Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

España crece a un ritmo más rápido que las principales economías de la Unión, pero Bruselas le ha lanzado varias advertencias

España crece a un ritmo más rápido que las principales economías de la Unión, pero Bruselas le ha lanzado varias advertencias

España crece a un ritmo más rápido que las principales economías de la Unión, pero Bruselas le ha lanzado varias advertencias

Es frecuente ver cómo los dirigentes presumen del buen estado de salud de la economía española. La última en hacerlo ha sido Adriana Lastra, portavoz del Grupo socialista en el Congreso de los Diputados: “La economía española es la que más crece de la UE. Está por encima del resto de la UE”, dijo el pasado 27 de febrero. Es cierto que entre los grandes países de la zona euro España es el que más crecerá este año y el siguiente, según las últimas previsiones de la Comisión Europea, publicadas este mes de febrero. Sin embargo, las cifras no permiten hacer afirmaciones tan rotundas.

La economía española aumentará un 2,1% del PIB en 2019 y bajará hasta el 1,9% el año próximo. Alemania se situará este año en un 1,1% y aumentará al 1,7% en 2020. Las previsiones de Francia apuntan a un crecimiento del 1,3% a lo largo de 2019 y un repunte hasta el 1,5% el año siguiente. Mientras que la economía italiana - el principal dolor de cabeza hoy en día en Bruselas - crecerá a un raquítico 0,2% este año y a un 0,8% el siguiente.

España se sitúa, por tanto, por encima de la media de la zona euro (1,3% del PIB) y de la media de la UE (1,5%). Y lo seguirá estando en 2020. Pero si echa un vistazo a los países de la eurozona, Malta (5,2% del PIB); Irlanda y Eslovaquia (4,1%) ; Chipre (3,3%); Letonia y Eslovenia (3,1%); Estonia y Lituania (2,7%); Luxemburgo (2,5%) y Grecia (2,2%), crecerán más que la economía española en 2019 y también lo harán en 2020. Entre los países que no comparten la moneda única, sólo Dinamarca y Suecia estarán por debajo de España.

España crece a un ritmo más rápido que las principales economías de la UE (en 2018 con un crecimiento del 2.5% del PIB), pero Bruselas le ha lanzado a finales de febrero varias advertencias. Avisa, principalmente, del alto nivel de deuda (sigue estando por encima del 90% del PIB) y de la elevada tasa de paro - sobre todo entre los jóvenes - y un alto porcentaje de contratos temporales.

Bruselas también advierte de que el riesgo de pobreza y exclusión social en España sigue siendo elevado, particularmente entre los niños, los trabajadores temporales y los menor preparados. Y en este sentido, la Comisión Europea considera que el incremento del salario mínimo que acaba de aprobar el Gobierno de Pedro Sánchez ayudará a reducir los niveles de pobreza, aunque al mismo tiempo, puede perjudicar la creación de oportunidades de trabajo para los jóvenes.

Para revertir la situación, la Comisión Europea, recomienda al Gobierno español aumentar la inversión en I+D y en energías renovables y entre las medidas más concretas que debe llevar a cabo, Bruselas quiere que se incrementen las interconexiones energéticas con el resto de Europa y terminar el corredor Mediterráneo . Reformas que se han ralentizado, en parte, por el contexto político que vive el país. El cambio de gobierno en junio del año pasado por la moción de censura y la convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril han tenido un impacto, a ojos del Ejecutivo comunitario.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino