Facturación de la carne vacuna uruguaya a China se desplomó

Facturación de la carne vacuna uruguaya a China se desplomó

21/02 - 17:43 - El presidente del INAC, Federico Stanham, dijo que el principal problema en la actualidad es la falta de pagos a los exportadores por lo vendido entre noviembre y diciembre.

La coyuntura para el principal destino de exportación para la carne vacuna uruguaya sufrió un duro revés en los últimos meses. Al descenso de la demanda y niveles de precios -que se comenzó a observar desde diciembre- se sumó un inesperada epidemia (el coronavirus) que dio un golpe de gracia al mercado chino.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) brindó una conferencia de prensa este viernes 21 de febrero con el objetivo de dar un pantallazo general sobre la grave situación sanitaria del gigante asiático y cómo está repercutiendo en el comercio exterior uruguayo.

En lo que va del año hasta 5 de febrero, en comparación con el promedio del cuatrimestre setiembre-diciembre, lo embarcado a China cayó 60% en volumen y 65% en facturación para los frigorícos uruguayos. 

Sin embargo, se informó también que como contrapartida se han incrementado los volúmenes de carne hacia el mercado local (representa el 30% aproximadamente) y otros destinos, principalmente a Canadá y EEUU, que aumentaron en este período un 7% con respecto al año anterior, llegando un 27% de lo total embarcado en lo que va de 2020.

Stanham señaló que el sector aún mantiene un nivel de actividad razonable, pero por debajo de lo esperado, con una disminución de la faena del 31% en el acumulado de 2020. 

En el informe presentado por INAC este viernes, se destacó que “además de la pérdida económica para las empresas exportadoras y las menores expectativas futuras en el corto plazo, el mayor impacto actual se da en el diferimiento signicativo de los pagos de los embarques que están en curso y aquellos que ya han arribado a puertos de China”.

En este sentido, el presidente de la institución, Federico Stanham, advirtió que aunque no puede conocer los detalles de cada empresa, las previsiones nancieras están siendo seriamente afectadas por los no cobros de los embarques de noviembre y diciembre particularmente. Explicó que el ujo de dinero estuvo totalmente parado durante algunas semanas, pero que en la últimas dos comenzaron a llegar nuevamente. 

“La actividad bancaria demoró muchos días en reiniciar sus actividades y lo ha hecho de forma parcial, afectando las posibilidades de transferencias al exterior. Por lo tanto, los grandes volúmenes de carne en depósitos portuarios, en proceso de ser desembarcada y en viaje a China, demorarán mucho más de lo esperado en ser absorbidos por las cadenas de abastecimiento internas y el consumo”, se señaló en el comunicado que fue leído por el jerarca.

Los embarques de carne bovina realizados durante noviembre y diciembre con destino a China totalizaron unos US$ 220 millones y son los que están siendo afectados por la demora en los pagos mencionada.

Si bien en los últimos días se ha informado que se estaba reiniciando el pago de embarques, aseguraron, el ritmo al cual se está haciendo está muy por debajo del necesario para alcanzar la normalización en el corto plazo. Varios frigorícos debieron solicitar reprogramar pagos a los productorres, debido a que no se pudo cumplir con las obligaciones en tiempo y forma ante la falta de liquidez.  

Los negocios para China representa el  50% de la carne bovina embarcada a todos los mercados en lo que va del año 2020, que corresponde a previsiones que los importadores hacen esperando una reactivación parcial para los meses de abril o mayo en adelante, que es la fecha en la cual estos embarques llegarán a China.

Entre otros puntos, los registros de INAC arrojaron que en los casos de fuerte renegociación que se dieron en diciembre y enero principalmente hubo quitas de entre 15% y 20%, sumado a una importante baja en los negocios concretados en los últimos dos meses.

También parándose el 15 de febrero, la facturación por exportaciones totales a China de carnes, subproductos y menudencias fue 28,1% menos y lo embarcado en volumen un 35%, que en igual período de 2019.

El parate se intensica si se discrimina la carne bovina, con una reducción del 43,1%. A su vez, los nuevos negocios que se han realizado desde los primeros días de diciembre han tenido un ajuste signicativo en los valores, promediando un 30% menos en los negocios anteriores. 

Este fenómeno fue más intenso durante las primeras semanas de enero, pero aunque después fueron algo amortizadas las caídas, todavía “no es posible armar un nivel de precios estabilizado para el mercado”, se detalló. 

La reducción de precios de los negocios que se van cerrando en febrero son un 27% menores a lo que se estaban cerrando en promedio en noviembre de 2019. 

Desde el INAC tampoco se animaron a aventurar cuánto puede ser la magnitud de la pérdida económica que se generará a partir de esta conjunción de condiciones adversas para el sector cárnico en los últimos meses. 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino