Fumio Kishida gana las primarias del PLD y será el primer ministro de Japón

Fumio Kishida gana las primarias del PLD y será el primer ministro de Japón

Kishida, de 64 años, ha ganado en segunda vuelta a Taro Kono, el actual ministro de Reforma Administrativa y Regulatoria, por 257 votos frente a 170

Japón estrenará mañana una nueva vida en todo el país sin un estado de emergencia por la pandemia. Será la primera vez desde abril que las 47 prefecturas no estarán sujetas a las restricciones. No será la única novedad de esta semana en la tercera economía mundial. Las medidas de emergencia terminan a la vez que entra en escena Fumio Kishida, el nuevo líder del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), quien seguramente se convertirá también en primer ministro por el amplio dominio de su partido en la cámara baja del Parlamento.

El pasado 3 de septiembre, Yoshihide Suga, actual primer ministro, anunció su renuncia a presentarse a la reelección como líder del PLD. Su mandato en la cámara baja expira a finales de octubre y habrá elecciones generales en noviembre. De los cuatro candidatos que se postulaban - Taro Kono (58 años), actual ministro de Reforma Administrativa y Regulatoria en el gabinete del saliente Yoshihide Suga, Fumio Kishida (64 años), ex ministro de Exteriores y Defensa; la conservadora Sanae Takaichi (60 años) y la liberal Seiko Noda (61 años), ex ministras de Asuntos Internos y Comunicaciones, finalmente se ha impuesto Kishida, que ha ganado en segunda vuelta a Taro Kono, por 257 votos frente a 170. Ambos habían llegado a segunda ronda tras anotar un ajustoado margen de 256 (Kishida) y 255 (Kono) en la primera, donde ninguno tuvo mayoría suficiente.

Así, Fumio Kishida, se convertirá en el presidente del partido. "Ahora tenemos que prepararnos para las elecciones", afirmó Kishida en sus primeras declaraciones como líder del partido. Se espera que disuelva la cámara baja para celebrar comicios; previsiblemente se elegirá como fecha un domingo de la primera quincena de noviembre. Entonces Kishida reemplazará a Suga como primer ministro.

Suga (72 años) cogió el testigo del poder nipón cuando Shinzo Abe, a quien había servido durante ocho años como mano derecha y jefe de su gabinete, renunció en septiembre de 2020 por enfermedad.

LA POLÉMICA GESTIÓN DE LA PANDEMIA
Con el paso de los meses y la llegada de nuevas olas de coronavirus, el Japón de Suga dejó de estar entre las listas de los países mejor valorados en su lucha contra la pandemia. Quitar y volver a poner continuamente estados de emergencia en las principales prefecturas mareó a un pueblo que acabó rechazando sus propios Juegos Olímpicos. Celebrar las Olimpiadas de Tokio con la oposición de la mayoría de japoneses provocó que subieran las tasas de desaprobación a la gestión del primer ministro, según los medios estatales, hasta el 30%. Lejos quedaban esos índices de apoyo de un 70% al principio de su mandato.

El próximo primer ministro tendrá la misión de revivir una economía golpeada por las continuas restricciones por la pandemia en un país que cerró sus fronteras a turistas extranjeros el año pasado. En agosto, Japón se enfrentó a una quinta ola de contagios, la más violenta hasta la fecha, impulsada por la variante Delta. Más de 20.000 nuevos casos diarios, las cifras más altas de la nación asiática desde el comienzo de la pandemia, llevaron a Suga a extender el estado de emergencia a 27 de las 47 regiones niponas, que aglutinan a más del 75% de la población..

A mediados de septiembre, la cifra de contagios diarios comenzó a bajar a la vez que se subía el porcentaje de población vacunada. En total, Japón ha reportado 1,7 millones de infecciones y 17.524 muertes. Después del pico de casos a finales de agosto, las autoridades sanitarias informaron que el lunes los nuevos contagios no subieron de 1.100. El 58,1% de los 127 millones de habitantes del país tienen la pauta completa de la vacuna.

"El levantamiento de la emergencia no significa que estemos 100% libres", dijo Shigeru Omi, el principal asesor médico del gobierno, tras el anuncio de que las prefecturas podrían tomar algunas medidas como aumentar el aforo en los estadios o acabar con la restricción de que los bares y restaurantes cierren a las 20.00 horas y no sirvan alcohol. El gobierno dijo también el lunes que aliviará las reglas de cuarentena a partir del 1 de octubre para las personas vacunadas que ingresan al país, acortando el período requerido para el autoaislamiento en el hogar de 14 a 10 días.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino