España zanja la crisis con Nicolás Maduro pero cita a su representante

España zanja la crisis con Nicolás Maduro pero cita a su representante

La secretaria de Estado convoca al encargado de Negocios venezolano para transmitir su malestar

España da por cerrada la última polémica con Nicolás Maduro, a pesar de su amenaza de "revisar a fondo" las relaciones entre los dos países tras la visita de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, a la frontera entre Venezuela y Colombia, donde miles de venezolanos escapan de las condiciones del régimen chavista. El Gobierno chavista se ha empleado a fondo en desprestigiar el viaje de Laya y aunque la jefa de la diplomacia española no ha querido alimentar la polémica, a su regreso a Madrid, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, ha citado en el Ministerio al representante de Maduro en España.

Según informan desde Exteriores, Gallach quiso transmitir al encargado de Negocios de Venezuela en nuestro país, Mauricio Rodríguez, "nuestra decepción por la expulsión de la delegada de la UE en Caracas, Isabel Brihante" y "señalarle que actuaciones como ésta o como las declaraciones de Nicolás Maduro no favorecen que pueda concretarse el interés de España y de la Unión Europea de ser actores constructivos en la salida de la crisis".

La presencia de Laya en la ciudad colombiana de Cúcuta llevó a Maduro a mantener este domingo, en un discurso en televisión, que "el que quiera buenos tratos tiene que dar respeto y buen trato a Venezuela". "Vamos a revisar a fondo todas las relaciones con España, ya basta de agresiones. Vamos a responder de manera contundente cualquier agresión que venga, ya sea de palabra, acción, diplomática o política", señaló.

La andanada contra el viaje de la ministra ya se había manifestado previamente en otras manifestaciones del canciller venezolano, Jorge Arreaza, que aseguró en las redes sociales: "Toda una puesta en escena de la interminable obra sobre la obsesión con Venezuela. Dicen a los cuatro vientos que quieren ayudar en el diálogo, pero se autoanulan con las acciones".

Pero, a pesar de las constantes provocaciones, la ministra se limitó a replicar que "no estoy aquí para criticar o dar lecciones a Venezuela, estamos para dar una respuesta". "Cortar puentes y expulsar embajadores no ayuda al diálogo. España apuesta por el diálogo en un conflicto político que tienen que resolver los venezolanos", defendió, sin que ello haya servido para que Maduro limite sus exabruptos.

No se prevén otras respuestas de la responsable de Exteriores, que pidió "el mismo respeto que yo predico es el mismo respeto que yo exijo, ni más ni menos". Pero formalmente España ha transmitido su malestar al encargado de Negocios de Maduro, en la reunión convocada por Gallach, que también supone una contestación diplomática a la nota de protesta entregada a España, Alemania, Francia y Países Bajos, con la que el régimen acompañó la decisión de expulsar a la embajadora de la UE en Caracas, la portuguesa Brihante.

La reunión en el Ministerio de Exteriores se produce tras una semana de mucha tensión con Venezuela en la que se han cruzado dos 'conflictos'. La pugna que Maduro está librando con Bruselas, al declarar persona non grata a la jefa de la delegación de la UE en Venezuela, tras las nuevas sanciones contra funcionarios del régimen "por actos y decisiones que atentan contra la democracia", después de las elecciones de diciembre, y que han llevaron el jueves a la UE a responder al chavismo con su misma medicina y dejar a su jefa de misión sin estatus diplomático.

Y la que parece avivar con España, a la que, en medio de este tira y afloja, señala directamente, en una constante escalada, por la atención que Laya ha prestado al éxodo venezolano en Colombia, tanto con su visita como con su liderazgo en la Conferencia de Donantes, para atender sus necesidades económicas. En todo caso, indican desde Exteriores, España "se mantiene coordinada con sus socios europeos".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino