España pide nuevas medidas de mercado para ayudar al sector del vino y vacuno

España pide nuevas medidas de mercado para ayudar al sector del vino y vacuno

España pidió este lunes nuevas medidas de mercado para el vino y la carne de vacuno, dos sectores muy afectados por el cierre de restaurantes, hoteles y bares durante la pandemia de covid-19 y alertó sobre la situación de otros, como los de la carne de ovino o el cochinillo.

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) pasaron revista a la situación de los mercados agroalimentarios en una videoconferencia, donde también abordaron la propagación de la peste porcina, el acuerdo con el Mercosur y el despilfarro alimentario.

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, pidió a la Comisión Europea (CE) que active nuevas medidas de mercado para el sector del vino, cuya situación es preocupante por el cierre del canal horeca (restaurantes, hoteles y cafeterías) y su dependencia de la demanda externa.

VINO

Planas explicó que este año el sector vitivinícola presenta precios muy inferiores a los de las cinco campañas anteriores y que el aumento del consumo en el hogar no ha compensado las pérdidas del descenso de ventas en la restauración y en los mercados exteriores.

La incertidumbre sobre la próxima Navidad "puede agravar un contexto en el que los apoyos ofrecidos hasta el momento han resultado insuficientes", según un comunicado del Ministerio.

En ese contexto, España, y otros 12 países solicitaron la aplicación de medidas extraordinarias para 2020 y 2021.

El comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, admitió que el vino se encuentra todavía en una situación "precaria" y que "persiste la incertidumbre y la presión del mercado", pese a las medidas adoptadas este año para absorber parte del exceso de producción de 2019 a través de la destilación y el almacenamiento privado, explicaron a Efe fuentes europeas.

En ese contexto, se mostró abierto a prorrogar un año las ayudas acordadas, una medida que podría aplicarse retroactivamente desde el 16 de octubre de 2020.

VACUNO

Planas pidió también ayudas para la carne de vacuno, un sector que se encuentra especialmente afectado por la escasa demanda de piezas de alto valor añadido.

España, Francia, Croacia, Hungría, Letonia, Irlanda y Polonia ya pidieron el pasado octubre la adopción de medidas de mercado para este sector, sobre el que el ministro abogó por actuar "con la mayor celeridad posible" y a no limitar la ayuda al almacenamiento privado.

El comisario reconoció que la carne de vacuno es ahora la más vulnerable y que las incertidumbres sobre el Brexit son "una nueva amenaza" para el sector.

Sin embargo, aseguró que hay señales "positivas" por parte del sector minorista, que ha aceptado vender cortes de alto valor que normalmente van a restaurantes y servicios de catering.

El comisario consideró que las medidas excepcionales para los productos de origen animal "no están ahora justificadas" pero se comprometió a seguir vigilando la situación y a adoptar medidas si fuera necesario.

ACEITE DE OLIVA

Wojciechowski habló también del aceite de oliva y las dificultades que atravesaba ya desde antes de la pandemia por la alta oferta y las tensiones comerciales con los Estados Unidos.

Sin embargo, aseguró que "las previsiones más pesimistas no se han materializado" y que el consumo se ha mantenido "relativamente estable".

MERCOSUR

Austria presentó un documento, apoyado por Bulgaria, Rumanía, Luxemburgo y Eslovenia, que llama la atención sobre las implicaciones del acuerdo de libre comercio con el Mercado Común del Sur (Mercosur) para los productores europeos.

El comisario europeo aseguró hoy que sigue de cerca el debate en algunos países sobre un acuerdo que, según dijo, logra conciliar la necesidad de hacer concesiones con la salvaguarda de los intereses de los agricultores de la UE.

Subrayó además que el pacto también presenta importantes oportunidades para los productos agrícolas de la Unión.

En respuesta a las dudas planteadas por Austria, el comisario dijo que la Comisión hará un seguimiento estrecho de la evolución del mercado y que evaluará caso por caso las condiciones que puedan dar lugar a una perturbación grave.

Explicó asimismo que las exportaciones agroalimentarias del Mercosur están sujetas a una vigilancia constante y que la Comisión está colaborando activamente con las autoridades de esos países en relación con la protección de la selva amazónica y el fin de la deforestación.

Por último, indicó que la Comisión confía en que la implementación del acuerdo no conducirá al deterioro de las condiciones del mercado en la UE y que en el improbable caso de que esto sucediera, la Comisión daría el apoyo necesario a los agricultores, dentro de las disponibilidades presupuestarias.

Sobre los acuerdos comerciales, Planas dijo, por su parte, que España los apoya pero recalcó que "no podemos admitir que un producto fitosanitario prohibido en la Unión Europea sea empleado en productos que son importados por los Estados miembros", según un comunicado del Ministerio.

Insistió también en la necesidad de realizar un análisis profundo previo del impacto de estos acuerdos e incorporar y hacer efectivas las mismas regulaciones en materia social y medioambiental que son aplicables a las producciones comunitarias.

Planas solicitó asimismo a la Comisión que actualice los informes de impacto de los acuerdos comerciales con terceros países, especialmente el de Mercosur.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino