ESPECIAL: Empresa olivícola conjuga tradición del Mediterráneo con modernidad en Argentina

ESPECIAL: Empresa olivícola conjuga tradición del Mediterráneo con modernidad en Argentina

Una empresa olivícola de Mendoza, zona occidental de Argentina, conjuga la tradición del Mediterráneo con las técnicas más avanzadas para el desarrollo de aceites y acetos, muchos de ellos premiados a nivel internacional.

MENDOZA, Argentina, 31 jul (Xinhua)

Se trata de la empresa "Olivícola y Acetaia Laur", fundada en 1906, cuyas instalaciones de la localidad de Cruz de Piedra, departamento de Maipú, al sur de la ciudad de Mendoza (oeste de Argentina), fueron visitadas por Xinhua.

Laur fue pionera en la implantación de olivares en la provincia de Mendoza así como también en la elaboración de aceite de oliva, y actualmente sus puertas están abiertas al turismo, por lo que visitantes del país y el exterior pueden conocer los secretos de la elaboración, su historia y degustar sus productos.

Durante el recorrido, esta agencia asistió a las pruebas de calidad en el laboratorio, visitó los tanques de almacenamiento del producto, observó olivares centenarios y pudo tomar nota de la degustación de las diferentes variedades presentadas a los turistas.

"En la compañía su fuerte es el aceite de oliva, y tenemos una división de aceto balsámico. Toda nuestra olivicultura nacional argentina viene básicamente con la colonización española y de la mano de los italianos. Igualmente hoy por hoy tenemos una variedad típica de Argentina, que no existe en ningún otro lugar del mundo, que es el arauco", dijo a Xinhua Gabriel Guardia, gerente general de la compañía.

La firma fue fundada por Francisco Laur, un inmigrante francés oriundo de la región de Loire (sur de Francia), quien fue un pionero en la implantación de olivares en la provincia de Mendoza y en la elaboración de aceite de oliva extra virgen.

Los visitantes pueden conocer esa historia, el comienzo del proceso de elaboración del aceite de oliva en el país austral y admirar las máquinas de la fábrica, donde la extracción del aceite se realizaba por medio del sistema de prensado.

A partir de 1998 la firma inició un proceso de innovación tecnológica, con la incorporación de modernas maquinarias de extracción de aceite de oliva, que corresponden al denominado sistema continuo de extracción centrífuga, lo que produjo un notable incremento en la productividad manteniendo una alta calidad en sus productos.

"Nos hemos ido presentando en distintos concursos a nivel mundial, hemos ido ganando distintos concursos, en Nueva York, Los Angeles, tres en Italia, otros en España, en Jerusalén. Hemos ido sacando muy buenos resultados, que son rankeados (clasificados) y hemos quedado entre las 100 olivícolas más importantes del mundo, octavos, y primeros en la Argentina", resaltó Guardia.

La firma presenta su producción a nivel nacional en vinotecas: "Hoy por hoy no está centrado nuestro interés en lo masivo, sino más en lo gourmet", expresó el directivo de Laur.

Al resaltar la importancia del sector en la provincia de Mendoza, Guardia recordó que "el aceite de oliva es uno de los alimentos nacionales. Ha venido creciendo paulatinamente el interés del consumidor por el aceite de oliva y trayendo de la mano otras cosas buenas para la industria. Hoy por hoy, Mendoza se destaca por el vino y sigue el aceite de oliva".

A nivel global, la firma comenzó el año pasado a desarrollar su exportación "a dos provincias de China. Se despertó el interés de la parte china, se pusieron en contacto con nosotros, todo a raíz de los concursos que hemos ganado y que nos dan una vidriera a nivel mundial".

"Se concretó bastante rápido el negocio y fue muy bueno para ambas partes. Hoy por hoy nosotros tenemos un potencial enorme como empresa, tenemos mucha capacidad instalada. El 80 por ciento de nuestra producción está en el mercado interno, en el mercado argentino, y el otro 20 por ciento está repartido en otros países, no sólo China", resaltó.

"Tenemos un potencial enorme para seguir creciendo en China. Las exportaciones mencionadas significaron el cinco por ciento nada más de nuestra producción, así que tenemos muchas expectativas con ese mercado", afirmó Guardia.

La degustación que ofrece Laur es de aceite de oliva, aceto balsámico, tomates secos, pastas de aceitunas verdes y negras, acompañados con pan casero.

Quienes participan de ella acceden así a parte de la producción anual estándar de la compañía, estimada en 250 a 300 toneladas de aceite cada año.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino