El sueño del Uruguay petrolero se aleja por malos resultados y falta de dinero

El sueño del Uruguay petrolero se aleja por malos resultados y falta de dinero

Hay expectativas muy moderadas para adjudicar contratos en el mar; buscan nuevos jugadores para exploración en tierra tras percance de Petrel Energy

"Sería como un golazo de Suárez en la final de Rusia a los 95 minutos y contra Argentina". Así definió una fuente oficial consultada por El Observador el significado que tendría la eventual adjudicación en el corto y mediano plazo de un nuevo contrato para la exploración y explotación de hidrocarburos en la plataforma marítima (offshore).

Aunque existe cierta cuota de optimismo, la realidad marca que los precios del crudo -todavía bajos- han llevado desde hace ya un par de años al repliegue de los proyectos de búsqueda de mayor riesgo y costo, como los offshore. Así, hubo grandes ajustes y recortes de inversiones a nivel mundial, que a la larga acotan las posibilidades de Uruguay para sumar nuevos jugadores.

En el otro frente, la búsqueda de hidrocarburos en tierra (onshore) había generado expectativas a partir de algunos hallazgos recientes en la cuenca norte. Sin embargo, con el paso de los meses, las posibilidades de encontrar petróleo en condiciones de ser comercializado se fueron desvaneciendo. A eso, se sumó esta semana la decisión de los accionistas de la australiana Petrel, que suspendieron el apoyo financiero al proyecto en Salto y Tacuarembó.

Apuesta difícil

En lo inmediato, las expectativas de ANCAP están depositadas en el cierre de la Ronda Uruguay III previsto para la próxima semana.

Ese llamado licitó 17 áreas en el mar con requerimientos menos exigentes, tanto para la calificación de empresas como para el programa exploratorio, en comparación a rondas anteriores. Eso con el objetivo de ampliar el abanico de potenciales interesados a compañias medianas y relativamente chicas. A comienzo de mes cerró la etapa de calificación y el próximo 26 se presentarán las ofertas.

En ANCAP se considera como "difícil" que se presente alguna oferta. Una de las fuentes consultadas por El Observador recordó que todo el offshore de Argentina y la cuenca de Pelotas en Brasil no han recibido ofertas de empresas petroleras internacionales desde hace más de 20 años.

Por eso, se entiende que el solo hecho de cerrar un contrato de área adjudicada sería "un éxito rotundo". Todos los proyectos necesitan financiamiento y hoy ese dinero para exploración no está disponible. Además, son inversiones de alto riesgo que no aseguran retorno. En el caso de Uruguay se suma que sus cuencas son de muy alto riesgo exploratorio, con 20% de probabilidades de acierto, y el no haber encontrado petróleo aún.

Pese a ello, en ANCAP se valoran los avances que se han registrado en todas las áreas del conocimiento científico del mar. El ente ha vendido información sísmica por unos US$ 36 millones en casi 10 años.

Shell emprende retirada

La francesa Total y Exxon Mobil, realizaron en 2016 un pozo exploratorio en el mar y no encontraron petróleo. Ese resultado llevó a que entregaran la zona adjudicada en 2017.

En la actualidad la única compañía que sigue adelante es Tullow OIL- Inpex-Statoil (bloque 15). Esta empresa solicitó una nueva prórroga que fue otorgada por ANCAP y el Ministerio de Industria para el procesamiento y la interpretación de la última sísmica 3D en su poder, tarea que le insumirá gran parte de este año.

Una vez vencido ese plazo deberá decidir si pasa a una segunda fase, que implica realizar al menos una perforación en aguas ultraprofundas, similar a lo realizado por Total. Ese paso le insumió a la francesa una inversión de US$ 160 millones, pero sin éxito alguno.

Muy distinta es la posición de Shell (bloque 8, 9 y 13) que vencidos los plazos decidió a inicios de año no pasar a la etapa de perforación de un pozo. Hoy está recorriendo los distintos procesos burocráticos para dar por cerrada su participación en la plataforma marítima.

La multinacional holandesa también había firmado un memorándum de entendimiento con el gobierno para negociar en exclusividad la eventual construcción y operación de una planta regasificadora den Puntas de Sayago. La empresa solicitó en marzo más plazo para tomar la decisión final de inversión, hasta tener certeza de que podría contar con empresas privadas argentinas como clientes, pero el gobierno no accedió.

Nuevos jugadores

La australiana Petrel Energy (principal accionista de Schuepbach International) es la única compañía que tenía en curso trabajos avanzados de exploración de hidrocarburos. Pero los problemas financieros, tras haber gastado más de lo presupuestado, la han obligado a suspender momentáneamente sus planes en Uruguay.

En diálogo con El Observador, el expresidente de ANCAP y experto en hidrocarburos, Andrés Tierno Abreu dijo que la situación planteada por Petrel Energy no le causó sorpresa.

"Se estaba viendo desde hace tiempo que había algún problema para conseguir fondos. Los estaba poniendo solo Petrel y la otra compañía (Schuepbach) actuaba como operadora. Al haber tenido un primer pozo seco (Cerro Padilla) y no tener los fondos ya comprometidos, las cosas se iban a poner difícil para conseguirlos", apuntó.

La australiana tenía previsto retomar los trabajos entre abril y mayo. Para eso gestionaba financiamiento por unos US$ 4 millones con sus accionistas, que le permitieran iniciar una tercera perforación, pero no pudo conseguir los fondos.

"Conseguir otro socio es un proceso largo. Van a tener que convencerlo para que le guste la zona, cuando el resultado del primer pozo es negativo. La única cosa positiva es que los geólogos acertaron que podía haber un sistema, pero el sistema no producía petróleo. Era una cuestión muy marginal", dijo Tierno.

Por su parte, la ministra de Industria, Carolina Cosse dijo el jueves en rueda de prensa que la empresa tiene un contrato con ANCAP que debe cumplir bajo determinadas condiciones. "Si para cumplirlas tienen que recoger más capital no es un problema nuestro", dijo la jerarca.

Otra de las empresas que realizó algunos trabajos en tierra de manera reciente fue la francesa Total en el departamento de Artigas, pero la compañía entregó el año pasado el área que le había sido adjudicada.

Según supo El Observador, en ANCAP se está trabajando para tratar de integrar nuevas empresas internacionales al mapa local de la exploración onshore, pero al igual que ocurre con el offshore la situación no es fácil.

Miguel Noguez y Andrés Oyhenard

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino