Ghani y Abdullah se proclaman presidentes de Afganistán

Ghani y Abdullah se proclaman presidentes de Afganistán

Las dos ceremonias de investidura se han llevado al mismo tiempo y a poca distancia la una de la otra | Abdullah tachó de fraudulentas las elecciones del pasado mes de septiembre.

Afganistán tiene a partir de este lunes dos presidentes. Los líderes rivales Adhraf Ghani y Abdullah Abdullah juraron su cargo en dos ceremonias de investidura separadas, añadiendo más caos todavía a las negociaciones con de paz entre los talibanes y Estados Unidos. Durante ambos actos se han registrado explosiones.

El acuerdo firmado hace poco más de una semana se promocionó como el esfuerzo de Washington para poner fin a 18 años de guerra en Afganistán. Pero el presidente Ashraf Ghani, quien fue declarado ganador de las elecciones de septiembre pasado, pero su rival Abdullah Abdullag tachó la votación de fraudulenta.

Los comicios de septiembre estuvieron marcados por una baja participación por las amenazas talibanes y las acusaciones de fraude de Abdullah y otros rivales

Las dos ceremonias se llevaron a cabo al mismo tiempo, Ghani en el palacio presidencial y Abdullah en el vecino Palacio de Sapedar, ambos llenos de sus respectivos seguidores. En señal de apoyo internacional a Ghani, estuvieron presentes en la ceremonia, transmitida en la televisión estatal, el representante especial de Washington para la paz, Zalmay Khalilzad, el general Austin S. Miller, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, así como varios dignatarios extranjeros, incluidos los encargados de negocios de la Embajada de Estados Unidos y Tadamichi Yamamoto, el representante personal del Secretario General de la ONU en Afganistán.

Por su parte, en la investidura de Abdullah, transmitida por televisión privada de Tolo, estuvieron presentes los llamados “comandantes yihadistas”, que se encontraban entre los aliados de coalición liderada por Estados Unidos para derrocar a los talibanes en 2001.

Los comicios de septiembre estuvieron marcados por una baja participación por las amenazas talibanes y las acusaciones de fraude por parte de Abdullah y otros rivales, lo que llevó a retrasar el anuncio de los resultados hasta febrero, que confirmaron finalmente la victoria de Ghani con el 50,64 % de los votos, frente al 39,52 % de Abdullah.

La coabitación de dos presidentes no es algo nuevo en Afhanistán. Se repite el escenario vivido en 2014, cuando Abdullah tampoco aceptó los resultados de los comicios en los que venció Ghani, lo que paralizó el país durante meses hasta que, tras la mediación del entonces secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se formó un Gobierno de Unidad, en el que se creó para Abdullah el puesto de jefe del Ejecutivo.

Se repite el escenario vivido en 2014, cuando Abdullah tampoco aceptó los resultados de los comicios en los que venció Ghani, lo que paralizó el país durante meses

La ceremonia de juramento de Ghani estuvo prevista en un principio para el 27 de febrero, pero entonces se pospuso hasta hoy citando la amenaza del coronavirus, que en Afganistán ha afectado oficialmente a cuatro personas, o el poco tiempo previsto para que pudieran acudir al acto autoridades de otros países.

Ghani necesita de todo el respaldo posible para un periodo crucial en la historia de Afganistán, en el que tras el acuerdo entre los talibanes y EE.UU. se espera que den comienzo las conversaciones entre el Gobierno afgano y los insurgentes, que ponga fin a casi dos décadas de guerra en el país asiático.

Las negociaciones intraafganas estaba previsto que comenzaran el 10 de marzo, pero esa fecha parece más que improbable después de que Ghani se negara a aceptar una de las condiciones claves de los talibanes, y que había sido pactada con Estados Unidos, que era la liberación de 5.000 insurgentes.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino