El impuesto del coronavirus: 3 ideas para que los ricos aporten más dinero a las arcas públicas

El impuesto del coronavirus: 3 ideas para que los ricos aporten más dinero a las arcas públicas

La crisis económica provocada por la pandemia le ha dado un nuevo impulso al debate sobre cómo las personas más ricas pueden ayudar a pagar el gigantesco costo fiscal de las medidas de emergencia tomadas por los gobiernos.

En países como Italia, España, Argentina, o Brasil, han surgido propuestas para recaudar fondos adicionales que permitan mitigar las profundas huellas económicas que dejará la crisis global.

Mientras algunos parlamentarios hablan de crear una especie de impuesto solidario -que se aplicaría una sola vez-, otros insisten en que se requieren cambios permanentes en el sistema impositivo para aumentar la recaudación disminuyendo la desigualdad.

Aunque circulan distintas ideas, la mayoría apunta a aumentar el gravamen de los recursos de las personas, más que los impuestos a las empresas o al consumo (IVA).

"La recaudación fiscal por el pago de impuestos sigue siendo muy baja en Latinoamérica y reduce poco las desigualdades", le dice a BBC Mundo Sebastián Nieto, jefe para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
Esa recaudación solo llega al 23,1% del Producto Interno Bruto (PIB) en la región, mientras que en los países de la OCDE el promedio sube a 34,4%.

Al mirar el detalle por países, resulta que algunos como Guatemala, Paraguay y República Dominicana, recaudan menos del 14%.

Pero cuando analizamos los tributos por separado, resulta que la recaudación del impuesto a la renta de los individuos es mucho más baja: 2,2% del PIB en América Latina y 8,3% en la OCDE.

Es por eso que Nieto propone subir el impuesto a la renta de los individuos, combinándolo con un alza al impuesto a la propiedad y otros tributos relacionados con el medio ambiente.

Y aunque no descarta la idea de aplicar un impuesto solidario a las grandes fortunas por una sola vez para enfrentar la crisis económica, prefiere avanzar por el camino de la renta individual.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI), también entró al debate publicando un documento elaborado por el Departamento de Finanzas Públicas del organismo, llamado "Tax Issues: An Overview" -y que forma parte de una serie especial sobre políticas fiscales en respuesta al covid-19-, donde los autores plantean una serie de medidas para "asegurar la recaudación y fomentar la solidaridad".

Entre ellas proponen "considerar aumentos de las tasas en los tramos superiores del impuesto sobre la renta, del impuesto sobre la propiedad y del impuesto sobre el patrimonio, quizás a modo de sobretasa solidaria", señala el texto.

Estas son 3 ideas que han surgido en respuesta a la emergencia económica provocada por la pandemia, promovidas por economistas independientes, partidos políticos, centros de estudios u organismos internacionales.

1-Subir el impuesto a las grandes fortunas (patrimonio)
El impuesto a las grandes fortunas, también conocido como el impuesto al patrimonio personal o a la riqueza, es una de las propuestas más controvertidas.

Planteado como un impuesto "por única vez", el oficialismo en Argentina propone aplicar un tributo de 2% a las personas que hayan declarado un patrimonio superior a los US$3 millones, con escalas crecientes que llegan hasta el 3,5%.

"Ante una situación tan excepcional, se requieren medidas excepcionales", le dice a BBC Mundo Julia Strada, doctora en desarrollo económico, directora del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y directora del Grupo Banco Provincia, que promueve la iniciativa.

Según Strada, ha crecido en la región la idea de cobrar un impuesto a la fortuna de los más ricos por una sola vez, principalmente desde el lado de los partidos políticos de oposición.

Propuestas como esta provienen de cercanos al expresidente Evo Morales en Bolivia; a parlamentarios de partidos como el PT en Brasil; cercanos al expresidente Rafael Correa en Ecuador; parlamentarios del Frente Amplio en Perú, o miembros del Partido Comunista en Chile.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció que está estudiando la posibilidad de un impuesto "solidario" o impuesto a la fortuna, pero no ha entregado más detalles.

En España, la fuerza política Unidas Podemos, propone un impuesto a la grandes fortunas individuales, bajo el nombre de "tasa de reconstrucción".

En otros países como Suiza, miembros de partidos con escasa representación promueven un "Impuesto de Solidaridad de Coronavirus" para gravar la fortuna de los más ricos, mientras que el el Reino Unido, algunos parlamentarios de oposición han hablado de la idea, pero aún no se conoce una propuesta específica.

2-Subir el impuesto a la propiedad de las personas
En Alemania, miembros del Partido Social Demócrata (SPD) propusieron un impuesto extraordinario a la propiedad -por una sola vez- para recaudar fondos adicionales frente a la pandemia.

Sin embargo, no todos dentro del partido están de acuerdo con esa propuesta en las actuales circunstancias. Algunos líderes del SPD han dicho que la idea puede ser discutida, pero cuando se acabe la crisis.

Emilio Pineda, jefe de la División de Gestión Fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice en diálogo con BBC Mundo que "hay un enorme espacio para mejorar el impuesto a la propiedad en Latinoamérica".

La región recauda cerca de medio punto del PIB en impuesto a la propiedad, explica Pineda, mientras que los países de la OCDE recaudan por encima del 1,5%.

"Hay espacio para triplicar el impuesto a la propiedad", dice el economista, agregando que es mejor concentrarse en este tipo de instrumentos, antes que gravar las fortunas en general.

La experiencia internacional, argumenta, ha mostrado que el impuesto a la fortuna, recauda mucho menos de lo que se esperaba porque es muy difícil de cobrar y los resultados han sido heterogéneos.

Junto al impuesto a la propiedad, Pineda es partidario de subir el impuesto a la renta de las personas, pero al mismo tiempo, aumentar la eficiencia del gasto público.

"Se desperdicia mucho dinero en la región", apunta.

3-Subir el impuesto a la renta personal
El impuesto a la renta personal grava los ingresos de las personas, es decir, las utilidades generadas por su capital (habitualmente invertido en acciones), y otros ingresos que pueden provenir, por ejemplo, de salarios.

En Guatemala, el país de latinoamericano con la menor recaudación de impuestos de la región, parlamentarios de oposición propusieron aumentar este gravamen.

Y en Italia, parlamentarios oficialistas promueven la idea de crear un impuesto excepcional, llamado "Tasa Covid" de carácter progresivo durante 2020 y 2021, para aumentar el gravamen sobre los réditos o ganancias anuales de las personas.

"Los países de la región no están explotando de manera efectiva el impuesto a la renta de las personas", dice Pineda.

Y su baja recaudación, explica, se debe a tres razones: solo lo paga cerca del 10% de la población, tiene exenciones muy generosas que benefician a los segmentos de ingresos más altos y en muchos lugares los ingresos de capital no pagan impuestos (entendiendo los ingresos de capital como las ganancias que generan las acciones).

¿Qué dicen los que se oponen?
Los detractores de este tipo de medidas, argumentan que un alza tributaria daña la inversión y la creación de empleos, haciendo más difícil la recuperación económica.

También advierten que provocaría una una fuga de capitales hacia países con menos impuestos y -en el caso específico de Argentina- anticipan una dura pelea en los tribunales de justicia si el gobierno sigue adelante con su agenda de reforma tributaria.

Otro de los argumentos es que las propuestas para subir impuestos a los más ricos tienen un fundamento ideológico -anclado en el viejo antagonismo de la lucha de clases-, en vez de un fundamento técnico.

Y a eso se suma la desconfianza que existe en los sectores empresariales respecto a la transparencia y eficacia con que el Estado administra los recursos públicos.

A futuro viene el desafío de generar más ingresos fiscales, no solo para pagar la factura que dejará la pandemia, sino también para enfrentar la caída en el precio de las materias primas y otros efectos de la recesión global.

Por eso los expertos dicen que será necesario crear un nuevo pacto fiscal.

"Aprovechar el impulso de solidaridad"
Santiago Díaz de Sarralde, director de Estudios Tributarios del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), le dice a BBC Mundo que lo más probable es que los países modifiquen varios tributos para asegurar la sostenibilidad.

"La combinación de medidas y el reparto solidario del coste de la crisis será imprescindible".

"Qué tipo de combinación de impuestos y cómo hacer un reparto solidario del coste de la crisis, tendrá que interpretarlo cada país, porque además hay que preservar la recuperación".
Los más optimistas creen que la crisis económica puede traer vientos favorables para el bienestar social.

"Hay una oportunidad para generar consenso sobre una de las principales reformas pendientes, que es reforzar la protección social y la inclusión gracias a mejoras en el campo fiscal", dice Sebastián Nieto de la OCDE.

"Estamos en un momento de bajos niveles de confianza y satisfacción ciudadana, y los gobiernos deben aprovechar este impulso de solidaridad para pasar reformas fiscales y repensar el pacto social".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino