España aspira al reencuentro con el nuevo Estados Unidos

España aspira al reencuentro con el nuevo Estados Unidos

El Gobierno celebra la vuelta de Joe Biden al multilateralismo abandonado por Donald Trump y quiere ampliar su relación con EEUU, muy debilitada tras la etapa del ex presidente norteamericano

La relación de España con Estados Unidos ha sido de lo más accidentada en los últimos tiempos. Y no sólo por los cuatro últimos años de mandato de Donald Trump. A la luna de miel que protagonizaron José María Aznar y George W. Bush le siguió una etapa muy complicada con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La primera decisión del nuevo Gobierno socialista que se constituyó en 2004 fue retirar de forma fulminante las tropas de Irak. Y la primera y compleja llamada que tuvo que hacer el entonces ministro, Miguel Ángel Moratinos, tras tomar posesión en La Zarzuela, fue al secretario de Estado Colin Powell, a primera hora de la mañana en Washington. Moratinos le anunció con un hilo de voz que "el nuevo presidente" había decidido abandonar a la coalición internacional encabezada por Estados Unidos y "sacar de inmediato las tropas de Irak". Recuerdan fuentes de Exteriores que pocos días después, fue el propio Joe Biden (cuando era presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano) quien le dijo en persona a Moratinos que la relación entre los dos países desde aquel momento "no iba a ser fácil".

Después llegó Donald Trump y los puentes que reconstruyó durante su mandato Barack Obama terminaron por debilitarse.

Por todo ello, Pedro Sánchez y la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aspiran a abrir una nueva página en las relaciones de España con el gigante americano. Al reencuentro tras años de desencuentros. Una "nueva relación bilateral y un nuevo trabajo de cooperación, diálogo y entendimiento para impulsar la resolución de muchas cuestiones del mundo que llevan mucho sin respuesta", como dijo la ministra el lunes en la Conferencia de Embajadores.

El equipo del Palacio de Santa Cruz -sede de Exteriores- está ya en contacto con la nueva Administración Biden. Pero el trabajo de fondo está por hacer. La primera conversación entre Sánchez y Biden todavía no se ha producido.

El Gobierno considera que con Biden va a ser más sencillo "ampliar" e "intensificar" las relaciones transatlánticas con España. La jefa de la diplomacia española celebra la vuelta de Estados Unidos a multilateralismo y a las organizaciones internacionales.

Y también aspira a que mejore de forma muy importante la relación de la Administración estadounidense con la Unión Europea, no sólo con el Reino Unido, ahora fuera de la Unión.

Fuentes de Exteriores celebran que Biden va a poner fin "al unilateralismo puro y duro" de Trump. Pero también añaden que no pueden hacerse "demasiadas ilusiones" porque Estados Unidos sigue estando más del lado del proteccionismo que de la apertura comercial, sea su presidente Trump o Biden.

De hecho, en materia de comercio internacional, España cree que Estados Unidos será "prudente" a la hora de abrirse más a Europa, como también lo fue Obama.

EEUU es el primer socio comercial de España fuera de la Unión Europea y el primer inversor extranjero también al margen de la UE. Así que un leve cambio en las políticas y un mayor acercamiento pueden suponer muchos miles de millones de euros para las empresas españolas.

Pendiente está una renegociación de los aranceles del acero europeo o de las aceitunas españolas que Trump ha mantenido en niveles muy altos. Exteriores espera que a partir de ahora haya "más espacios para el diálogo" para abaratar la exportación de estos productos, así como del vino y del jamón. Aunque reconoce que el camino a recorrer será muy complicado.

Además, apuntan desde Exteriores, "la pulsión contra China va a continuar", aunque Biden cambiará la táctica y buscará alianzas comerciales más allá del Reino Unido para enfrentarse al gigante asiático.

En cuanto a la seguridad y la defensa, desde el Gobierno resaltan que es ahora mismo el área de la relación bilateral que mejor funciona y que no se ha visto resentida durante el mandato de Trump. EEUU está interesado en ampliar las bases de Rota y Morón. Próximamente se retomarán estas conversaciones.

Marruecos y el Sáhara Occidental pueden ser a partir de ahora un punto de colisión con EEUU. Trump ha acabado su mandato reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara a cambio del reconocimiento por parte de Marruecos de Israel. España tendrá ahora que lidiar tanto con Rabat como con Washington para mantener su buena vecindad con el Reino alauí sin abandonar su tradicional posición ante el Sáhara.

En Latinoamérica, España espera que Biden busque una entente con la UE para conformar una posición común sobre Venezuela y Cuba, para intentar forzar en ambos países una transición hacia la democracia, pero en diálogo con los gobiernos actuales y con la oposición con el objetivo de impulsar una transición pacífica.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino