"Hay que volver a las relaciones bilaterales", señaló Bartesaghi

"Hay que volver a las relaciones bilaterales", señaló Bartesaghi

"La Unión Europea es de gran importancia para los países de América Latina, en especial para el Mercosur, pero el desafío de la región es ir más allá", indicó el analista uruguayo.

América Latina debería volver a las relaciones bilaterales, especialmente con Alemania, y no estar tan centrada en la Unión Europea como lo ha hecho hasta ahora. Así lo plantea a El País Ignacio Bartesaghi, director del Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica del Uruguay (UCU).

“El interlocutor de América Latina es la Unión Europea. Yo creo que eso es un error. La Unión Europea es de gran importancia para los países de América Latina, en especial para el Mercosur, pero el desafío de la región es ir más allá. Es necesario volver a las relaciones bilaterales, especialmente con las potencias y en particular con Alemania”.

“Hemos delegado demasiado en la Unión Europea la relación con los países europeos”, agregó. A su entender, con el cambio de gobierno y de liderazgos en Alemania, ese país probablemente vuelva a desarrollar un nivel de cooperación no solo vinculado con Europa, sino en la agenda con América Latina, lo que podría ser aprovechado en esta región.

“Esa es la clave: identificar los nuevos liderazgos en Alemania como socios estratégicos más allá de la Unión Europea”.

E insistió: “Estamos como bloqueados con la Unión Europea, hemos perdido la visión estratégica de cómo relacionarnos con Europa y entendemos que solo podemos hacerlo con la Unión Europea”.

Bartesaghi agregó que con el nuevo parlamento alemán es probable que no se firme el acuerdo de la Unión Europea con el Mercosur. “El partido verde alemán va a seguir ganando espacios y eso se va se reflejará en la importancia del tema mediambiental; un tema que ha afectado el acuerdo del Mercosur y la Unión Europea”. Por eso está a favor de abrir otros caminos.

Lo que viene
Barsateghi proyecta que no habrá un cambio abrupto en Alemania porque Scholz es parte del gobierno de Merkel y no ha hecho propuestas disruptivas, pero sí se darán ajustes en lo económico.

“Al nuevo gobierno se le reclama mantener la influencia de Alemania en su vínculo con Europa y en la política internacional, que se convierta en un país con mayor peso a ese nivel. Y eso es lo esperable con el nuevo canciller”, afirmó el analista.

Otro reclamo es que Alemania no se quede en su desarrollo tecnológico, ya que ha perdido terreno en la economía digital y en la robótica. “Se le critica Merkel que no ha logrado transformar la economía alemana como para llegar a liderar algunos procesos tecnológicos”, ejemplificó Bartesaghi. “Por ahí podrían venir algunas señales de cambio que se le piden al nuevo canciller”.

Pero el mayor problema es el vacío de poder que deja Merkel.

“Merkel le a dado a Alemania y a todo el mundo la racionalidad, la cautela. Eso es lo que se pierde y esas características no se construyen de un viernes para un lunes”, dijo Bartesaghi.

“Este es un mal momento en el mundo para perder el liderazgo de Angela Merkel. A América Latina tampoco le conviene”, agregó.

Se refiere a que el mundo atraviesa tiempos difíciles con la guerra por la hegemonía entre Estados Unidos y China, el distanciamiento entre Macron y Biden desencadenado a partir del negocio de los submarinos, las tensiones crecientes de Rusia, la inestabilidad de Medio Oriente con la avanzada de los talibanes en Afganistán.

En este movimiento, en un mundo en reconstrucción o reconversión de liderazgo, no contar más con Merkel que aportaba la dosis de racionalidad en el vínculo entre poderes, es una gran pérdida. “Su retiro se da justo en un momento de tensiones muy fuertes en el plano internacional”, afirmó.

“Merkel marcaba presencia en la agenda internacional, daba seguridad en medio de escenarios de conflictos, puso razonabilidad ante reacciones impulsivas de algunos gobiernos. Se sentirá su ausencia, se sentirá más la inseguridad mundial”, afirmó el analista.

A su juicio, el legado de Merkel -con esa magnitud, impronta y aceptación- será muy difícil de reemplazar no solo por no haber figuras con su peso político, sino porque son liderazgos que demoran muchos años en construirse.

“Merkel deja un vacío y no se construyen liderazgos de esa magnitud de un viernes para el lunes”, concluyó Bartesaghi.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino