El príncipe de Arabia Saudita aumenta las tensiones en Medio Oriente

El príncipe de Arabia Saudita aumenta las tensiones en Medio Oriente

13:00 - Con el respaldo tácito de su padre, el príncipe heredero de 32 años de Arabia Saudita se ha convertido en la figura más poderosa del mundo árabe.

Con el respaldo tácito de su padre, el príncipe heredero de 32 años de Arabia Saudita se ha convertido en la figura más poderosa del mundo árabe.

El príncipe heredero Mohamed bin Salmán ordenó recientemente el arresto de once príncipes de la familia real y casi doscientos miembros de la élite empresarial saudita, además de que ha comenzado a quitarles poder a los clérigos conservadores del reino. Ha impuesto un bloqueo a la vecina Catar, acusó a Irán de actos de guerra y alentó la renuncia del primer ministro de Líbano. En Yemen, sus fuerzas armadas combaten a una facción alineada con Irán en una complicada guerra que ha creado una crisis humanitaria.

El príncipe heredero se ha movido tan rápido que a los funcionarios estadounidenses y a los burócratas de otros países les preocupa que esté desestabilizando la región. Las señales de un posible contraataque aumentan.

Los inversionistas, nerviosos por sus planes, han estado sacando su dinero del reino. El príncipe Mohamed ha buscado contrarrestar la fuga de capitales presionando a los detenidos y a otros para que entreguen sus activos.

Los defensores del príncipe Mohamed dicen que simplemente está tomando las medidas drásticas necesarias para cambiar la economía del reino, dependiente del petróleo, al tiempo que repele la agresión iraní.

Sin embargo, analistas de la región debaten si esa precipitación podría estar provocada más por un deseo de consolidar el poder antes de una posible sucesión real, por una desesperación por efectivo para pagar sus planes o simplemente una ambición desenfrenada de dejar su marca en el Medio Oriente. A pesar del entusiasmo que muestra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por el príncipe, algunas personas en el Departamento de Estado, el Pentágono y las agencias de inteligencia estadounidenses dicen que temen que su impulsividad pueda obstaculizar sus propios objetivos y desestabilizar la región.

“Ha decidido no hacer nada con cautela”, dijo Philip Gordon, el coordinador para Medio Oriente de la Casa Blanca en el gobierno de Barack Obama. Sin embargo, agregó: “Si el príncipe heredero aísla a demasiados príncipes y otros pilares del régimen, busca costosos conflictos regionales y asusta a los inversionistas extranjeros, podría minar las posibilidades de las reformas que está tratando de implementar”.

Las amenazas del príncipe heredero en contra de Irán y Líbano han hecho surgir el espectro de guerras que el ejército saudita, ya embrollado en Yemen, no está preparado para pelear. Riad quedaría obligada a depender de Estados Unidos o Israel en cualquier nuevo conflicto.

Ben Hubbard y David D. Kirkpatrick

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino