Hay China para rato

Hay China para rato

El gigante asiático importará 300 mil toneladas más de carne vacuna en 2022 y Uruguay está en la mejor posición para cubrir esa demanda

Las importaciones de carne vacuna de China aumentarán 10% en 2022, según la primera proyección del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), agregando 300.000 toneladas a las 3 millones de toneladas que comprará en 2021.

Y Uruguay es uno de los países productores mejor posicionados para abastecer el incremento de demanda de ese mercado. A la vez Brasil y Australia –los dos principales competidores– tendrán un crecimiento muy leve de su producción el año próximo.

El principal destino de las carnes uruguayas viene en un crecimiento muy fuerte que empieza a hacerse más gradual. Triplicó sus importaciones desde 2017, aumentando las compras desde 900.000 toneladas a 3 millones en el presente año debido a la transformación del consumo. Entre 2020 y 2021 las importaciones de China crecerían 7,8%, y vienen de un incremento de 27,8% entre 2019 y 2020.

Para 2022, además, se espera que se hayan corregido los actuales problemas logísticos –falta de barcos y contenedores de frío, retrasos en cargas y entregas–,aunque persistirán los mayores controles dada la pandemia de covid-19 en los puertos.

La producción crece en forma gradual. Está prevista en 7 millones de toneladas, 170.000 más respecto a 2021 (+2%), y se necesitarán otros 3,3 millones para abastecer una demanda proyectada de 10,3 millones en el mercado doméstico.

Los altos precios de la carne de vacuno moderarán un crecimiento más significativo del consumo, estima el organismo estadounidense: “La gran expansión del consumo en 2020 y 2021 estuvo sostenida por la capacidad y la voluntad de los consumidores de pagar altos precios, y concentrado en el sector de hoteles, restaurantes y catering. El consumo en el hogar está creciendo más lentamente. En 2022 el crecimiento será impulsado por una expansión adicional en ciudades de ingresos medios, donde la carne vacuna sigue siendo una fuente de proteínas de lujo y novedosa para los consumidores chinos”.

Los problemas estructurales limitan el crecimiento. En China, los productores a gran escala representan una proporción minoritaria de un sector dominado por pequeños productores, con menos de 30 cabezas de ganado, que tienen escaso o nulo margen de inversión y desarrollo genético, así como limitaciones de espacio para pastoreo.

Los consumidores chinos, tradicionalmente concentrados en la carne de cerdo – que sigue siendo ampliamente mayoritaria–, han incorporado la carne vacuna en su menú, y esto ha repercutido directamente en la cadena cárnica de países productores con capacidad de abastecimiento.

Además, la producción de carne de cerdo sigue en problemas. Caerá 14% en 2022, con 650.000 toneladas menos que en 2021, e importará 350.000 toneladas más que este año y el registro se ubicará por encima de 5 millones de toneladas.

Los precios bajos y brotes de fiebre porcina africana en 2021 retrasaron la repoblación, por lo que el mercado interno dependerá aún más de las importaciones, que se elevarán desde 4,75 millones de toneladas en 2021 a 5,1 millones de toneladas el próximo año, un incremento de 8,5%, el segundo mayor de la historia.

Los volúmenes de importación de carne de cerdo se incrementarán a lo largo de 2022, ya que, como indica el USDA, “la faena de 2021 permitió incrementar la producción y las reservas de carne de cerdo congelada”.

El mayor nivel de consumo y la demanda en los meses de otoño e invierno de 2021 –a partir de setiembre– “agotarán las reservas de carne de cerdo congelada, por lo que se pronostica que las importaciones de carne de cerdo aumentarán en 2022 a medida que se reduzca el stock”.

La producción de carne de cerdo en China en 2020 fue de 36,3 millones de toneladas, 2021 cerrará con 48 millones y para 2022 se proyectan 41,5 millones.

Proveedores del Mercosur
En el Mercosur, hoy Uruguay es la mejor opción para los compradores chinos, en un contexto de restricciones a la exportación en Argentina –acaban de ser extendidas hasta fines de octubre– y de paralización de la certificación en Brasil por dos casos aislados de vaca loca.

Por su escala y competitividad en precios, Brasil es nuestro principal competidor en China, que compra a los brasileños el 40% del volumen de carne vacuna que importa. Este año su producción caerá en 600.000 toneladas (de 10,1 a 9,5 millones de toneladas), y el año que viene recuperará 200.000 toneladas (9,7 millones). La mayor parte de esa recuperación terminará en el mercado interno. Las exportaciones de Brasil crecerán solo 50.000 toneladas en 2022, a 2,65 millones desde 2,6 millones este año.

El otro gran competidor es Australia, donde la producción de carne hizo piso en 2021 por la grave sequía 2018/20. Tendrá un aumento de producción de 175.000 toneladas más que en 2021: un total de 2,15 millones de toneladas. Dispondrá de 150.000 toneladas más para la exportación, un total de 1,5 millones en 2022.

Por la sequía de 2018 y 2019, las exportaciones australianas retrocedieron 15% interanual en 2020 a 1.039 millones de toneladas, de acuerdo al Departamento de Agricultura de ese país. Los envíos cayeron 190.000 toneladas respecto a 2019.

China compró a Australia 105.000 toneladas menos en 2020 que en 2019. China comprará 300.000 toneladas más de carne vacuna en 2022, en tanto Australia y Brasil sumados aumentarían su exportación en 200.000 toneladas.

Queda una ventana de 100.000 toneladas en la que Uruguay tiene todas las posibilidades de colocar su producción. Y sobradamente. El mercado internacional seguirá ajustado y la producción uruguaya puede crecer sin restricciones de mercado.

Para Uruguay, la proyección de USDA actualizada en la última semana, indica que las exportaciones de carne vacuna sumarán 490.000 toneladas peso carcasa, 2% por encima de las 480.000 esperadas para este año, y alcanzarán un nuevo máximo histórico. Hay espacio en 2022 para crecer sin que se afecten los precios. Para 2023 la producción de Brasil y Australia pueden acelerar y las importaciones de China comenzarían a estabilizarse.

China seguirá siendo por lejos el principal destino en 2022, con el diferencial de poder entrar con hueso lo que facilita mucho el comercio y la agilidad de la operativa de la industria.

La cifra
100 mil toneladas más. La pregunta que surge es si Uruguay logrará producir 100 mil toneladas más de carne al año tras este 2021 que viene marcando récords de faena. En cualquier caso, el panorama de 2022 parece despejado para continuar un muy buen momento ganadero.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino