Irán rechaza compartir las cajas negras del avión pero promete una investigación transparente

Irán rechaza compartir las cajas negras del avión pero promete una investigación transparente

Teherán invita a técnicos estadounidenses, canadienses, franceses, ucranianos y suecos a observar las operaciones para descargar los registros de voz y datos del vuelo.

Irán niega de forma tajante que el avión ucranio siniestrado este miércoles tras despegar del aeropuerto de Teherán en el que fallecieran 176 personas haya sido alcanzado por un misil por error, como sospechan Estados Unidos y Canadá, que perdió a 63 de sus ciudadanos. Ucrania, por su lado, no descarta ninguna teoría y el Reino Unido también se inclina por la versión del misil, que se ha visto reforzada por un vídeo publicado por varios medios estadounidenses, como The New York Times y The Washington Post, en el que se ve un destello que supuestamente sería un misil que impacta en torno a la misma hora y la misma zona contra un avión.

Ahora el pulso internacional sobre este caso se centra en la investigación de los hechos, y la atención se centra en las cajas negras. Los registros de la información de voz y datos del vuelo generados en el avión los poseen las autoridades iraníes, que han declarado que tardarán varios meses en descargar el contenido. "Invitamos a estadounidenses, canadienses, franceses, ucranianos y suecos a que vean cómo operamos", ha declarado este viernes el jefe de Aviación Civil iraní, Ali Abedzadeh, que también accede a que Boeing, la empresa estadounidense fabricante del avión, participe en la operación. "Somos honestos en nuestro procedimiento", ha señalado.

Teherán realiza la oferta mientras niega de forma tajante la posibilidad de que un misil alcanzara al aparato. "Una cosa es segura, este avión no fue alcanzado por un misil", ha declarado Abedzadeh sobre el accidente, que se produjo la misma noche que Irán atacó con misiles contra dos bases aéreas en Irak donde están desplegadas tropas estadounidenses, como represalia al asesinato por parte de Washington del general iraní Qasem Soleimani.

"Preferimos descargar las cajas negras en Irán. Pero si vemos que no podemos hacerlo porque las cajas están dañadas, entonces buscaremos ayuda", ha añadido Abedzadeh. Francia, que cuenta con medios y experiencia para recuperar información de cajas negras, ha sido invitada a participar como país del fabricante de motores de aviones y la agencia estadounidense responsable de la seguridad del transporte (NTSB) ha anunciado que Washington también colaborará. Canadá ha aceptado también la invitación iraní a participar en la investigación y alrededor de cincuenta expertos ucranios están en Teherán desde el jueves analizando lo sucedido. Por su lado, el secretario de Estados Unidos, Mike Pompeo, se ha dirigido este viernes al presidente ucranio, Volodímir Zelenski, para ayudar en la investigación.

Mientras, la Comisión Europea ha pedido una "investigación creíble e independiente" del accidente.
"Todavía no hay pruebas concluyentes de lo que causó el incidente", ha declarado su portavoz Stefan de Keersmaecker, que ha abogado por un estudio realizado con las normas de la Organización de la Aviación Civil Internacional y ha mostrado la disposición de la Unión Europea a ayudar en la investigación. En el accidente fallecieron 82 iraníes, 63 canadienses, 10 ucranios, 10 suecos, cuatro alemanes y tres ciudadanos británicos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino