Francia se pone dura: "Los británicos solo entienden el lenguaje de la fuerza", y Londres convoca a la embajadora gala

Francia se pone dura: "Los británicos solo entienden el lenguaje de la fuerza", y Londres convoca a la embajadora gala

15:06 - El Gobierno galo detuvo ayer a un pesquero británico mientras llevaba a cabo controles a barcos en la bahía del Sena tras su decisión de endurecer la supervisión en el Canal de la Mancha

En aguas del Canal de la Mancha, Reino Unido y la Unión Europea desfogan las tensiones no resueltas en la mesa de negociación. El reparto de las zonas pesqueras a propósito del Brexit no ha satisfecho a franceses ni a británicos, que, casi semana tras semana, incumplen los acuerdos en una u otra dirección. El último en verse atrapado por el fuego cruzado entre Londres y París ha sido un pequeño faenero inglésque ha sido retenido por las autoridades francesas, y que ha servido para evidenciar, una vez más, que ambos gobiernos no solo están lejos de entenderse, sino que tampoco parecen querer hacerlo.

"Me temo que tenemos que emplear el lenguaje de la fuerza, es el único que entiende el Gobierno británico. No vamos a mostrar tolerancia ni indulgencia en este tema", ha advertido Clement Beaune, ministro francés para Europa. Reino Unido, por su parte, ha tildado de "decepcionantes" y "desproporcionadas" las palabras de Beaune: "No es lo que esperamos de un aliado y tampoco parecen declaraciones compatibles con el derecho internacional. De llevarse a cabo las amenazas, recibirán una respuesta apropiada". Pese a que Francia sigue reclamando que no ha obtenido suficientes licencias para las embarcaciones que quieren faenar en aguar británicas, desde Londres aseguran que el Reino Unido "ha otorgado el 98% de las licencias solicitadas por buques de la UE". A última hora del jueves, la jefa de la diplomacia británica, Liz Truss, ha dado orden de "convocar a la embajadora francesa".

Lo que no dicen, sin embargo, los británicos es que París está furiosa por el hecho de que solo 15 de las 47 embarcaciones francesas que han pedido licencia la han conseguido. De esta forma, el Gobierno de Macron ha anunciado que habrá sanciones al Reino Unido y medidas de presión como la retención de embarcaciones hasta que no se sienten a negociar y se resuelva la situación. "Las cosas están muy claras, no vamos a dejar que se limpien los zapatos con los acuerdos del Brexit. Tenemos derecho a una serie de licencias y ya le hemos remitido toda la documentación al Gobierno británico, pero siguen sin darnos la mitad de las que nos corresponden", asegura Gabriel Attal, portavoz del Gobierno francés.

Los pescadores británicos implicados, por su parte, no terminan de entender por qué fueron detenidos ayer frente al puerto de El Havre. "La flota británica de vieiras tiene permitido el acceso a las aguas francesas en virtud de los acuerdos del Brexit, nuestra actividad allí cumplía escrupulosamente con la legalidad. Parece que solo somos un chivo expiatorio más en la disputa entre el Reino Unido y Francia por los Acuerdos Pesqueros del Brexit", lamentan desde la empresa propietaria de la embarcación.

El "lenguaje de la fuerza" al que hacían referencia desde París, no se ha quedado en las declaraciones de Beaune, sino que Annick Girardin, secretaria de asuntos marítimos francesa, ha querido incidir en esa estrategia al asegurar en RTL que "no se trata de una guerra, pero sí de una pelea". "Ayer se multaron a dos embarcaciones británicas durante unas comprobaciones rutinarias en El Havre, y una de ellas no tenía la licencia necesaria para poder pescar en nuestras aguas. Fue derivada al muelle y allí pasó a manos de nuestras autoridades judiciales". Como consecuencia, el Gobierno francés puede confiscar la pesca e inmovilizar la embarcación hasta que se pague la multa correspondiente, además de posibles sanciones económicas para el armador e incluso penales para el capitán del barco.

El ministro de Medioambiente británico, George Eustice, rechaza sin embargo las acusaciones de que el pesquero estuviese realizando su actividad sin la licencia necesaria. "Estaban en la lista de la Organización de Gestión Marina que se le dio a la Unión Europea. Por tanto, la UE les concedió una licencia en un primer momento. No entendemos por qué se la han retirado, si es que eso ha pasado. No está claro", apunta el representante británico.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino