El Papa y Erdogan coinciden en defender el “estatus” de Jerusalén ante protestas en Roma

El Papa y Erdogan coinciden en defender el “estatus” de Jerusalén ante protestas en Roma

El pontífice manda un mensaje de paz al presidente turco, que está llevando a cabo una operación militar contra los kurdos sirios

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, hizo este lunes su primera visita de un líder turco al Vaticano en 59 años, en la que discutió con el papa Francisco el estado de Jerusalén, mientras se producían enfrentamientos entre manifestantes pro kurdos y la policía cerca de la Santa Sede por la operación militar turca en Siria.

La policía antidisturbios impidió el paso de los manifestantes, estimados por los agentes en unos 150, cerca del río Tíber de Roma, mientras trataban de acercarse al Vaticano. Un manifestante sufrió una sangrienta herida en la cabeza durante el forcejeo. La policía anunció un detenido.

Cerca de 150 personas se manifestaron en contra de la visita de Erdogan por la ofensiva contra los kurdos

Turquía lanzó el mes pasado una ofensiva militar en un enclave kurdo en Siria. El gobierno turco considera a la milicia kurda siria respaldada por Estados Unidos una organización terrorista y una extensión de los insurgentes kurdos que luchan en Turquía.

Entretanto, en el Vaticano se producía un el encuentro que ambas partes describieron de “cordial”. La reunión entre el Papa y Erdogan fue a puerta cerrada duró 50 minutos, más de lo habitual ya que este tipo de reuniones suele rondar la media hora, y ambos trataron la situación en Oriente Medio y “con particular referencia” el estatuto de Jerusalén, según informó la Santa Sede.

 

El Papa y Erdogan evidenciaron “la necesidad de promover la paz y la estabilidad en la región a través del diálogo y la negociación, y con respeto a los derechos humanos y a la legalidad internacional”.

El tema, sobre el que ambos ya habían hablado telefónicamente, surge después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, haya reconocido la Ciudad Santa como capital de Israel, rompiendo el consenso internacional que existía alrededor de esta urbe, disputada por israelíes y palestinos.

 

En una entrevista el domingo al diario La Stampa, el presidente turco dijo que la iniciativa de Trump es “contraria a la ley internacional” y aseguró coincidir con el Papa en la defensa del “statu quo” de Jerusalén, algo que pretenden preservar.

El Vaticano respalda una solución de dos estados para el conflicto palestino-israelí, con ambas partes acordando el estatus de Jerusalén, hogar de rezos de las religiones musulmana, judía y cristiana, como parte del proceso de paz. Los palestinos quieren que Jerusalén Oriental sea la capital de un futuro estado independiente, mientras que Israel ha declarado que toda la ciudad es su capital “unida y eterna”.

También repasaron las relaciones entre Turquía y la Santa Sede, que en 2015 atravesaron un bache después de que el Papa aludiera al “genocidio armenio”. Entonces, Erdogan manifestó su oposición al discurso del Pontífice en el que habló del genocidio armenio por parte del ejército turco durante la Primera Guerra Mundial, tras considerar sus palabras “delirios” y “estupideces”.así como sobre la situación general del país de Asia Menor y de la comunidad de católicos que viven en el mismo.

Sobre la mesa estuvo “el compromiso de acoger a numerosos inmigrantes” por parte de Turquía

Sobre la mesa estuvo “el compromiso de acoger a numerosos inmigrantes” por parte de Turquía, que recibe a muchas personas que huyen de la guerra en países vecinos como Siria, acogidas en su suelo tras los controvertidos acuerdos de la Unión Europea de 2016.

El presidente turco llegó al Vaticano con un retraso de cinco minutos, a las 09.35 hora local (08.35 GMT) junto a una delegación de 16 personas, entre ellas su esposa, Emine, su hija Esra y varios ministros, como el marido de esta, Berat Albayrak, titular de Energía.

Fue recibido en la “Sala del Tronetto” del Palacio apostólico por el pontífice, que le dio los buenos días, mientras que Erdogan le preguntó en inglés cómo se encontraba y le agradeció “su interés”.

Tras la reunión se procedió al tradicional intercambio de regalos: Erdogan le ofreció un cuadro con una panorámica de la ciudad de Estambul, sobre el que le indicó algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad del Bósforo, como la Mezquita Azul. También un baúl con cuatro libros, entre los que se encontraba “Mesnevi”, del místico persa del siglo XIII Yalal ad-Din Muhammad Rumi, y otros tres con su historia y su biografía. “Cosas místicas”, ha respondido el pontífice al presidente turco, que en todo momento se mostró sonriente.

Por su parte, el Papa ofreció a Erdogan un medallón de bronce que -dijo- representa “un ángel de la paz que estrangula al demonio de la guerra” y que es “símbolo de un mundo basado en paz y justicia”.

La llegada de Erdogan al Vaticano estuvo protegida por un potente dispositivo de seguridad, con las inmediaciones cortadas al tráfico y con controles policiales para acceder a pie al área de San Pedro. Su llegada ha sido recibida con críticas por parte de grupos a favor de los kurdos y organizaciones defensoras de los derechos humanos, y también por su decisión de no comparecer ante los medios ni siquiera tras el encuentro con Gentiloni, cuando normalmente tiene lugar una rueda de prensa.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino