Guindos anticipa un rebote de la economía de la eurozona a mediados de 2020

Guindos anticipa un rebote de la economía de la eurozona a mediados de 2020

El vicepresidente del BCE considera que se han disipado algunos peligros, como un Brexit desordenado o una guerra comercial a gran escala

"Se están produciendo señales de estabilización a niveles reducidos, la desaceleración que se inició a principios de 2018 está tocando fondo y los riesgos para el crecimiento, como un Brexit desordenado y la guerra comercial, no se han materializado, mejorando la percepción de los mercados". El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, se ha mostrado así de optimista esta mañana y ha previsto que el rebote comience a notarse a partir "de mediados del próximo año" con un crecimiento muy bajo de la economía, que situó en el entorno del 1%.

En un desayuno organizado por Nueva Economía Forum, el exministro español de Economía ha realizado un repaso general de la situación económica de la zona euro y de la actuación en política monetaria. En ese sentido, Guindos ha asegurado que la política monetaria sigue teniendo margen de actuación, aunque ha subrayado que cada vez es más evidente "el impacto de los efectos colaterales de las medidas implementadas son muy importantes". Ante eso, ha destacado que "no puede ser el último instrumento de actuación y, por eso, pedimos que haya una política fiscal coordinada y reformas estructurales".

En este punto, ha explicado que una politica fiscal expansiva con los bajos tipos de interés actuales no va a producir la expulsión de la demanda privada ni a un incremento de los tipos de interés. Y, asimismo, que "el Brexit no puede tratarse con política monetaria; la productividad, la competitividad, la política monetaria puede ayudar, pero son necesarias políticas estructurales", refiriéndose particularmente a la política fiscal, que considera "especialmente poderosa".

En ese sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de tener una política fiscal común que se pueda combinar la política monetaria y poder abordar actuaciones para crear un mercado de capitales propio que sustituya al de Londres tras la salida del Reino Unido de la UE, que se ha aclarado tras los resultados de las elecciones británicas. A su juicio, estos son buenos porque eliminan la incertidumbre, aunque se abre un nuevo periodo de negociaciones en el ámbito comercial y financiero "que no va a ser fácil" precisamente por esas obligaciones que plantea.

El vicepresidente del BCE, por otra parte, ha advertido que el principal riesgo con que se enfrenta la zona euro viene de los fondos de inversión y su capacidad para enfrentarse a la gestión de los activos. Esto, a su juicio, puede provocar una alta iliquidez y de gestión de la cartera, lo que obliga a medidas macroprudenciales.Según las palabras de Guindos, la próxima crisis no provendrá de los bancos, sino de los fondos por esa razón.

Guindos eludió hablar del posible impuesto a la banca que se ha planteado en la formación del nuevo Gobierno en España. "Esas medidas corresponden a los Gobiernos y no al BCE, además no quiero dar una opinión sin conocer el contenido", ha respondido a preguntas sobre el tema.Y sobre la posibilidad de fijar un impuesto a las transacciones financieras, ha señalado que, a raíz del Brexit, el Reino Unido va a tratar de ser "muy competitivo" en el sector por lo que habrá de prestar mucha atención a los potenciales cambios que se van a producir en el mercado de capitales.

Futuro de Bankia

Guindos ha recibido muchas preguntas sobre el futuro de Bankia, principalmente por el planteamiento de Unidas Podemos de mantenerlo como banco público. El exministro ha manifestado que "lo lógico sería acabar privatizándola" y se ha referido al acuerdo que se alcanzó cuando se hizo el rescate de la entidad: "El 61% actual que el Estado controla en Bankia surge de una recapitalización del sector financiero que tenía condiciones para España". Luego ha zanjado: "España sigue sujeta a un proceso de supervisión, que no es tan estricto como era hasta que la reestructuración del sistema financiero finalizó, la posición del BCE y la Comisión Europea es clara al respecto. No tengo nada más que decir".

Y no ha dicho nada sobre si el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) debería propiciar una fusión de la entidad bancaria con otra como el Sabadell. "No entramos absolutamente en las decisiones de las entidades. No tengo nada que decir al respecto", ha añadido.

No obstante, sí se mostró a favor de que se produzcan concentraciones bancarias . "Lo lógico sería que hubiera fusiones trasnacionales de las grandes entidades mientras para las entidades medianas lo razonable sería abordar uniones domésticas", ha incidido sin dar nombres y tras decir que "la consolidación es importante porque hay exceso de capacidad y de costes".

Sobre la crisis del Banco Popular, que se produjo bajo su mandato en Economía, Guindos ha defendido su gestión. "El banco vivía una situación de alarma que era pública y el rating se le había bajado.Había dos soluciones: liquidarlo con el cierre de las sucursales y la intervención del Fondo de Garantía de Depósitos, lo que hubiera supuetso 25.000 millones, o hacer lo que se hizo, con lo que no se salvó a los accionistas, sino que se salvó a los depositantes".

Ante una pregunta por la formación de Gobierno en España y la posibilidad de que un Ejecutivo de izquierdas "no ayude" a la recuperación de la economía, se ha limitado a señalar que el BCE quiere que "todos los Gobiernos" de la zona del euro sean "estables, predecibles y apliquen las medidas económicas adecuadas". Y sobre Cataluña, ha recalcado que su punto de vista que "lo mejor para todos, para España, para Cataluña y para la Unión Europea" es que Cataluña siga formando parte de España, "como siempre ha sido y será".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino