España desoyó las llamadas de la OMS y de la UE a hacer acopio de material sanitario

España desoyó las llamadas de la OMS y de la UE a hacer acopio de material sanitario

01/04 - 20:49 - La organización alerto a varios países europeos de que habría desabastecimiento. "Tenemos suficiente", respondió Salvador Illa

El Gobierno desoyó los llamamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la UE para hacer acopio de material sanitario durante los primeros compases de la expansión del coronavirus. A pesar de que La Moncloa tomó nota de las recomendaciones y las introdujo en uno de sus informes sobre la epidemia, el Ejecutivo no vio necesario hacer compras adicionales -preventivas- de material para "garantizar que los trabajadores sanitarios estén protegidos", como aconsejaba el organismo multilateral en un informe fechado el pasado 3 de febrero.

Sanidad tampoco vio pertinente aprovechar la "ventana de oportunidad" de la que avisaba el 11 de febrero la OMS para comprar un remanente de equipamiento -mascarillas, guantes, gafas protectoras, respiradores, batas quirúrgicas o camas, entre otros- que le permitiera afrontar un posible contagio masivo que, finalmente, se hizo realidad cuatro semanas después, a inicios de marzo.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez tampoco siguió la conclusión a la que llegaron los 27 socios de la Unión Europea el 13 de febrero: "Vigilar el riesgo de desabastecimiento de medicamentos y equipos importados desde China".

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se desmarcó ese mismo día de quienes querían hacer acopio por si acaso: "España tiene suficiente suministro de equipos personales de emergencia en este momento".

El ministerio añadía una frase en el comunicado en el que detallaba la posición de Illa: "Y se está trabajando para seguir asegurando existencias en caso de una ampliación del brote". Pero lo cierto es que no se hizo, y hasta después del anuncio del estado de alarma -14 de marzo-, el ministerio no se lanzó a comprar mascarillas y guantes a gran escala en el mercado chino.

LAS CONSECUENCIAS DE LA GESTIÓN

Ahora, España es el país con más profesionales sanitarios contagiados -más de 13.000- y vive una crisis de abastecimiento, tanto por falta de material como por los problemas logísticos que empiezan a surgir con los proveedores de China, el fabricante sanitario más relevante del mundo.

De hecho, los primeros test de diagnóstico rápido que compró el Ejecutivo resultaron fallidos al no alcanzar el 30% de fiabilidad. Y el conjunto de los analizados hasta ahora por la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica no llega al 50%.

¿El Gobierno podría haber realizado las compras antes? Sí, en cualquier momento. Pero es que, además, desde el 30 de enero el ministerio había asumido las competencias de "vigilancia de salud pública", ya que ese día la OMS había emitido su alerta de emergencia internacional por el coronavirus, incluyendo a todos los países de la UE.

La Ley General de Sanidad Pública, en su artículo 14, establece que la "gestión de alertas que procedan de la UE o de la OMS" es "competencia" directa y automática del ministerio, al igual que todas aquellas alertas "de carácter supraautonómico o que puedan trascender del territorio de una comunidad autónoma".

OMS: "¿TIENEN NUESTROS SANIRARIOS LO QUE NECESITAN?"

Así que en febrero, la autoridad competente sobre el coronavirus y su incidencia en los hospitales ya era, en ese sentido, el Ministerio de Sanidad. En ese mes, se minusvaloró internacionalmente el riesgo de la pandemia y hubo avisos puntuales a los que desatendió el departamento de Illa.

Para empezar, el 3 de febrero, sólo cinco días después de declararse la emergencia sanitaria, la OMS emitió un informe -Preparación estratégica y plan de respuesta al Covid-19- en el que aseguraba que "las medidas de prevención y control" son "absolutamente esenciales para garantizar que los trabajadores sanitarios estén protegidos" del virus.

Diez días después, todos los Estados miembros europeos llegaron a un acuerdo en el que reclamaron a la Comisión Europea "continuar examinando todas las posibilidades disponibles" para "facilitar el acceso a los equipos de protección individual (EPI) que necesitan los Estados miembros". Era una manera de evitar "la posible escasez".

La advertencia más clara y premonitoria vino poco después. La lanzó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus: "¿Tenemos suficiente oxígeno médico, ventiladores y otros equipos vitales? ¿Tienen nuestros profesionales sanitarios la capacitación y el equipo que necesitan para mantenerse seguros?".

"LOS PAÍSES DESARROLLADOS PODRÍAN SORPRENDERSE"

Estas preguntas, dijo, "marcarán la diferencia entre un caso y 100 casos en los próximos días y semanas". "Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es no, su país tiene una brecha que este virus explotará", profetizó con éxito. "Incluso los países desarrollados podrían sorprenderse", atajó.

No quedaron ahí las alertas que invitaban a hacer acopio de material sanitario, aunque sólo fuera por precaución. Los ministros europeos, en una reunión a la que acudió Illa, también acordaron anteponerse a la posible escasez de "equipos importados desde China", como recogió el Departamento de Seguridad Nacional español, dependiente de la Presidencia del Gobierno, en uno de sus informes sobre la "situación actual" de la epidemia de coronavirus.

La comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, aseguró entonces que ni los organismos internacionales ni las agencias europeas tenían datos que hicieran temer el desabastecimiento "en próximos meses". Pero, por si acaso, se puso en contacto con la industria europea, para asegurarse que podría hacer frente ante un aumento drástico de la demanda de mascarillas, guantes, batas, gafas protectoras, test o respiradores.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino