El primer ministro armenio instó a sus ciudadanos a "tomar las armas" para luchar contra Azerbaiyán

El primer ministro armenio instó a sus ciudadanos a "tomar las armas" para luchar contra Azerbaiyán

El alto el fuego entre los dos países por el conflicto en la región separatista de Nagorno Karabaj se ha vuelto a incumplir por ambas partes y parece que el conflicto se enquista cada día más. A pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional, las naciones están dispuestas a defender sus intereses en la zona hasta las últimas consecuencias.

Nikol Pashinian, primer ministro de Armenia, parece no estar dispuesto a ceder en la defensa de sus intereses en Nagorno Karabaj, respecto al conflicto que se mantiene desde hace más de tres semanas con Azerbaiyán.

En un video en su cuenta de Facebook, el mandatario instó a sus compatriotas a "tomar las armas para defender a la patria" y a formar grupos de voluntarios combatientes.

"Hoy, debido a la postura de Azerbaiyán, luchar por los derechos de nuestro pueblo significa, en primer lugar, tomar las armas y defender la patria", dijo Pashinian, para quien esa es “la única forma” de lograr una solución diplomática.

Este comunicado echa por tierra cualquier esperanza de llegar a un alto el fuego efectivo y duradero entre las dos partes. Desde que comenzaron los enfrentamientos armados, el Grupo de Minsk de la OSCE, encargado de la seguridad y la paz en la zona, ha conseguido que se negociaran dos treguas humanitarias, pero nunca fueron cumplidas por ninguna de las dos partes.

Azerbaiyán ha sostenido, en más de una ocasión, que su objetivo primordial es recuperar el control total sobre la región de Nagorno Karabaj y un área de poblaciones que le rodea y que ha estado ocupada por el Ejército armenio desde los años 90. En esto se basa Pashinian para instar a sus compatriotas a luchar contra su enemigo.

El territorio de Nagorno Karabaj pertenece, según el Derecho Internacional, a Azerbaiyán, a pesar de que en él vive una mayoría de personas de etnia armenia que profesan una corriente del cristianismo ortodoxo. La superioridad militar armenia y su alianza con Rusia hizo que Azerbaiyán perdiera el control de facto de la zona desde 1994, pero la situación parece haber cambiado.

Durante estas casi cuatro semanas de combates, se ha visto la superioridad de las fuerzas azeríes sobre el Ejército regular armenio y el separatista de Nagorno Karabaj gracias, entre otros factores, a su elevado gasto en armamento y al apoyo militar decisivo dado por Turquía, con quienes comparten lazos étnicos, lingüísticos, culturales y religiosos.

Estos combates registran ya cientos de fallecidos militares y ciudadanos en ambos bandos y son los más violentos desde el final de la anterior guerra entre ambos países, en 1994. En ellos, no solo se han registrado ataques en la región de Nagorno Karabaj, sino que importantes centros de población alejados del frente han sido bombardeados, como la ciudad azerí de Ganja.

Rusia sigue intentando poner fin al conflicto

Como parte de las copresidencias que componen el Grupo de Minsk, junto a las de Francia y Estados Unidos, Rusia se ha mostrado como el país más activo en intentar llegar a la paz efectiva. A Moscú no le interesa meterse en otro conflicto en el que están implicados un aliado histórico del Kremlin, como Armenia, y otro de Ankara, como Azerbaiyán.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, abordó de nuevo por separado, con sus homólogos de Azerbaiyán y Armenia, la implementación del alto el fuego humanitario en Nagorno Karabaj, que no se ha cumplido en ninguno de los dos recientes intentos pactados por las dos partes enfrentadas.

"Durante las conversaciones, se abordaron temas urgentes relacionados con la implementación de los acuerdos previamente alcanzados para un alto el fuego en la zona de conflicto en Nagorno Karabaj y la creación de condiciones para una solución sostenible", explicó el Ministerio de Exteriores ruso en un escueto comunicado.

El viaje de los ministros de Armenia, Zohrab Mnatsakanián, y de su homólogo azerbaiyano, Jeihun Bayrámov, no había sido anunciado con antelación por Rusia, que intenta salvar la tregua con intensos contactos diplomáticos en los últimos días.

Fue Ereván primero y después Bakú quienes confirmaron los viajes de sus respectivos jefes de la diplomacia a Moscú, visita que se produce solo dos días antes de que ambos volvieran a Washington para reunirse con el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo. De momento, se desconoce el formato de ese encuentro, pero Armenia ha adelantado que, por ahora, no se prevé una reunión trilateral.

Actualmente, se libran batallas intensas sobre todo en el frente sur, pero también en el flanco norte. Bakú asegura haber recuperado ya el control de Hadrut y Fizulí, así como de Zanguilán, pero Armenia niega que el Ejército azerbaiyano esté avanzando tanto como asegura el presidente azerí, Ilham Alíev, quien el martes anunció la recuperación de 25 poblaciones que estaban ocupadas por las tropas armenias al sur del Karabaj.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino