El peso argentino cae y el Banco Central relaciona el dólar clandestino con "narcos y traficantes"

El peso argentino cae y el Banco Central relaciona el dólar clandestino con "narcos y traficantes"

16/09 - 20:30 - El ciudadano de a pie que quiera hacerse con moneda extranjera deberá pagar un impuesto del 65 por ciento

El peso argentino volvió a bajar varios escalones en su valor con una devaluación de hecho impuesta a partir de este miércoles: el ciudadano de a pie que quiera hacerse con moneda extranjera deberá pagar un impuesto del 65 por ciento y no podrá comprar más de 200 dólares. La medida provocó la disparada del dólar "blue", como se conoce a las operaciones fuera del circuito legal, a las que el presidente del Banco Central relacionó sorpresivamente con "narcos y traficantes de armas".

"Es un mercado delictivo. Cuando se han hecho allanamientos en cuevas (oficinas clandestinas) y se han cruzado las bases de datos uno encuentra narcotraficantes, traficantes de armas, cualquier cosa. Es un mercado que provee al delito, por lo que es imposible saber cuál es el tipo de cambio que el delito está dispuesto a pagar", dijo Miguel Pesce, presidente del Banco Central, cuando se le preguntó por el valor del dólar, que en el mercado paralelo saltó hoy de 132 a 145 pesos.

"Hay una visión romántica de ese mercado porque la gente está habituada, (pero) estamos hablando de cuestiones penales. Hay que ser muy cuidadoso. Ir a comprar dólares en el mercado blue es algo ilegal. La gente que haga eso, que asuma las circunstancias, porque le está comprando dólares a alguien que cometió un delito", añadió Pesce en declaraciones a "Radio 10".

Las afirmaciones del presidente del Banco Central generaron un gran impacto entre los argentinos habituados a cambiar a dólares los pesos que puedan ahorrar. Hasta ahora solo estaban autorizados a comprar 200 dólares por mes con un impuesto del 30 por ciento, límite conocido como "cepo". Ahora no, esos 200 se restringen en forma notable y son objeto de una complicada ingeniería impositiva que lleva el valor de la divisa a más de 130 pesos. Diez meses atrás, al asumir el gobierno el peronista Alberto Fernández, el valor del dólar era de 62 pesos.

Más allá del vínculo entre la compra del dólar informal y el narcotráfico hecha por Pesce, las medidas llamaron la atención por dos razones: Fernández dijo el 2 de septiembre que no tenía previsto endurecer el cepo, y el domingo fue el ministro de Economía, Martín Guzmán, el que rechazó esa posibilidad en una entrevista con "La Nación": "Cerrar más el cepo sería una medida para aguantar, y no vinimos a aguantar la economía".

La contradicción evidente llevó hoy a que la Bolsa de Buenos Aires cayera un 2,8 por ciento, los papeles argentinos cotizados en Wall Street un siete por ciento y que el riesgo país aumentara un 4,6 por ciento.

"Este Gobierno perdió la brújula", sentenció el economista Daniel Artana en "Clarín". "Están repitiendo los mismos errores (de los gobiernos kirchneristas previos), pero agravados".

UNA ECONOMÍA SIN DÓLARES

El presidente Fernández no lo ve así, y hoy defendió la decisión del Banco Central: "Construimos esta lógica de la economía, una economía que ya no promueve más la especulación y quiere que el dólar deje de ser un mecanismo de especulación y una variable con la que algunos acumulen. Dólares en un país donde hacen falta para producir, no para guardar".

El problema de la afirmación de Fernández es que nadie puede objetivamente criticar al argentino que compra dólares, si es que tiene capacidad de ahorro para hacerlo, y mucho menos relacionar esa conducta con aproximaciones al narcotráfico o los traficantes de armas: en un país con una inflación superior al 40 por ciento anual, sin crédito, con la desocupación y la pobreza en franco ascenso, la manera más sencilla de preservar el valor del trabajo es pasar los devaluados pesos a moneda extranjera.

A diferencia de la mayoría de los países, donde pocos saben el tipo de cambio entre su moneda y la de Estados Unidos o Europa, en Argentina el tema es motivo de obsesivo seguimiento minuto a minuto en medios escritos, radiales y televisivos, además de trending topic habitual en las redes sociales. Las devaluaciones son, además, muy frecuentemente un anticipo de aceleraciones inflacionarias y tensiones sociales.

Pese aseguró hoy que cerca de seis millones de argentinos compran dólares todos los meses en el mercado oficial, que desde esta semana es aún más caro. Detrás de la decisión del Banco Central está la angustia por el descenso del nivel de reservas internacionales.

Según "Ámbito Financiero", las reservas del Banco Central "suman 42.452 millones de dólares al día 11 de septiembre", pero de esa cifra solo 3.296 millones son en efectivo, ya que el resto corresponden a préstamos internacionales, un "swap" (intercambio) con China, Derechos Especiales de Giro del FMI y una cifra invertida en oro: "Esta es la razón de las medidas de ayer, no hay dólares suficientes en el Banco Central".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino