El gobierno iniciará el dragado del puerto de Montevideo “en etapas”, ante dudas sobre si tiene autorización de Argentina para llegar a 14 metros

El gobierno iniciará el dragado del puerto de Montevideo “en etapas”, ante dudas sobre si tiene autorización de Argentina para llegar a 14 metros

Aunque la sonrisa quedó oculta por el tapabocas, la satisfacción que el gobierno transmitió a mediados de diciembre cuando firmó un acuerdo marco como puntapié inicial al proceso de dragado del canal de acceso al puerto de Montevideo era evidente. Y sin embargo, a pocos días de iniciado el 2021 uno de los proyectos de inversión que el presidente Luis Lacalle Pou tiene entre sus prioridades provoca más dudas que certezas.

Entre las autoridades se instaló una interrogante crucial: si Uruguay cuenta con la autorización formal de Argentina para ir a 14 metros de profundidad, como la administración anterior y la actual anunciaron públicamente, dijeron a Búsqueda fuentes políticas.

Los documentos de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), donde Uruguay negoció y presentó el proyecto de profundización y extensión del canal de acceso al puerto montevideano plantean dragar a 13 metros, no a 14, según se desprende de notas y actas del organismo binacional a las que accedió Búsqueda.

El 28 de noviembre de 2016, por ejemplo, el entonces presidente de la delegación uruguaya Felipe Michelini envía una nota a su par argentino y en el punto cinco se detalla el estudio de impacto ambiental ―para la extensión del canal de acceso al puerto de Montevideo desde km 42.400 hasta km 55, profundidad máxima (-13) metros‖ (sic).

Según las fuentes, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), la Administración Nacional de Puertos (ANP), Cancillería y la CARP, están analizando qué acciones seguir.

Consultado por Búsqueda el presidente de la ANP, Juan Curbelo, se limitó a decir que se está evaluando de qué manera se llevarán adelante las obras de profundización.

El titular de la CARP, Alem García, declaró que Uruguay ―fiel a su tradición va a cumplir con el compromiso asumido y lo que se acordó en el período anterior‖ de gobierno. ―Lo que se acordó fue 13 metros de calado, con la llamada ‗revancha‘ que es la diferencia entre el calado del buque y la diferencia con el fondo de la bahía o el canal. Eso no ha sido cuestionado por nadie y siempre está implícita esa diferencia porque hace a la seguridad en la navegación‖.

Semanas atrás el consultor internacional y expresidente de la ANP, Edison González Lapeyre, se refirió a los obstáculos de derecho internacional y contractual que deberían subsanarse para que el dragado pueda concretarse con la profundidad deseada por Uruguay, citando notas enviadas entre las delegaciones de la CARP en una carta al director de Búsqueda. En su análisis, González Lapeyre concluyó: ―es claro como el agua: 13 metros y no 14‖.

La inquietud del experto llegó al despacho del senador colorado Ope Pasquet, que se reunió con el titular de Transporte, Luis Alberto Heber, para transmitirle ―preocupación‖ porque ―no había nada firmado oficialmente‖ para dragar a 14 metros, explicaron las fuentes.

Sorprendido, Heber convocó reuniones en las que participaron el propio ministro y autoridades de la ANP, la CARP, Cancillería y la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) para revisar la información técnica y documentación vinculada al tema. Luego, Heber le transmitió a Pasquet que se evaluaría qué pasos seguir.

Isóbata de 13 metros
El dragado del canal de acceso al puerto de Montevideo fue incluido por la ANP en su plan maestro en el período anterior como un objetivo estratégico.

Además de la profundización del canal, el proyecto previó su prolongación desde el kilómetro 42 hasta el 55. Como esa extensión ingresa en el espacio denominado por el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo del año 1973 como ―aguas de uso común‖, se requiere de la autorización de Argentina, lo que se negoció en la CARP entre enero de 2014 y mayo de 2018.

Según surge de las actas, al proyecto original de Uruguay la delegación argentina requirió una modificación o ―cambio de traza‖, para asegurarse de que no interfiriera con la salida de los buques desde o hacia el canal Punta Indio, que nace al sur de la terminal montevideana.

Luego de tres pedidos de información complementaria a Uruguay, el 29 de mayo del 2018, la delegación argentina de la CARP afirmó que no tenía ―objeciones que formular‖ al proyecto de profundización y extensión —con el cambio de traza— del canal de acceso al puerto montevideano.

Para el actual presidente de delegación uruguaya en la CARP el levantamiento de las observaciones por parte de Argentina respondió a un acuerdo. El 29 de octubre García declaró ante la comisión especial Río de la Plata, Frente Marítimo y Antártida de Diputados que ―no se necesita ser muy suspicaz para ver‖ que ―una cosa está vinculada a la otra‖. ―El 28 de mayo de 2018 Argentina presta conformidad para que Uruguay profundice a 14 metros el canal de acceso a Montevideo y el 29 de mayo de 2018, es decir, al día siguiente, Uruguay da la noticia de que renuncia a su intención de coparticipar en el canal Magdalena‖,
sostuvo.

―Inigualable‖, pero en etapas
―Esta obra significa un posicionamiento inigualable en la región‖, afirmó Heber el 14 de diciembre luego de sellar el convenio marco entre el MTOP, la ANP y CND, como el primer paso para desarrollar la obra de infraestructura.

Tras la rúbrica, anunciaron que la profundización incluirá dos ensanches para el pasaje de barcos y requerirá una inversión de US$ 200 millones, a realizarse en un plazo máximo de 18 meses, con mantenimiento por 10 años, utilizando equipos de la ANP, además de contratos con empresas nacionales e internacionales.

La CND con la ANP se encargarían de elaborar los pliegos para el llamado a licitación internacional. Pero ante las dudas planteadas, los informantes señalaron que el gobierno resolvió proceder ―en etapas‖ y comenzará con la profundización a 13 metros entre marzo y abril, lo que posiblemente realice dragas propias, dijeron las fuentes. Explicaron que aunque ―no hay urgencia‖ sería ―oportuno‖ hacerlo por
las ventajas que ello implica para posicionarse en la región, y porque ―no hay ninguna duda‖ sobre la autorización a 13 metros.

En paralelo, mientras las autoridades recopilan información y actas de la CARP, además de realizar consultas a juristas, el gobierno prevé presentar el proyecto ejecutivo de la obra a 14 metros. Una vez que esté pronto, lo que requiere también la autorización de la Dirección Nacional de Medio Ambiente, el Poder Ejecutivo instruirá a sus delegados a que se ―comunique‖ a la delegación argentina que se proseguirá con la obra.

Si bien admiten que es un tema ―discutible‖, las autoridades consideran que desde el punto de vista jurídico lo que Argentina convalidó en 2018 fue el cambio de traza y no la profundización.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino