Está en jaque el futuro de la soja, uno de los pulmones de la economía nacional

Está en jaque el futuro de la soja, uno de los pulmones de la economía nacional

Colapsa el mercado de la soja: el precio no para de bajar, es el menor en 10 años y el área puede caer 30% en la próxima siembra. Tras la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de incrementar los aranceles nuevamente a los productos de China, se acentuó el desplome del precio de la soja, que alcanzó el nivel más bajo de los últimos 10 años.

A diferencia del colapso de Lehman Brothers que generó una crisis circunstancial, por varios factores estabaja en el valor de la oleaginosa –es el cultivo más extendido en Uruguay y el rubro que junto a la carne y a la celulosa han generado los mayores ingresos de divisas al país en los últimos años–no tiene perspectivas de un cambio de tendencia a corto plazo.

A los problemas políticos se suma el caos generado en la producción porcina de China, por la fiebre africana que llevaría al sacrificio de tal vez más de 100 millones de cerdas madres.

Esto no solo hunde más el precio de la soja, sino que catapulta el precio de la carne en Uruguay y los demás países capaces de exportarle al gigante asiático, que se ha quedado con su producción local diezmada.

La conjunción de una fuerte baja en la soja y una firmeza importante en el precio de la carne vacuna y ovina puede ser un terremoto para el agro uruguayo este año.

¿Asumirán los productores la próxima primavera el riesgo de sembrar soja a precios bajos y arrendando? ¿Se producirá una fuerte salida de hectáreas agrícolas a la ganadería? En tal caso, ¿cómose financiaría ese viraje?

Los precios de la soja puesta en el puerto de Nueva Palmira de US$ 320 la tonelada en febrero hoy apenas se sostienen en US$ 280 por tonelada, US$ 120 menos que los US$ 400 por tonelada de la zafra pasada (la que fue tan castigada por la sequía).

Mientrastanto, los novillos se pagaron esta semana más de US$ 3,50 por kilo de carcasa, con una suba del orden de 15% en dólares respecto al año pasado y con una perspectiva muy firme.

Gabriel Carballal, productor agrícola de Soriano, dijo a Tiempo de Cambio de radio Rural que si estos valores se mantienen ―se podrían sembrar 300.000 hectáreas menos de soja la próxima zafra‖ y alcanzar un área sembrada de 700.000 hectáreas, lo cual de suceder marcaría la menor área en 11 años (desde 2008/09).

Los números mandan.―Por primera vez podemos decir con certeza que a estos precios de granos –tanto soja como maíz–vamos a perder dinero. Para el arrendatario los números son negativos, pero también los de algunos propietarios. Con un precio de soja a US$ 280 por tonelada, un productor dueño del campo tiene un rendimiento de equilibrio de 2.300 a 2.400 kilos por hectárea‖, explicó Carballal.

Según este productor, ―la alternativa es bajar costos, este año se podrá guardar semilla –lo que podría bajar los costos respecto al año pasado–y un menor valor de la renta‖.

En tanto, cubrir esas hectáreas con ganado no es fácil dado que Uruguay tiene el menor stock de novillos desde que empezaron las mediciones en 1974 y ha venido faenando intensamente vacas, justamente destinadas almercado de China en su mayoría.

Además, reimplantar una hectárea de ganadería tiene un costo elevado, unos US$ 1.000 por hectárea, aproximadamente, entre unos US$ 300 por hectárea de la siembra de pasturas y la adecuación de estructuras como alambrados ybebederos y unos US$ 700 dólares del ganado necesario, por ejemplo partiendo de que un ternero tiene un precio firme, en torno a US$ 400 por cabeza.

La sorpresa y la esperanza la puede dar Estados Unidos: las siembras vienen atrasadas por exceso de lluvias y luego puede suceder que en agosto, en la etapa de la floración, las altas temperaturas o un faltante de lluvias afecten a los cultivos del hemisferio Norte.

Por otro lado, los actores del mercado ya han incorporado los factores bajistas y actuado en consecuencia, por lo que un cambio de opinión puede acelerar la suba.

Obligados a sacar mucho grano

En Uruguay la cosecha se ha concretado entre 50% a 60% del área sembrada, con buenos resultados en general. Sobre el millón de hectáreas aproximadamente de soja, puede estimarse un rendimiento promedio del orden de 2.800 kilos por hectárea, por encima del promedio histórico de 2.300 kilos. Hubo muy buenos resultados en sojas de primera, donde algunos productores lograron rendimientos récord y productividades más modestas en cultivos de segunda, que en muchos casos se sembraron tardíamente.

Para la zafra 2018/19, la Sociedad de Fomento Rural de Colonia Valdense (Sofoval) estimó US$ 580 por hectárea de costos. Considerando un precio de venta de US$/ton 280, el rendimiento de equilibrio para soja en la zafra 2019/20 –cuánto tendría que cosecharun productor para igualar los costos del cultivo–sin incluir la renta es de 2.229 kg/ha. Si en esa cuenta se incluye la referencia del precio promedio de arrendamiento para agricultura de secano del Anuario Estadístico 2018 de DIEA, de US$/ha 226, el rendimiento de equilibrio se ubicará en 3.036 kg/ha. Por encima del promedio nacional y una meta muy difícil de plantearse a priori.

El mercado sojero parece haber cambiado en forma estructural tras la guerra comercial entre Estados Unidos y China: abastecido y ofertado como nunca en relación a la demanda.

El stock de soja almacenada en Estados Unidos se ha duplicado y es el mayor de la historia por lo que no hay razones para esperar un rebote de precios en esta zafra ni en la del año que viene.

Las reservas de Estados Unidos, en mínimos 2,5 millones de toneladas en 2014, fueron gradualmente creciendo hasta 12 millones en 2017, pero de ahí dieron un salto a 24 millones en la actualidad, tanto por la guerra comercial que frenó las exportaciones como por una producción récord de Estados Unidos, que superó los 123 millones de toneladas.

Hasta 2015 la producción estadounidense nunca había llegado a 100 millones, pero en los últimos dos años superó los 120 millones. Esta cosecha del Mercosur también es la mayor de la historia, con un leve retroceso en la producción de Brasil y Paraguay y un fuerte aumento de Argentina y Uruguay. En el Mercosur se están terminando de levantar 184 millones de toneladas, 12 millones más que el año pasado.

Mientras China, que ya estaba renuente a comprar soja por razones geopolíticas, tiene una caída genuina de la demanda por la gripe porcina africana y el mercado mundial está saturado por primera vez en este siglo, con stock récord y un área de siembra en Estados Unidos que aunque menor a la del año pasado será importante. Al mismo tiempo los productores argentinos están con una cosecha récord y colocando a un precio que es bajo en dólares, pero que les resulta igual atractivo por la fuerte suba que tuvo la divisa estadounidense en Argentina.

Cosechado pero sin vender

Los productores uruguayos han quedado atrapados. Más de 70% de la soja no ha sido vendida. Fue presupuestada sobre US$ 340 por tonelada y ni el más pesimista esperó que cayera por debajo de US$ 300, por lo quemuchos siguen esperando un rebote del mercado que los acerque a las previsiones que hicieron a la siembra.

Y mientras piensan cómo y cuándo vender, deben empezar a pensar cómo seguir. Sembrando por inercia en la próxima primavera, arriesgando mucho o buscando cómo volver a los vacunos y las praderas, lo que requiere una inversión elevada. La esperanza de un acuerdo China-Estados Unidos que acomode al mercado se ha vuelto muy tenue. Es una guerra comercial que, de prolongarse, traerá consecuencias muy fuertes para el agro uruguayo.

La cifra

989 mil hectáreas fueron sembradas con soja en la actual campaña, un 10% menos área que en el ciclo anterior, con base en datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, siendo el cultivo dominante en una superficie de verano que alcanzó a 1.140.000 hectáreas sumando maíz y sorgo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino