Embajador de Colombia en China hace balance de la relación comercial

Embajador de Colombia en China hace balance de la relación comercial

Según Luis Diego Monsalve, la navegabilidad del Magdalena o el canal del Dique están entre las prioridades para las firmas de ese país.

En los últimos años se ha visto cómo la relación entre Colombia y China no hace más que crecer.

La cooperación con las vacunas ha sido de lo más llamativo en los últimos meses, mientras que más sectores en el país buscan ese mercado para exportar. Y en inversión, este interés es tal que, según el embajador de Colombia en China, Luis Diego Monsalve, siempre vamos a ver varias empresas de ese país licitando por los grandes proyectos de infraestructura.

¿Cómo está la relación entre China y Colombia?

El presidente Iván Duque hizo la apuesta en su primer año de viajar a China, y eso fue clave, en un contexto en el que para gran parte de América Latina, es su primer mercado. Colombia fue tímido y en las últimas décadas se centró en EE. UU. y Europa y no aprovechó la oportunidad de entrar rápido allá, pero nunca es tarde, pues es un país que sigue creciendo y tiene una gran capacidad de consumo.

¿Cuáles son los sectores con más potencial?

Para todos los productos agrícolas y comestibles, el gran mercado mundial hoy es China. En el tema comercial, Ecopetrol es una empresa que lleva años haciendo un muy buen trabajo acá, pero ahora hay muchos sectores que miran con interés, como el café, que crece a doble dígito cada año y va a ser uno de los productos clave.

También desde el año pasado entró el aguacate y la banana, así como otros que aún no están como la carne. De hecho, se apuesta a que este año tengamos la aprobación para traer carne bovina y de cerdo, falta solo una visita técnica. En definitiva, para todo lo que sea del agro, frutas tropicales, limón y demás, este es el mercado perfecto.

¿China es accesible para todo tipo de empresas?

Muchas de las empresas y países que exportan empezaron con niveles bajos y fueron creciendo, es decir, es un mercado para todo tipo de clientes. Es falso que si no se envían 100 contenedores no se puede llegar. Si Argentina o Uruguay, que están más lejos han podido, por qué nosotros no.

¿Cuáles han sido las razones de este rezago?

Temor y que no hemos sido agresivos con este mercado, pero creo que ya hay varios sectores muy enfocados. Además del agro, empresas de productos elaborados como galletas, chocolate o licores tienen mucho espacio y han venido trabajando. No es un mercado fácil, pero es muy grande. Colombia importa US$10.000 millones y exporta US$3.000 o US$4.000 millones, la posibilidad de crecer es enorme.

Lo que se ve es que la pata de inversión sí que se ha desarrollado más...

Sí. El comercio tiene mucho futuro, pero es un trabajo lento que irá llegando, mientras que lo más inmediato es la inversión, pues Colombia está en un momento maduro, con reglas estables, y eso se ha reflejado en los proyectos con participación de China.

Las empresas chinas le apuestan a proyectos de transporte e infraestructura, y también han ido aprendiendo a trabajar en otros países, y es por eso que vemos cómo ganaron licitaciones como la del Metro o Regiotram. También son muy fuertes en renovables o en minería. Tienen la capacidad técnica para estar en cualquier licitación.

¿Qué viene para el futuro?

Están muy interesados en la navegabilidad del río Magdalena y Canal del Dique, y estoy seguro que van a participar en las licitaciones, al igual que concursarán en proyectos de carreteras o aeropuertos. En gran parte de los proyectos que se vayan sacando este año y el entrante, siempre vamos a ver tres o cuatro empresas chinas participando y ganando.

En otro punto que venimos trabajando es que más compañías chinas vean a Colombia como centro de operaciones para la región. En general hay mucho interés.

¿Cómo va la iniciativa de la Franja y la Ruta?

Está muy cerca. Cuando vino Duque se propuso la iniciativa China-Colombia, con un plan más detallado. Por la pandemia no se ha podido ejecutar tan rápido como se quería, pero está en la mesa y que será una decisión que se tomaría en algún momento de aquí al año entrante.

¿La pandemia impulsó la cooperación entre ambos?

En un primer momento fue muy fuerte por todo el tema de equipos sanitarios, y la mitad de lo que se compró fuera venía de China. Y, por supuesto, respecto a las vacunas hicimos un trabajo muy grande el año pasado, no es cierto que los contratos se firmaran a la carrera, sino que los contactos venían ya del año pasado.

Entre febrero y mayo, el 60% de las vacunas que se pusieron son de Sinovac, gracias a que a diferencia de otros gobiernos, el de China pidió que se tuviera disponibilidad para exportar las dosis, y para Colombia hubo una deferencia especial.

¿El colombiano ya le ha perdido el miedo a los productos chinos?

Sí, cada vez más. En China hay realidades que son muy distintas frente a hace 20 años. En temas tecnológicos o de automoción, sus productos ya no tienen nada que envidiar a los de un país occidental. Y lo otro es que siempre se le veía como el fabricante de manufacturas baratas y con temas de explotación u obras de mano baratas, pero realmente hoy esta es más cara que en Colombia, lo que hace que muchos sectores estén en países como Vietnam, con inversión china.

¿Colombia realmente está en el foco China?

Muchas empresas chinas tienen mucho interés de Colombia, y creo que llegó la hora de que el país esté en el foco de sus firmas. Así que yo creo que sí, es un país muy interesante para ellos y hoy en día muchos de los proyectos más atractivos para ellos están aquí.

¿Qué temas se van a mover en la relación?

Se va a dinamizar mucho la educación con más colombianos viniendo a estudiar a China a través de becas que están surgiendo. Y, por supuesto, al igual que avanza el comercio y la inversión, creo que habrá una cooperación mucho más cercana.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino