Coronavirus  ●  Estados Unidos  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Interpol elogia la coordinación entre Brasil y Argentina en el caso Sánchez

Interpol elogia la coordinación entre Brasil y Argentina en el caso Sánchez

04/06 - 11:18 - Interpol alabó este jueves la coordinación entre la policía de Brasil y Argentina, pese a las dificultades en estos meses de pandemia, en el arresto del exmilitar argentino Gonzalo Sánchez, acusado de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura en su país (1976-1983).

Paris (EFE) - "La parte más importante de este caso es la buena coordinación entre Brasil y Argentina que permitió la detención del fugitivo en Río de Janeiro el 11 de mayo y extraditado a Argentina por el paso fronterizo de Puerto Iguazú el 14 de mayo, una distancia de casi 1.500 kilómetros", destacó en un comunicado emitido en París el representante de Interpol en Brasil, Bruno Samezima.

Samezima destacó que la pandemia de la COVID-19 "no impidió que la Policía llevara a cabo sus tareas de forma efectiva", mientras que el director de los servicios de policía de Interpol, Stephen Kavanagh, apuntó que es una muestra del "rol vital del trabajo policial en un contexto complicado".

Sánchez, apodado "Chispa" , fue uno de los militares del equipo de operaciones del Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) , donde funcionó el mayor centro de detención ilegal durante la dictadura argentina (1976-1983).

Se le investigaba por varias causas, entre otras, el secuestro del periodista y escritor argentino Rodolfo Walsh.

Tras varios años a la fuga, Sánchez fue detenido en 2013 en Agras dos Reis, al sudoeste de Río de Janeiro , donde vivía con nombre falso y trabajando para los servicios náuticos del municipio.

Fue puesto bajo arresto domiciliario tres años después pero en 2019 volvió a fugarse, cuando la Corte Suprema autorizó su extradición.

Escondido en un terreno difícil

Interpol ofreció nuevos detalles sobre su detención, que ha supuesto "considerables esfuerzos y tiempo", en concreto por la dificultad en el terreno en esta zona brasileña, llena de islas, colinas, granjas y comunidades, "un lugar ideal para un fugitivo de la Justicia", señaló la organización en un comunicado.

Por ello, a un equipo de la policía brasileña le fue exclusivamente asignado este caso, en colaboración con la oficina local de la Policía Federal, que inició una investigación a tiempo completo.

"El equipo empezó con lo que sabían del fugitivo: era padre de un niño en Brasil y pertenecía a la comunidad religiosa local . A la fuga y sin trabajo también significaba que probablemente los mismos amigos y familiares de Sánchez facilitaron su huida y le seguían ayudando económicamente", explicó Interpol.

La llegada de la pandemia de la COVID-19 a Brasil complicó la vigilancia: al frenar la libre circulación Sánchez no asistiría a los encuentros religiosos y resultaba más difícil camuflar la presencia policial.

El 10 de mayo, Día de las Madres en el país, los agentes recibieron una llamada de inteligencia indicando que un grupo cercano a Sánchez, incluyendo su hijo de 7 años, estaban viajando desde la costa hacia una reserva natural montañosa y poco expuesta.

Las autoridades se dirigieron hasta allí donde les informaron de que Sánchez se escondía en una casa en los alrededores del pueblo. Allí se practicó el arresto, sin que ninguno de los presentes en la reunión familiar opusiera resistencia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino