El TLC con EEUU va depender principalmente de Brasil”

El TLC con EEUU va depender principalmente de Brasil”

Entrevista a Gonzalo Oleggini: El experto en negocios internacionales valoró el planteo hecho por el gobierno electo aunque la respuesta no fue la que se esperaba

Pasó casi que desapercibido porque coincidió con la presentación del anteproyecto ley de urgente consideración. Estados Unidos dijo no a la consulta del gobierno electo sobre la posibilidad de avanzar en un TLC bilateral. En los papeles ahora el camino sería negociar en conjunto con el Mercosur. En diálogo con El Observador, el director de la Escuela de Comercio de la Cámara Nacional de Comercio, Gonzalo Oleggini diosu punto de vista sobre el tema y las dificultades que ello plantea. El experto también se refirió a la situación del Mercosur y a las alternativas que tiene Uruguay pensando en cerrar nuevos acuerdos de manera rápida con otros países para poder diversificar y mejorar las condiciones de acceso a los principales mercados del mundo. Lo que sigue es un resumen de la entrevista realizada.

El gobierno electo consultó a EEUU por la posibilidad de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) de manera directa. Haceunos días este país dejó a entrever la idea de negociar un acuerdo, pero en conjunto con el Mercosur. ¿Cómo hay que leer eso?

En principio hay que analizar lo positivo de la pro actividad del nuevo gobierno porque no asumió y ya lo que hizo fue tantear una situación para no esperar. El Uruguay no tiene más tiempo para negociar tratados.

Tenemos que empezar a hacer algo ya y creo que esto es un paso proactivo en decir ¿esta puerta está abierta o no? ¿El tren pasa o no pasa? Se hizo la consulta y EEUU dijo que el camino con Uruguay es el TIFA. Remitió a un acuerdo que se generó en aquella negociación del famoso ―primer tren‖. Lo que dice es que un TLC por el momento no está arriba de la mesa. Eso no quiere decir que no exista. Después queda el otro camino que es Mercosur-EEUU y ahí va a depender principalmente de Brasil. Brasil ha dado buenas señales en ese sentido, pero es un camino más largo, más complejo. Y tenemos a Argentina como un obstáculo para esa negociación porque no va a ser un país fácil de convencer para una negociación con EEUU. El escenario hoy es que el TLC Uruguay-EEUU es un tren que no pasa.

El gobierno de Donald Trump no ha firmado acuerdos bilaterales y se ha dedicado últimamente a revisar acuerdos ya existentes con una lógica proteccionista. ¿Era momento para hacer el planteo?

Uno podría pensar que con el gobierno actual capaz no era el mejor momento. Otro es que en año electoral el sistema político norteamericano no se quiere atar a una negociación comercial, y menos con un país de baja relevancia como Uruguay. Pero creo que básicamente lo que hizo el nuevo gobierno fue explorar si existía la posibilidad. Si hubieran contestado que sí tampoco quería decir que se iba a empezar a negociar mañana. Sirve para ver qué se empieza a descartar. Lo importante es ver el escenario. Uruguay necesita entre seis y siete acuerdos comerciales con las potencias básicas, que muchas son compradoras nuestras, para tratar de no pagar esos US$ 300 o US$ 400 millones de aranceles. Si tuviera que elegir por eso, iría primero a China y no a EEUU, pero por algún lado hay que empezar. La actitud fue buena y la respuesta no fue la que se esperaba.

¿La firma de TLC es la única manera de reducir aranceles que tiene Uruguay en el mundo?

El único instrumento que la Organización Mundial de Comercio (OMC) hoy tiene como para reducir aranceles y cuotas es a través de su artículo 24 que remite a zonas de libre comercio o uniones aduaneras. Son los dos caminos que reconoce entre países miembros. Hoy casi todo el mundo fuerte del comercio es miembro de la OMC. La unión aduanera es un instrumento más complejo. ¿Qué me queda? Los TLC. No hay otro camino.

El escenario actual dice que para negociar con Estados Unidos habría que hacerlo en conjunto con Brasil y también con Argentina. No parece algo fácil, por no decir imposible

Parece casi que imposible. Hace un tiempo teníamos a Argentina queriendo un TLC y a Brasil que no quería. Ahora es al revés, Brasil puede llegar a querer y Argentina no. Prefiero el escenario Bolsonaro-Fernández que el de Dilma -Macri. Eso porque Brasil tiene más peso político. Si Brasil quiere el tratado, si el ministro de economía (Paulo)Guedes y (Jair) Bolsonaro lo quieren, lo van a empujar.

¿Qué puede pasar con Argentina?

Hay muchas opciones. Es un tema de pensar y de tener creatividad. El camino uno es la negociación sin Argentina que es un caso complejo y que va a depender de la fuerza de Brasil. El segundo paso es que negocien todos y el que quiera no lo ratifica. El acuerdo empieza a funcionar cuando el parlamento de cada país lo ratifica. Entonces, no funciona para Argentina y funciona para Uruguay, Brasil y Paraguay

¿Hacia dónde va el Mercosur?

Como Mercosur es difícil. Cada vez soy menos hincha, más cuando uno ve el funcionamiento de la Unión Europea. Después de 30 años de firmar un acuerdo faltan cosas esenciales. Por ejemplo, infraestructura. No tenemos una buena comunicación ni siquiera entre nosotros. Una de las rutas que mueve la mayor cantidad de camiones entre Uruguay y Brasil tiene una vía sola. Tenemos una visión muy egoísta de la integración

Dónde habría que poner foco primero ¿En Asia sobre el Pacíficoy en China en particular?

La prioridad es la diversificación más que el lugar. Tener un comercio que dependa de China, de Corea, de Japón, de EEUU, de Europa. Si se cae alguno trato de recomponer con otro. No podemos hacernos chino-dependientes. Lo vemoscon la carne. Es un episodio muy claro de lo que nos va a pasar en el futuro. Los chinos empezaron a crecer, empezaron a comprar carne y cuando se volvieron clientes del 40%, 50% de la carne de Uruguay dijeron: ̳Ah, ahora quiero pagar menos‘. Y no queda otra que se sentarse a negociar porque es la mitad de lo que vendés.

¿Uruguay debería apostar a la lógica bilateral, a negociar acuerdos por cuenta propia?

Lo que pasa que ahí encontramos la limitación del Mercosur que dice que las negociaciones son en bloque.

Pero en la medida de lo posible no habría que buscar ese camino. La experiencia muestra que de otra manera se está siempre en lo mismo.

Yo creo que sí. Cuando esto iba a estallar y el partido iba 0-0 hace 200 minutos el Mercosur hizo un gol que fue el acuerdo con Europa. Ahí se acallaron las voces. Pero si vamos a estar 15 años más para hacer otro... Las negociaciones con la Unión Europea fueron un gol en un partido que estaba chato. Pero yo quiero un 4-0, quiero más goles y lo necesitamos rápido. Ya habría que estar pensando en un próximo acuerdo y eso no pasa. Es un problema.

Siempre se está atado al Mercosur

El Mercosur nació como una zona de libre comercio. Después el exitismo nos llevó a avanzar para transformarnos en una unión aduanera. Ese fue el error. A Uruguay el camino que le queda es tratar de volver a la zona de libre comercio en el Mercosur. Para poder negociar con terceros y solo, tenes que salir del sistema de unión aduanera. El tema es cuál va a ser la reacción de Brasil frente a eso. La otra es convencer a los socios para firmar acuerdos Mercosur. El tema es que ese camino no ha funcionado.

China anunció a fines del año pasado la Asociación Económica Integral Regional que está en etapa de ratificación. ¿Esa zona de libre comercio supone seguir perdiendo posiciones frente a competidores directos?

El problema más grave es que cuando se negocia un TLC se negocia por un plazo, por ejemplo 10 años. En esos 10 años el arancel de un producto que hoy es 30% va bajar a 0%. Baja de 30% a 27%, de 27% a 24% y así hasta 0. Cuando el acuerdo arranca no tenes impacto de la competencia. A medida que pasa el tiempo eso te termina afectando. Los países que se quedan quietos pierden, en este caso es el Mercosur con Uruguay adentro. Australia firmó ese acuerdo hace un par de años y el calendario ya empezó a correr. Dentro de 7 u 8 años van a pagar 0% para un montón de productos que hoy pagan 15% o 18% y queantes pagaban 25%. La brecha se va a hacer más grande.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino