Éxodo desesperado para huir de los talibán por todas las fronteras terrestres

Éxodo desesperado para huir de los talibán por todas las fronteras terrestres

Las ciudades afganas se vacían, Irán y Pakistán endurecen los accesos y los traficantes de personas hacen negocio usando rutas ilegales

Las señales del colapso del viejo Afganistán aparecen ya por todos lados. Miles de personas han salido en los aviones fletados por las fuerzas aéreas de los países implicados en la misión internacional y otros miles aún esperan su oportunidad en una ventana de evacuación que está a punto de cerrarse para siempre por la violencia talibán y los posibles atentados como el registrado ayer. Pero comienzan a llegar imágenes de lo que sucede en otros puntos del país y la escena no es muy diferente. Miles de personas tratan de huir del país al menos por las fronteras de Irán y Pakistán, ya que aún no hay información de otras garitas fronterizas.

Las imágenes, grabadas con teléfonos móviles en el paso de Spin Boldak, en Pakistán, muestran enormes colas de refugiados tratando de escapar de Afganistán, mientras que los propios talibán administran esa misma frontera y comprueban documentos. Hay reportes desde el borde con Irán en la misma dirección: miles de personas intentando salir, pero muy pocos lo consiguen, ya que las autoridades aduaneras tienen órdenes de ser tajantes con los documentos necesarios para cruzar: visado y tarjeta de refugiado. Algunas familias llevan varios días llevando a sus ancianos y niños con ellos. Hoy Afganistán tiene 32 millones de habitantes, pero puede perder parte de ella a toda velocidad.

Estos nuevos refugiados se unen a una de las diásporas más grandes del mundo actual. Pakistán da cobijo a 1.450.000 afganos, la mayoría huidos de la invasión soviética, mientras que Irán es el hogar de 3.300.000, una cifra que aumentará en las próximas semanas y meses. De hecho, Afganistán ya fue el segundo gran emisor de refugiados en la anterior crisis de 2015 por detrás solo de los sirios. En Alemania hay 181.000 personas de esa nacionalidad, por 129.000 en Turquía, que ha construido un muro fronterizo con Irán para impedir la llegada de más personas a través de esa frontera.

Poco a poco, las áreas urbanas del país van perdiendo población por culpa del avance talibán, aunque la salida del país, con tantos controles de carreteras, no va a resultar sencillo. Las fronteras con Irán y Pakistán representan dos posibilidades tangibles para intentar salir, pero ni Turmenistán, Uzbekistán ni Tayikistán, sus vecinos del norte, se han mostrado muy abiertos a recibir afganos durante esta crisis y han cerrado temporalmente sus garitas al paso de personas. China comparte con Afganistán una pequeña porción de frontera de unos 40 kilómetros a los pies del Himalaya, pero llegar hasta esa manga de roca en el extremo norte, atravesando el desfiladero que comienza en el belicoso Panshir, no es una opción.

ACNUR cifra en 270.000 personas las que han salido de Afganistán desde enero, pero es un número que se va a quedar muy corto pensando en que las estimaciones no valoraban la posibilidad de que los talibán conquistaran el país a toda velocidad.

Caroline Van Buren, representante de ACNUR en Afganistán, afirma que hay 3.3 millones de personas desplazadas internas que tratan de escapar de la violencia, la mayoría de ellas llegaron a Kabul antes de la toma de los talibán y ahora se han quedado atrapadas bajo el régimen de los integristas. No es descabellado pensar en que muchas de ellas traten de salir por alguna frontera de forma regular o irregular. "Para pasar por puestos de control irregulares, muchas personas han estado recurriendo a los traficantes", afirma Van Buren.

La situación comienza a notarse poco a poco en las fronteras europeas. De momento, el lugar elegido para entrar son los bosques entre Bielorrusia y Polonia. La razón es que el presidente bielorruso, el dictador Alexander Lukashenko, ha abierto su frontera a los afganos que quieran entrar en la Unión Europea no por razones humanitarias, sino de presión política. "Guerra migratoria", lo llama el ejecutivo polaco.

No será la única frontera que se caliente en los próximos meses como consecuencia del desastre de Afganistán.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino