Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

El pulso Lenin-Correa marca la crisis de Ecuador

El pulso Lenin-Correa marca la crisis de Ecuador

04/10 - 15:40 - Ecuador se parece a sus volcanes, casi siempre suaves y tranquilos. Hasta que estallan. Y cuando lo hace es incontenible, como demuestra la Historia: ocho presidentes en una sola década, varios de ellos tumbados por golpes de estado y por protestas, como las que vive en las últimas horas.

Bogotá - Las medidas económicas proclamadas el lunes por el presidente Lenín Moreno, que incluyen la subida del precio del combustible, provocaron de inmediato el estallido callejero de los transportistas y la consiguiente proclamación del estado de excepción durante dos meses.

Autobuses, taxis y el servicio escolar no sólo dejaron de funcionar de inmediato, sino que se convirtieron en barricadas en medio de las calles. La huelga nacional consiguió paralizar parte de las actividades económicas, también la educación y el ocio, como si se tratase de un remake de aquellos años llenos de tensión. La violencia se apoderó de algunas zonas, como el sur de Quito o Guayaquil.

"La tarea de mi presencia es evitar que aquellos que saquearon el país sigan saqueando el Ecuador. No lo vamos a permitir. A estos golpistas de siempre, el Ecuador les está diciendo no. Que se acojan a las consecuencias", clamó Moreno, decidido a cambiar la Historia, tras viajar a Guayaquil, la segunda ciudad del país, en donde se produjeron disturbios y saqueos para un total de 150 detenidos y 21 policías heridos, según datos oficiales. La cifra se elevó más tarde a 275 capturados por todo el país.

Los dirigentes del transporte, famosos por sus artimañas y poco queridos por el pueblo, ordenaron el paro nacional y el bloqueo de calles. Al precio que sea, como siempre. Desde el primer momento contaron con el respaldo pleno del ex presidente Rafael Correa, líder de Revolución Ciudadana y antiguo jefe político de Moreno, hoy enemigos irreconciliables. Desde su exilio en Bélgica, donde huye de la justicia ecuatoriana, el político que puso fin a la larga cadena de presidentes dimitidos o cesados exhortó a sus seguidores a continuar en la lucha: "Venceremos, todo es cuestión de tiempo. A resistir, compañeros. Aguanten ecuatorianos, que la revolución ciudadana va a volver".

La medida más polémica es, sin duda, el nuevo precio de la gasolina extra, la más consumida en el país, que pasa a costar 2,22$ el galón (3,78 litros) desde 1,85$ anterior gracias al subsidio del Estado. Mayor es el incremento del diesel, que pasa de 1,03$ por galón a 2,27$. El paquetazo incluye la reducción del periodo vacacional de los empleados públicos (de 30 a 15 días) y el ajuste a la baja en el salario de los trabajadores ocasionales. El Fondo Monetario Internacional (FMI) acudió a principios en marzo con un préstamo de 10.000 millones en ayuda del gobierno de Lenín, antiguo vicepresidente de Correa, pero le exigió acometer estas medidas económicas.

De la tensión se pasó de inmediato a los disturbios, con gran presencia policial y militar en las calles. La contundente acción de las fuerzas gubernamentales provocó la "preocupación" de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), ante el "uso excesivo de la fuerza, como evidencian las imágenes de represión a las protestas sociales". Al menos una veintena de heridos, además de 20 periodistas agredidos, marcaron la primera jornada (jueves) de disturbios y abundantes cortes de circulación.

Ayer, durante la segunda jornada, las Fuerzas Armadas sorprendieron al país ofreciendo a los ciudadanos transporte gratuito por todo el país. El seguimiento fue desigual por todo el país, con el gobierno sumando zonas a su control pese a que organizaciones indígenas se sumaron a la huelga nacional.

La Policía detuvo ayer a uno de los dirigentes del transporte, Jorge Calderón, acusado de "paralización del servicio público". "Esta medida es indefinida. Espero que el presidente tome la decisión correcta", insistió sin embargo Abel Gómez, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros. La Fiscalía advirtió que el castigo penal contra quien impida o entorpezca la prestación de un servicio público puede elevarse hasta los tres años de prisión.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana, por su parte, realizó un llamado al diálogo entre las partes de un conflicto mientras la sociedad asistía con temor a la escalada de acontecimientos. El partido semifinal entre Liga de Quito y Emelec de Guayaquil, una de las cumbres del fútbol local, fue suspendido por los mismos motivos. También la Vuelta Ciclista.

Pero más allá de las conspiraciones políticas y de los intereses económicos de los transportistas, Ecuador sufre un deterioro económico que guarda ciertos parecidos con el de Argentina: ni Macri ni Moreno han sido capaces de reconstruir la economía tras las etapas de los Kirchner y Correa. De hecho, Moreno ha apostado por el actual "paquetazo", como lo denominan sus detractores, convencido de que es la mejor forma para atravesar el desierto financiero. Su gobierno pretende mejorar las arcas públicas ahorrándose 1.400 millones de dólares cada año con su paquete económico.

Desde su refugió, Correa llamó a salir a las calles, para lo que contó con el respaldo de Nicolás Maduro, tan alérgico a las protestas en su país y tan animado cuando se trata de sus viejos amigos: "¡Basta de paquetazos del FMI! ¡Basta de miseria!".

Más allá de los llamamientos revolucionarios, el destino del actual gobierno dependerá de cómo los ciudadanos, con los bolsillos enflaquecidos, se sitúan entre ambos bandos en la contienda. Y un último detalle de los nuevos tiempos: Uber Ecuador, yendo a contracorriente, apoyó la movilidad en Quito y Guayaquil manteniendo sus vehículos en las calles y limitando las tarifas, pese a los inconvenientes. Una decisión aplaudida por parte de la sociedad.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino