Expresidente de OAS que dijo haber entregado $ 100 millones a campaña de Bachelet deja la cárcel para cumplir reclusión domiciliaria nocturna

Expresidente de OAS que dijo haber entregado $ 100 millones a campaña de Bachelet deja la cárcel para cumplir reclusión domiciliaria nocturna

Léo Pinheiro consiguó el beneficio tras colaborar con la investigación del caso Lava Jato, que tiene a Lula da Silva tras las rejas. Dentro de las declaraciones con las que obtuvo el cambio en su pena, mencionó la entrega de dinero al exrecaudador del Bachelet, Giorgio Martelli.

El expresidente de la constructora brasileña OAS, Léo Pinheiro, quien aseguró que se entregaron $ 100 millones a la campaña de la expresidenta Michelle Bachelet el año 2013, abandonó la tarde de este martes la cárcel para cumplir con reclusión domiciliaria nocturna.

Pinheiro, cuyas declaraciones fueron claves en la condena que llevó al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva tras las rejas, se encontraba recluido en la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, en donde estuvo preso desde 2016,  hasta que Edson Fachin, el magistrado de la Corte Suprema que tiene a su cargo los casos de la Lava Jato, homologara el pasado viernes un acuerdo de cooperación del empresario con la justicia.

Ahora pasará dos años y medio en régimen semiabierto, podrá salir durante el día de su casa y estará obligado a volver a ella por las noches, y después pasará al régimen abierto, en el que solo tendrá que estar los fines de semana en casa.

Pinheiro es uno de los empresarios condenados en el marco de la Lava Jato, la mayor operación anticorrupción en la historia de Brasil que reveló las corruptelas en la estatal petrolera Petrobras, en las que también participaron directivos de la compañía y decenas de políticos brasileños.

Las declaraciones con las que Pinheiro consiguió llegar a un acuerdo con la Justicia fueron fundamentales para la condena del expresidente Lula, quien fue acusado de recibir un apartamento de OAS a cambio de favores políticos a la constructora.

Según lo publicado el lunes por Folha de Sao Paulo, Pinheiro también habría admitido en su declaración la entrega de dinero para la segunda campaña presidencial de Bachelet, en el año 2013  “a través de un contrato ficticio firmado con la empresa Martelli y Asociados”, ya después de cerrada la campaña.

“En Chile, OAS intentaba establecerse en 2013, cuando ya había conseguido integrar un consorcio para la construcción de un puente en el sur del país (Puente Chacao). Según Leo Pinheiro, OAS temía perder el contrato con el cambio de gobierno, al año siguiente, y la situación fue explicada a Lula con ocasión de un viaje para una conferencia. Michelle Bachelet, del Partido Socialista, tomaría posesión en marzo de 2014. También según el relato, Lula dijo que conversó con el expresidente chileno Ricardo Lagos, también del Partido Socialista, quien habría garantizado que la constructora brasileña continuaría en la obra”, consignó Folha.

Condenado en cinco procesos por la Lava Jato, Pinheiro, considerado uno de los principales delatores de las corruptelas de la Lava Jato, fue arrestado por primera vez en noviembre de 2014.

En marzo del año siguiente consiguió la libertad con un “habeas corpus” pero fue nuevamente detenido en septiembre de 2016, momento desde el que permaneció recluido en Curitiba hasta hoy.

El acuerdo de cooperación por el que Pinheiro consiguió la prisión domiciliaria fue firmado en enero pasado con la Fiscalía General y homologado por la justicia después de más de dos años de negociaciones.

Pinheiro es el segundo empresario procesado en el marco de la Lava Jato que en menos de una semana recibe beneficios tras llegar a acuerdos con la justicia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino