Filippo Grandi: “El empobrecimiento de América Latina agrava la crisis en Venezuela”

Filippo Grandi: “El empobrecimiento de América Latina agrava la crisis en Venezuela”

El alto comisionado de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, subrayó que el principal problema de los venezolanos es la pobreza y advirtió de que la crisis en ese país se está agudizando a causa del empobrecimiento que sufre toda Latinoamérica.

En una entrevista concedida a EFE, el diplomático italiano alerta de que la Covid-19 ha agudizado la tendencia e insistió en su deseo de continuar colaborando con las autoridades venezolanas y el resto de Gobiernos latinoamericanos para asistir tanto a los que han huido en busca de asilo y refugio como a los que ha regresado a Venezuela o los que permanecen en el país.

- Usted participó este martes en una conferencia de donantes organizada por España y la Unión Europea. ¿Cuál ha sido el balance?
Ha sido una reunión satisfactoria, por diversas razones. Primero, por el volumen de la contribución conseguida, cercana a los 2.500 millones de euros, en un momento como este, con la pandemia que ha causado problemas económicos en todo el mundo.
En segundo lugar, porque la cuestión de la crisis migratoria en Venezuela estaba olvidada por los medios de comunicación, devaluada, y era muy poco conocida más allá de las fronteras de la región latinoamericana.
Y tercero, porque ha sido una conferencia global. Es verdad que Europa y España la han liderado, tengo que dar las gracias a ellos de verdad, pero hemos recibido también contribuciones de Japón, Corea del Sur e incluso EEUU.

- El pasado 24 de mayo, el presidente, Nicolás Maduro, tildó a Acnur de “cobardes y bandidos” y les acusó de cerrar los ojos frente a Venezuela y de estar al servicio de EEUU. ¿Algún comentario?.
He sido acusado por muchos Gobiernos de actuar por razones políticas y yo sólo tengo mis palabras. Y mis palabras son que somos una organización humanitaria. Lo hacemos porque creemos que la gente que ha huido de Venezuela necesita ayuda y que los países que los acogen necesitan ayuda. Estamos respondiendo a ese llamamiento.
He discutido muchas veces con el Gobierno de Venezuela y siempre me dicen: “Ayuden a nuestra gente, incluso a los que están fuera”.

-El Gobierno insiste en que, en realidad, la gente está empezando a regresar.
Acerca de la gente que regresa, tengo que decir dos cosas: si la gente regresa de forma voluntaria, por elección propia, tenemos que ayudarlos, como ayudamos a cualquiera que desee retornar a su país en cualquier lugar del mundo. Pero debemos tener en consideración que estamos en tiempos de Covid-19. El movimiento descontrolado de personas es peligroso. Y debemos evitar que cualquier tipo de desplazamiento ayude a expandir la pandemia.
Segundo, si la gente regresa por desesperanza, por desesperación total, no es una buena razón para volver. Si vuelven porque tienen hambre, porque no tienen dinero, debemos solucionar esos problemas humanitarios allí. Y que puedan volver si quieren hacerlo, pero no por desesperación.

-¿Cree que ha influido la pandemia, las medidas adoptadas por los países de acogida para frenarla?
Hemos visto alguna discriminación, alguna estigmatización. Y las pandemias siempre aumentan este fenómeno, ha sido siempre así, a lo largo de la historia de la humanidad. Debemos ser muy cautos con esto. No creo que sea esa la razón para que la gente regrese. Yo creo que tiene que ver más con la pobreza. La emergencia ahora es en realidad una emergencia por la pobreza en esta región. Para toda la población pobre, no sólo los refugiados y solicitantes de asilo. Para los estratos pobres de Colombia, Ecuador, todos estos países que están siendo golpeados por la falta de empleo.
¿Qué es lo que hace la mayoría de los refugiados y migrantes? Pequeños negocios o trabajos en la construcción o en el servicio doméstico. Y esos son los primeros trabajos que desaparecen con el confinamiento. No sólo en Latinoamérica, lo vemos en Europa, en EEUU. Toda esta gente, cuando no tiene trabajo, siente algo más de hostilidad y se desesperan y dicen, tengo que regresar.

- ¿Cuál es en su opinión, ahora, el mayor problema?
- La pobreza, la pobreza; insisto, es el mayor problema. Los venezolanos también sufren la pandemia desde el punto de vista sanitario, como todos los demás. Pero por lo que realmente están sufriendo es por la economía y espero de verdad que los recursos logrados en esta conferencia puedan ayudar. A corto plazo para darles un poco de dinero para que sobrevivan y puedan tener una vida más estable. La conferencia no sólo tenía una vertiente humanitaria, también financiera, y esperamos que sirva para que los países fortalezcan sus redes asistenciales y no sólo puedan proteger a sus ciudadanos, sino también a los venezolanos.
Si la crisis continua, y creo que va a continuar durante un tiempo, debemos garantizar que también puedan acceder a las redes de protección social en los países de acogida.

- ¿Y la solución?
La mejor solución es que las personas puedan volver a casa y cuando hablamos con los venezolanos en la región, la mayoría quieren regresar a casa. No puedo saber cuánto tiempo se va a necesitar para mejorar la situación en Venezuela, para encontrar una solución política no violenta que le permita recuperar el camino. No podemos saberlo, ha sido muy difícil en los últimos dos años acceder allí, así que desgraciadamente tenemos que hacer planes a medio plazo y dar a los países de acogida los recursos necesarios para absorber a los venezolanos.

CHILE YA NO PUEDE ACOGERLOS

En Chile, que está muy lejos, hay 400.000 venezolanos. Chile tenía una buena economía antes de esta crisis, era capaz de absorber y dar trabajo a toda esta gente. El problema es que ahora la Covid-19 está creando una crisis económica en países que tenían una mejor situación. Y eso hace que sea más difícil para ellos optar por la inclusión. Por eso, tuvimos esta reunión, para tratar de equilibrar esto.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino