El presidente argentino promulga la ley del aborto

El presidente argentino promulga la ley del aborto

El presidente argentino, Alberto Fernández, promulgó a última hora de este jueves la ley del aborto. La firma solemne de la norma se llevó a cabo en el museo de la Casa Rosada, con la asistencia de algunas de las principales integrantes de los colectivos feministas del país que desde hace décadas reclamaban la despenalización de la interrupción del embarazo y el derecho de la mujer a abortar voluntariamente.

Desde ahora, el aborto será libre y gratuito hasta la semana catorce de gestación. Y se mantienen las dos únicas causales sin plazos que permitía la legislación argentina desde 1921: violación y riesgo de vida. La ley fue aprobada por el parlamento en la madrugada del 30 de diciembre, tras una sesión histórica en el Senado, después de que la Cámara de Diputados hubiera hecho lo propio el 11 de diciembre.

Plazo
El aborto será libre y gratuito hasta la semana catorce de gestación
Dos años antes y después de que fuera aprobado contra pronóstico por los diputados, la cámara alta, gracias al voto de senadores de las conservadoras provincias del norte argentino, había tumbado una iniciativa popular con un texto similar al que ahora elaboró la Casa Rosada. Fue la primera vez en la historia que el aborto pudo debatirse en el parlamento argentino, tras años vetado por el kirchnerismo y su líder, quien fuera presidenta y actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, que posteriormente cambió de opinión pese a su fe católica.

“Esta ley, contrariamente a lo que muchos piensan, es una ley que iguala en la capacidad de decisión”, dijo Fernández, mientras al fondo del auditorio algunas activistas se levantaban y aplaudían enarbolando sus pañuelos verdes, el emblemático color que identifica al movimiento proabortista. “Es un gran paso que estamos dando, igualando los derechos de las mujeres con los hombres, dándole a las mujeres también la posibilidad de decidir”, agregó el mandatario peronista.

“Por lo tanto, lo que estamos ampliando es la capacidad de decidir, que no es poco; es llamativo que en el siglo XXI estemos discutiendo estas cosas”, insistió Fernández, que de esta manera cumplió con una promesa de campaña, a pesar de las reticencias de los sectores peronistas más conservadores. “Hoy tenemos una sociedad más igualitaria”, agregó el presidente.

Lo que estamos ampliando es la capacidad de decidir, que no es poco; es llamativo que en el siglo XXI estemos discutiendo estas cosas"
Alberto Fernández / Presidente de Argentina

La promulgación trata de poner fin a los abortos clandestinos en Argentina, que las organizaciones feministas estiman en 450.000, una cifra muy discutida por los antiabortistas. El gobierno calcula que unas 3.000 mujeres murieron en el país desde la recuperación de la democracia en 1983 como consecuencia de abortos clandestinos.

Por otra parte, y aunque no hay un registro judicial unificado, al menos 1.530 personas –tanto personal sanitario como gestantes- que actualmente se encuentran imputadas por interrupción ilegal de embarazos, quedarán automáticamente sobreseídas.

Pero pesar de la entrada en vigor de la norma, la ministra de la Mujer, Elizabeth Gómez Alcorta, prevé que su aplicación genere “distintos tipos de resistencia” y que personal médico, jueces conservadores y autoridades locales que se oponen al aborto pongan palos en las ruedas para su implementación. Desde la resistencia de las “provincias más conservadoras” –con autonomía federal y gobernadas igualmente por el peronismo- hasta el “sistema de salud privado”, dijo Gómez Alcorta este jueves durante un encuentro con un reducido grupo de corresponsales extranjeros, previo a la ceremonia de promulgación.

En la provincia conservadora de Salta

Un grupo de abogados antiabortistas ya ha presentado un recurso de inconstitucionalidad
Además, tras la aprobación de la ley un grupo de abogados antiabortistas de la provincia norteña de Salta presentó un recurso de inconstitucionalidad que, aunque no paraliza la aplicación de la norma, mantendrá el debate abierto en la justicia. No obstante, la ministra tiene “mucha confianza en que la Corte (Suprema) no va a resolver en contra” en el caso de que esta demanda u otra llegue a la máxima instancia judicial del país.

Por otro lado, la legalización del aborto en Argentina tras una larga lucha feminista, representa un fuerte impulso para que otros de países latinoamericanos otorguen este derecho. En la región, además de Argentina, solo Cuba, Guayana y Uruguay, junto con Ciudad de México y el estado mexicano de Oaxaca, permiten la interrupción voluntaria del embarazo, aunque la mayoría de países americanos sí contemplan el aborto ante algunos causales como la violación.

Latinoamérica se va a pintar toda de verde"
Elisabeth Gómez Alcorta / Ministra argentina de la Mujer

Reconocida abogada en el ámbito de los derechos humanos, Gómez Alcorta admite la influencia en el continente de los “movimientos conservadores vinculados a las iglesias” pero es optimista respecto al empujón que la ley argentina puede suponer en otros países. De hecho, el parlamento chileno comenzó este miércoles el debate en comisión de una ley del aborto y en otros lugares de la región, como Colombia, Perú o México, los movimientos feministas han incrementado sus reclamos tras la legalización en Argentina. “Latinoamérica se va a pintar toda de verde”, confía la ministra.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino