Ibrahim Raisi, el nuevo presidente de Irán, advierte de que no se reunirá con Joe Biden

Ibrahim Raisi, el nuevo presidente de Irán, advierte de que no se reunirá con Joe Biden

Reniega de un encuentro en pleno diálogo por el pacto nuclear y avisa de que no negociará cuestiones críticas como el programa de misiles

El nuevo presidente de Irán ha aprovechado su primera rueda de prensa tras su victoria electoral para señalar las líneas rojas. La más importante de todas es su rechazo a reunirse con el líder estadounidense Joe Biden, con un seco "no" cuando se le preguntó por ello. Fiel a los principios de la línea dura, cuya desconfianza a Occidente espoleó precisamente EEUU cuando abandonó el acuerdo nuclear unilateralmente y reimpuso sanciones, Ibrahim Raisi ha dejado claro que su intención es no negociar otras cuestiones críticas como el programa de misiles.

Un cara a cara entre los dos países rivales es algo que no ocurrió durante la presidencia de su predecesor, Hasan Rohani, pese a la buena sintonía que sus respectivos ministros de Exteriores mantuvieron durante la era Obama, cuando se firmó el pacto atómico. En 2019, varios medios informaron de que Donald Trump había perseguido a Rohani en los márgenes de la asamblea general de la ONU. Pero el líder iraní, que necesita del visto bueno del Líder Supremo para aceptar tales citas, se negó en redondo.

Del mismo modo, se entiende que Ali Jamenei dio luz verde para negociar en Viena la resurrección del acuerdo nuclear de 2015, por lo que no se espera que el nuevo Gobierno vaya a alterar unas conversaciones que este domingo vieron concluir su sexta ronda. "Todavía hay que recorrer una cierta distancia en algunas cuestiones claves, en el tema de las sanciones y los compromisos nucleares que Irán debe adoptar", explicó en su término el asesor de Seguridad Nacional de EEUU, Jake Sullivan. Los iraníes, por su parte, reconocieron que faltan flecos por cerrar, pero que se está más cerca de un acuerdo.

Este lunes, en rueda de prensa, el clérigo Raisi dijo: "Mi propuesta seria al Gobierno de Estados Unidos es que regresen [al acuerdo] de manera expedita [...] Al hacerlo, demostrarán su sinceridad". Hasta el momento se ha sabido que iraníes y estadounidenses, que tienen a la UE de mediadora en Viena, habían exigido al otro dar el primer paso -unos renunciar a medidas nucleares, otros levantar sanciones- antes de actuar. Una solución puede pasar por una maniobra orquestada, pero aún no hay pacto.

"Los estadounidenses pisotearon el PIAC -siglas del acuerdo nuclear- y los europeos no cumplieron con su compromiso. Le reitero a Estados Unidos que ustedes estaban comprometidos con el levantamiento de las sanciones, así que regresen y cumplan", sentenció Raisi. Tal es el discurso de la línea dura. No varía sobremanera del de Rohani en los últimos tiempos, que agrió el tono a medida que la salida de empresas extranjeras del país crecía y su crédito se reducía ante las penurias económicas crecientes.

Irán no está dispuesta, por lo tanto, a seguir la senda de la Rusia de Vladimir Putin. En particular, sobre una cuestión sensible como los misiles balísticos, que Irán, que dispone sólo de una débil fuerza aérea integrada por vetustas naves, algunas de ellas anteriores a 1979, defiende como una parte "innegociable" de su mecanismo de defensa. Esto preocupa a Occidente, del mismo modo que lo hace la influencia regional iraní a través de milicias aliadas, a las que equipa con armamento propio. Si bien Washington había expresado ocasionalmente su voluntad de que resucitar el pacto nuclear sirviera de punto de partida para abordar esta cuestión, la línea dura iraní es, a priori, menos favorable a tal diálogo. No obstante, una grabación publicada recientemente en las redes sociales mostró a Jamenei explicando a una audiencia cómo había rechazado extender el rango de sus misiles durante la era Trump. Un gesto que pudo interpretarse como de buena voluntad en tiempos de diálogo.

Por contra, Raisi refrendó el 'giro al Este' que la política iraní, en particular las facciones que lo apoyan, defiende durante los últimos años, y que tiene como piedra angular un pacto de asociación firmado en 2020 con China -su primer cliente petrolero, incluso durante las sanciones-, y que prevé 25 años de inversiones en Irán a cambio de crudo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino