Emmanuel Macron endurecerá la ley antiterrorista tras el último atentado y las críticas de Marine Le Pen

Emmanuel Macron endurecerá la ley antiterrorista tras el último atentado y las críticas de Marine Le Pen

La policía podrá hacer registros en caso de "amenaza grave", controlará durante dos años a los terroristas cuando salgan de prisión y vigilará las conversaciones y las redes sociales de los sospechosos

Jamel Gorchene, el tunecino que degolló a una policía, no pertenecía a Al Qaeda ni estaba fichado por los servicios de inteligencia que vigilan a los musulmanes que se radicalizan. Estaba todo en Facebook. Por eso, el Gobierno francés prepara una ley para que la policía pueda husmear los algoritmos de los sospechosos. Entre otras cosas.

Intenta responder así a la oposición que tacha de blando en cuestiones de seguridad al presidente, Emmanuel Macron. Un asunto decisivo para los votantes a un año de las presidenciales. Su máxima rival, Marine Le Pen, no esperó ni al levantamiento del cadáver de la víctima para arremeter contra el "laxismo" gubernamental. El portavoz del Ejecutivo la llamó ayer "buitre" y acusó al resto de la oposición de "mimarla" para que gane.

El asesino era lo que Gilles Kepel, politólogo experto en islamismo, describe como un "yihadista de ambiente" que no pertenece a Al Qaeda o Daesh, ni obedece consignas, ni mantiene contactos con otros. La exploración policial del Facebook del terrorista permite precisar cuándo se radicalizó. Fue unos días después de que un joven de origen checheno degollara al profesor Samuel Paty, en otro pueblo de este mismo departamento de Yvelines...

El 24 de octubre de 2020, Gorchene rebota un montaje que proclama "Yo soy Mahoma". Y este texto: "¡Musulmanes, vamos a responder a los insultos de Francia y de Macron contra nuestro profeta Mahoma, el poderoso y majestuoso". También se abonó a los sermones del jeque qatarí Ali Alqaradaghi, crítico habitual de las presuntas políticas islamofóbicas de Occidente.

Cinco años atrás, a raíz de los atentados de París, en cambio, había sustituido el fondo de la foto de su perfil por los colores de la bandera de Francia, en homenaje a las víctimas de la masacre. También había grabado el paso del Tour y la euforia tras la victoria de la selección gala en el Mundial de fútbol.

El fiscal antiterrorista, Jean François Ricard, aportó ayer más datos del caso por el que han sido detenidos el padre, dos primos y una pareja que le albergó. Se sabe que tuvo problemas de depresión en febrero (fue al médico) que sus parientes pudieron percibir durante una visita a su Túnez natal hace dos meses.

Entre el teléfono y las cámaras de vigilancia callejera se sabe que el viernes acudió a rezar, merodeó por la comisaría, siguió a su víctima cuando la funcionaria salió a cambiar el tíquet de aparcamiento, se puso los auriculares para escuchar cánticos religiosos y, cuando la policía entraba en comisaría, la empujó, la sujetó y le asestó dos puñaladas con un cuchillo de 22 cm de lama. Eran las 14:25 del viernes. Varios testigos oyeron su grito de guerra, "Alá es grande". Dos disparos de otro agente, acabaron con su vida.

Detectar ese "género de perfil, común en ocho ataques" cometidos en Francia desde la matanza en la Prefectura de Policía de Octubre de 2019, "es muy complicado", reconocía el sábado, el coordinador nacional de información, Laurent Núñez.

Por eso, el ministro de Interior, Gérald Darmanin, anunció que el miércoles llevará al consejo de ministros una nueva ley antiterrorista. "Debe permitirnos ser más eficaces en el terreno de la tecnología que emplean los terroristas (...) y recurrir a los algoritmos", declaró el ministro a 'Journal du Dimanche'. Así el asesino de Samuel Paty no fue detectado aunque comunicaba regularmente con Siria... Usaba Instagram.

Además, se creará el criterio de "amenaza grave" que bastará para registros domiciliarios. Habrá un control administrativo durante dos años para los condenados por terrorismo al salir de prisión y se facilitará la intercepción de conversaciones vía satélite.

Veremos cuanto de todo esto pasa el filtro del Parlamento y del Consejo constitucional. Todo menos ser acusados de "laxos" por Marine Le Pen. La líder de la extrema derecha zurró al presidente el viernes, al poco del atetado: "Macron es el caos. Lo que hay que preguntarse es cómo el agresor estuvo 10 años clandestinamente en Francia y cómo fue regularizado. Las medidas del Gobierno no están a la altura. Seguiremos llorando por las víctimas mientras no se expulse a los clandestinos. Hace falta más firmeza para acabar con los islamistas".

Ayer, el portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, respondió con dureza: "Cada atentado tiene sus víctimas, sus sufrimiento y sus buitres (...) parece que toda la oposición de derechas e izquierdas miman a Le Pen. Estiman que si sale elegida provocará tal sobresalto que les permitirá renacer. Es un acto de cinismo absoluto".

Todas las encuestas señalan a día de hoy que las presidenciales del año próximo se las disputarán los mismos que en 2017, Macron y Le Pen, con leve ventaja para ésta. El 86% de los franceses opinan que la lucha contra la inseguridad será importante a la hora de decidir su voto, cifra que sube hasta el 98% de los votantes conservadores y un 99% entre quienes votan a Le Pen.

Un 81% de quienes se decantan por esta última están seguros de su voto. En cambio sólo el 60% de los electores del presidente afirman que no cambiarán de papeleta. Macron necesita todos los votos de quienes se definen como conservadores.

Por eso, su ministro de Interior presumía ayer de la expulsión de Francia de 575 fichados como radicales desde 2017 o del cierre de 20 escuelas coránicas clandestinas. En el mismo paquete van la reforma de Schengen, el control en las fronteras con España e Italia donde 12.288 y 23.537 sin papeles han sido rechazados desde noviembre. Y la guerra contra el tráfico de cannabis. Todo junto. Porque "hay que dejar de negar el vínculo entre terrorismo e inmigración" declaró ayer la presidente conservadora de la región Isla de Francia, Valérie Pécresse. Lo que siempre defendió Le Pen. Lo que ya no refuta Macron.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino