“El partido en el BID va 21 a 4 y el que pierde quiere llevarse el balón del campo”

“El partido en el BID va 21 a 4 y el que pierde quiere llevarse el balón del campo”

02/09 - 15:17 - El candidato de Donald Trump a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo defiende su independencia de Washington y advierte que “China empezó a prestarle dinero a la región con sus bancos /estatales”

Estados Unidos anunció al principio del verano que, por primera vez en la historia, presentaría un candidato a presidir el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID): Mauricio Claver-Carone, asesor de Donald Trump para América Latina y defensor de la mano dura contra el castrismo y el chavismo. La propuesta dejó estupefacta a media región, no solo por el consabido desdén de Trump hacia los organismos multilaterales, sino por la ruptura de la tradición que concede a un latinoamericano la presidencia de este banco. Varios países tratan de postergar la elección, convocada el 12 de septiembre y que Claver-Carone ganaría holgadamente, con el objetivo de aguardar a un 2021 en el que quizá Trump ya no gobierna, pues el republicano también se enfrenta a su propia reelección en noviembre. Para ello, un grupo de países, con Argentina (que presenta candidato) a la cabeza, intenta evitar que se reúna el quorum mínimo del 75% necesario que da validez a la votación. Claver-Carone, nacido en Miami (Florida) en 1975, de padre español y madre cubana, que creció entre Florida y España, se reivindica como latinoamericano. En una entrevista en los jardines de la Casa Blanca, critica la maniobra del quorum y defiende su independencia de la Administración estadounidense si es elegido. Creado en 1959, el BID gestiona un volumen anual de préstamos de unos 12.000 millones de dólares.

Pregunta. Faltan muy pocos días para la elección en el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID). ¿Cree que se va a celebrar?

Respuesta. Una elección tiene que tener lugar. Si no, el banco queda en el limbo, sin liderazgo. Para poder posponer una elección legítimamente haría falta una resolución con una mayoría de países y fijar una fecha nueva a la elección. El 9 de julio, unánimemente, todos los países del banco propusieron el 12 de septiembre como la fecha para la elección del BID. Esa fecha es entre el 27 de agosto, que fue la elección para el presidente del Banco Africano de Desarrollo, y el 7 de octubre, que va a ser la elección del presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. Lo que estamos escuchando es la narrativa que han creado los medios y algunos países de cómo poder secuestrar un voto en ese momento. Sin embargo, eso no crea una postergación ni una fecha nueva para la elección, simplemente es una táctica de corto plazo para perder tiempo, pero las consecuencias serían muy importantes. Si antes del 1 de octubre no ocurre una elección, el banco queda con un presidente interino que es el abogado del banco e, irónicamente, es un estadounidense. Pero deja al banco sin mandato, sin objetivos, sin movilizar recursos, sin atender las necesidades de la región y con una falta de perspectivas en la gobernación que podría provocar una baja de calificación crediticia.

P. ¿Y qué haría la Administración estadounidense si eso ocurre?

R. La elección debe tener lugar. Dejar un banco en parálisis, en un limbo, no solamente sería inaceptable para los Estados Unidos, sino para la mayoría de los accionistas. El banco va a necesitar una mayoría para una nueva resolución con una nueva fecha. Ya sabemos que eso no va a ocurrir porque la mayoría ya ha dicho en una declaración que quiere que la elección tome lugar el 12 de septiembre. De una manera u otra, para gobernar como una institución, hace falta un proyecto mayoritario. Las contiendas del BID han sido muy competitivas. En la de 2005, cuando Luis Alberto Moreno ganó, recibió el 56% y 44% de los accionistas se opusieron. Si ese 44% en vez de votar en contra o a favor de su candidato, intentara simplemente tácticas minoritarias para negar el quorum, no hubiese habido una elección.

P. Pero esa táctica, en cualquier caso, sólo necesita un 25% de apoyo (para que no haya suficiente quorum) y parece que lo hay.

R. El único país que se ha declarado a favor de una táctica del quorum para secuestrar un proceso electoral en septiembre es Argentina. Otros países, como Chile, Costa Rica y México, han anunciado que apoyan una postergación, lo que significa una resolución aprobada por una mayoría y una nueva fecha.

P. ¿No le decepciona la posición de México, después de la buena sintonía mostrada en la visita del presidente, Andrés Manuel López Obrador?

R. Tenemos una gran relación con México y vamos a seguir en conversaciones. El Ministro de Hacienda, básicamente, expuso que las elecciones debería postergarse a marzo. Si México presenta una resolución y recibe el apoyo de la mayoría, obviamente que respetamos eso. México tiene el derecho a apoyar u oponerse al candidato que quiera, pero debe respetar las reglas del juego porque nadie quiere una institución paralizada.

P. Uno de los argumentos que sus críticos apuntan consiste en que ese puesto ha sido tradicionalmente ocupado por latinoamericanos.

R. De los cuatro presidentes que ha tenido el banco en 61 años —y ahí ya hay una cuestión de gobernanza que no refleja nuestros valores—, ninguno de los dos últimos nació en Latinoamérica. Enrique Iglesias lo hizo en España y Luis Alberto Moreno, en Filadelfia, Estados Unidos, y es ciudadano estadounidense. ¿Luis Alberto Moreno no podía ser presidente del BID porque nació en los Estados Unidos y es también norteamericano? ¿Enrique Iglesias no podía porque nació en España y es ciudadano español? Las reglas son iguales para todo el mundo. Yo he sido presentado, no solo por los Estados Unidos, sino también por Guyana, Haití, El Salvador y Paraguay, soy el único candidato del BID oficialmente presentado como candidato de un país de cada subregión, Norteamérica, Centroamérica, Caribe y Sudamérica. Nuestra candidatura es igualmente válida que la de Moreno e Iglesias.

P. También temen que usted dirija el banco en función de la sintonía que cada país latinoamericano tiene con la Administración de Donald Trump.

R. No puede ser. Si salgo elegido, yo sería el primer presidente del BID que ha sido director ejecutivo en una institución financiera internacional desde Felipe Herrera, el primer presidente, que fue representante de Chile en el Fondo Monetario Internacional. Yo entiendo cómo funciona la gobernanza de una institución financiera internacional: la agenda la rigen unos directores y unos gobernadores y uno es abogado para la agenda. Yo, hoy en día, trabajo para el Gobierno de los Estados Unidos, pero si salgo elegido, trabajo para los 48 países miembros del BID. Es cuestión de gobernanza y transparencia, como siempre hemos querido para el BID y que ha estado faltando. Estas presidencias de 15 y 20 años han creado una cultura de esquivar a la junta directiva, eso es lo que he oído de parte de todos los gobernadores. Si soy elegido, ellos rigen la agenda y yo sería esencialmente un ejecutor, un abogado de su agenda, un abogado y un ejecutor muy efectivo para la región.

P. ¿Y no un abogado y un ejecutor de las políticas Trump?

R. Estados Unidos es un miembro accionista del BID de la misma manera que hay otros 47 accionistas. Es la mayoría de los directores y gobernadores que establecen la agenda, y esa es la agenda que el presidente, por su deber legal, debe aceptar.

P. ¿Por qué quiere el puesto? La Administración de Donald Trump no se ha caracterizado por el interés en los organismos multilaterales.

R. Porque Latinoamérica y el Caribe son la región que sufre la mayor falta de financiación del mundo, algo que se ha agravado con la crisis y la pandemia. Simplemente, para pequeñas y medianas empresas la falta de financiación alcanza los 87.000 millones de dólares. En Estados Unidos, ni a republicanos ni a demócratas les importó el BID en el pasado, nunca hicieron nada por el BID. Cuando se creó el BID Invest no se inyectó nada de capital: fue un error que queremos corregir. China ocupó esos huecos en los últimos años con sus bancos estatales y empezó a prestarle dinero a la región. Pero esos préstamos han menguado enormemente. Lo mejor que podemos hacer es trabajar con todos nuestros amigos aliados y todos los accionistas del BID para que este sea una verdadera potencia financiera. Es mucho mejor que lo haga Estados Unidos y la región a que, por desesperación, se busque financiación de otros países.

P. ¿Qué piensa de la dura carta de varios expresidentes, entre ellos, el español Felipe González, contra su candidatura?

R. Los presidentes del pasado siempre van a estar atrapados en el pasado. Si en 1959 hubiese habido un candidato norteamericano para el BID, a lo mejor se llamaría John Smith o John Wayne, pero yo me llamo Mauricio Claver-Carone. Mi padre nació en Madrid, mi madre nació en La Habana y yo nací en Miami. Hablo español igual de bien que cualquier otro candidato. Estados Unidos es el segundo mayor país hispanoparlante del mundo, más que España -eso es dicho por el instituto Cervantes- y después de México. ¿Qué nos hace a nosotros menos latinoamericanos que ellos? Veo críticas a mi nacionalidad, pero les pediría una propuesta. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, presentó una propuesta para Latinoamérica en junio y dijo que las instituciones financieras internacionales deberían crear un paquete de cohesión para ayudar a la región. Está en lo correcto, nosotros queremos ayudar a ejecutar su visión. Han pasado casi cuatro meses y nadie ha hecho nada por la región, que es la que más va a sufrir por esta pandemia y la crisis financiera. Si estos presidentes quisieran hacer algo positivo, esos cuatro meses que han dedicado a criticar mi nacionalidad, podrían haber propuesto una agenda positiva para ayudar a la región a salir de la crisis.

P. ¿Podría Estados Unidos congelar sus aportaciones de capital al BID si la elección sigue bloqueada?

R. El BID es una entidad autofinanciada, que se sostiene por sí misma. Nosotros queremos aportar más capital si así lo acuerdan los directores y gobernadores del BID. Pensamos que la candidatura podría traer más confianza por parte del Gobierno de los Estados Unidos, el cual no ha tenido por mucho tiempo la confianza para aportar más capital, como vimos en 2015 con BID Invest. Luis Alberto Moreno tuvo que irse a buscar dinero a China para el BID Invest y ahora tenemos que corregir eso.

P. ¿Quiere que el BID haga de contrapeso a este papel cada vez más importante de China como prestamista?

R. No es cuestión de hacer de contrapeso, sino de rellenar un vacío que existe, porque ya es un vacío que ni están llenando ni están cumpliendo las instituciones internacionales ni lo está cumpliendo China.

P. Había pensado preguntarle si se planteaba retirar su candidatura, pero veo que…

R. En absoluto. ¿Cómo la candidatura que tiene el apoyo de las dos terceras partes de la región va a querer retirarse? 21 países han apoyado públicamente el apoyo a nuestra candidatura, cuatro que se han expresado en contra. Cuando un partido de fútbol va 21 a 4, ya se puede ir acabando, pero algunos países quieren agarrar la pelota y salir corriendo del campo para dominar el partido. 21 a 4 es un margen de victoria mayor que el que obtuvo Luis Alberto Moreno en 2005.

P. ¿Qué espera de los países de la Unión Europa después de las declaraciones de Josep Borrell [el alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común defiende aplazar las elecciones]?

R. La Unión Europea no tiene voto en el BID, son los países individuales que lo tienen. Hemos hablado con los gobernadores de los países de la Unión Europea y nos han dicho claramente que el señor Borrell no representa el punto de vista de cada país.

P. ¿Cómo interpreta los indultos aprobados por Nicolás Maduro para presos políticos y diputados perseguidos?

R. Es un viejo juego que a veces hacen las dictaduras, un círculo vicioso. Cogen presos políticos, personas que nunca debieron haber estado presas, y los van subastando. En un momento de necesidad, los van soltando, cogen unos nuevos, etcétera… Obviamente es bueno y celebramos que estén libres, pero nunca debieron dejar de estarlo y Nicolás Maduro no va a recibir ningún tipo de felicitaciones por haber cometido un crimen.

P. ¿Cree que puede ser una señal para un mayor diálogo?

R. Es una señal de desesperación. Nicolás Maduro fue acumulando presos políticos para buscar el momento para recibir algún tipo de alivio de la comunidad internacional, es lo que él está buscando ahora que con este gesto teatral. Una persona que mete inocentes presos no tiene por qué recibir ningún tipo de alivio al liberarlos, al revés. Debemos asegurar que se mantiene la presión para el resto, porque siguen más de 200 presos políticos en Venezuela y nos preocupa mucho su bienestar.

P. ¿Se plantea la Administración estadounidense endurecer las sanciones al petróleo, levantando las exenciones que permiten a algunas compañías extranjeras seguir operando, como Repsol o Eni?

R. El Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro están buscando la manera de seguir ejerciendo presión sobre Nicolás Maduro, cuyo Gobierno es ilegítimo y quien es también una persona encausada por el Gobierno de Estados Unidos por delitos de narcotráfico. Obviamente, vamos a seguir buscando la manera de incrementar esa presión, pero esas deliberaciones están llevándose a cabo en el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino