El país, sacudido por la discusión tras detención de Álvaro Uribe

El país, sacudido por la discusión tras detención de Álvaro Uribe

Corte Suprema de Justicia consideró que expresidente debe afrontar su caso privado de la libertad.

Álvaro Uribe Vélez, el político más influyente en la historia moderna de Colombia, el de mayor caudal electoral de las dos últimas décadas, pasó ayer su primera noche en arresto domiciliario junto a su familia, tras la decisión de la Corte Suprema.

Esta ordenó su detención en un caso de supuesta manipulación de testigos, y en la que él es acusado de fraude procesal y soborno. Esta medida jurídica, la primera de este tipo contra un ex jefe de Estado, tendrá consecuencias imprevisibles en el escenario político.

“Es un hecho político trascendental, porque Uribe fue muy popular cuando gobernó y se ha mantenido vigente”, dice Yann Basset, politólogo de la Universidad del Rosario. “La apertura que había impuesto (el presidente Iván) Duque al principio del año, buscando más gobernabilidad al incluir a fuerzas como Cambio Radical, y la pandemia aplacaron la pugna política en el país, pero este hecho puede crear un rebrote de la polarización”, adelanta. (De interés: Sectores políticos reaccionan a medida de aseguramiento a Álvaro Uribe)

Uribe, fundador del Centro Democrático, ocupa una curul en el Congreso tras convertirse en 2018 en el senador más votado en la historia. Y aunque había anunciado que pensaba en no volver a participar en elecciones, la decisión deja huérfana, de momento, a la colectividad gobernante.

La decisión sobre su curul es materia de discusión aunque la certeza es que no hay en el horizonte de este partido un dirigente de semejante envergadura. Es posible, al menos por las primeras declaraciones de ayer de sus pesos pesados, que busquen radicalizar su discurso y pongan en la discusión los beneficios para quienes dejaron las armas y fueron beneficiados con curules en el Congreso.

Anoche, por ejemplo, enviaron su primer mensaje de que las cosas serán distintas y la bancada al completo se retiró de la sesión habitual en señal de protesta.

“Hay un escenario en el cual el proceso se alargue durante todo 2021, eso imposibilita que el senador Uribe esté presente en el Congreso, le restaría dinamismo a su bancada, al ser aglutinador de las tendencias políticas dentro del Centro Democrático”, pronostica Luis Trejos, profesor de ciencia política de la Universidad del Norte.

De un vigor ilimitado y con una memoria prodigiosa, Uribe construyó un ideario político con tantos admiradores como detractores. De hecho, la decisión de la Corte sacó a la luz esta fractura que anoche se vio en varias convocatorias en la calle.

“En tiempos normales, es posible que hubiera mucha gente en la calle expresándose, pero por el covid-19 lo que no puede pasar es que un hecho jurídico contra el expresidente Uribe se convierta en un problema de salud pública”, dice Pedro Viveros, analista político.

Era un punto aparte de una discusión entre quienes tienen la convicción de que la Corte actuó con ánimo revanchista y los que piensan que a la justicia hay que blindarla como pieza fundamental de las instituciones democráticas.

En esta discusión tomaron partido desconocidos tuiteros hasta el presidente de la República. En efecto, el jefe del Estado se empleó a fondo en las últimas horas para reclamar la inocencia de su mentor, así como lo hizo la bancada del CD.
Incluso, hasta varios de los funcionarios que trabajaron con Uribe en sus dos mandatos, incluidos tres altos funcionarios del actual Gobierno, se unieron para insistir en su honestidad.

Esta avalancha de hechos llevó a que la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) hicieran un llamado, en la noche del lunes, al Gobierno a respetar la separación de poder y la labor de las cortes en sus investigaciones.

Y ayer en la mañana, los togados avalaron por mayoría la ponencia del magistrado César Reyes –con excepción de la magistrada Cristina Lombana, quien fue recusada del caso- y ordenaron la detención en su casa mientras se adelanta el juicio para determinar si es inocente o culpable de las acusaciones.

La medida llegó a oídos del expresidente Uribe, quien al mediodía, a través de su cuenta de Twitter, la reveló: “La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la Patria”.

Su contraparte en este caso, el senador Iván Cepeda, llamó a la calma para: “evitar cualquier incitación a que se produzcan conmociones o exacerbación de emociones en la opinión pública y más bien a que como demócratas entendamos que hoy ha cambiado algo en Colombia”, dijo. “La Corte Suprema nos recordó que existe una Constitución, un ordenamiento legal y que los jueces tienen la posibilidad y el deber de existir justicia para bien de los colombianos”.

La historia se remonta a un debate en el Senado citado por el parlamentario del Polo Democrático para pretender mostrar un hilo entre el expresidente y el surgimiento del paramilitarismo en Antioquia.

Cepeda, dirigente de izquierda, presentó una serie de testimonios de exparamilitares. Entre ellos, el de Juan Guillermo Monsalve, quien era el mayordomo de la hacienda Guacharacas, de la familia Uribe. En su declaración, aseguró que en ese lugar y con el conocimiento de Uribe, entonces gobernador de Antioquia, se fundó el Bloque Metro de las temidas Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

Uribe lo confrontó en el Senado, pero no se quedó ahí y fue más allá: le pidió a la Corte Suprema que investigara a Cepeda por manipulación de testigos.

En la marcha del proceso, la Corte no solo no encontró razones para investigar a Cepeda sino que, por el contrario, halló elementos para investigar a Uribe.

En esta condición, el pasado 9 de octubre el exmandatario fue interrogado por la Corte Suprema. El posible delito se había cometido en su condición de legislador y no durante su gestión de jefe de Estado.

Para entonces nadie podía imaginar que el mundo cambiaría para siempre por la pandemia del coronavirus y muchos llegaron hasta la plaza de Bolívar a expresar sus aplausos o rechazos a la Corte.

Uribe ha recibido los abrazos de las masas como pocos. Anoche, sin embargo, estuvo solo en compañía de su familia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino