo dentro del complejo diplomático israelí en Amán, Jordania permitió el regreso a Israel de todos los diplomáticos israelíes, incluido el guardia de seguridad. El recibimiento que le hizo Netanyahu, como si fuese un héroe, agravó el malestar entre sus vecinos del otro lado del Jordán. “Es una vergüenza. Israel debería haberse comportado más diplomáticamente”, dijo Ayman Safadi, el ministro de Exteriores jordano, en una entrevista en Skynews

El Gobierno jordano se enfrenta a duras críticas en casa por dejarlo marchar. Los familiares de los dos fallecidos salieron a la calle a protestar y a pedir justicia y varios diputados jordanos protagonizaron una sonada bronca en el parlamento por facilitar la salida de los israelíes..

Ni Israel ni Jordania han reconocido oficialmente —como aseguran varios medios israelíes, palestinos y jordanos — que el incidente del pasado domingo fuera el punto de inflexión por el que Jordania se comprometió a dejar regresar al agente israelí a su país, a cambio de que el Gobierno de Netanyahu cediera en sus intentos de mantener las medidas de seguridad adicionales impuestas en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, que según el status quo vigente, custodia el reino hachemí desde que Israel ocupara el este de la Ciudad Santa en 1967.

Ambas partes mantienen en secreto los contactos mantenidos, pero el Gobierno jordano no es el único criticado por lo sucedido. Netanyahu también se enfrenta a una ola de críticas, a las que se han sumado en las últimas horas varios miembros de su Gobierno, por ceder a las presiones y retirar las medidas de seguridad en la Explanada de las Mezquitas.

El Ministro de Educación de Israel, Naftalí Bennet, dijo este jueves en la Radio del Ejército que Israel había salido debilitado en esta crisis. “Anticipo que pronto habrá un repunte de violencia (...). Se logra un beneficio a corto plazo pero se causa daño a largo plazo”, advirtió el ministro, partidario de mantener los detectores de metales, nuevas cámaras y demás medidas de seguridad adicionales instaladas por Israel.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino