AGNU  ●  Coronavirus  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

El Gobierno consigue que la huelga no paralice Francia antes de Navidad

El Gobierno consigue que la huelga no paralice Francia antes de Navidad

Habrá suficientes trenes para el éxodo vacacional, mientras se vuelve a negociar.

La batalla por la reforma de las pensiones es sobre todo un pulso por ganarse a la opinión pública. Mientras los sindicatos franceses ocupaban ayer de nuevo la calle, con manifestaciones en las principales ciudades, el Gobierno trataba de garantizar el máximo de servicios mínimos en la circulación de trenes para que el éxodo prenavideño no sea un caos y mostrar así que tiene la situación bajo control.

La empresa estatal de ferrocarriles, SNCF, bajo la atenta mirada del Ejecutivo, ha realizado un prodigio logístico para que este viernes, el sábado y el domingo –los días más intensos de movimiento de pasajeros antes de las fiestas navideñas– apenas nadie que tenga reserva se quede sin llegar a su destino, a pesar de que circularán sólo entre el 50% y el 60% de los trenes habituales.

La directora de viajes de la SNCF, Rachel Picard, explicó en rueda de prensa cómo se ha conseguido el milagro. Obviamente muchos clientes potenciales optaron ya hace tiempo por no correr riesgos y buscaron medios de transporte alternativos. Pero a quienes sí compraron billetes se les asegura que viajarán, aunque asumiendo algunos cambios y molestias. Se pondrán convoyes de más capacidad –algunos de dos pisos– y se transferirán clientes de los TGV a los Ouigo –la filial de bajo coste–, donde hay más plazas porque el espacio es más estrecho.

Cada pasajero con billete entre el viernes y el domingo será contactado personalmente. Para el 53% de ellos, su tren está confirmado y circulará con normalidad. Para otro 15%, su tren se ha anulado pero ha sido reemplazado automáticamente por otro.

Al 32% restante le han anulado su viaje pero tiene la posibilidad de cambiar su billete por otra alternativa, distinta en tipo de tren y en horario, a veces con conexiones. A quien no acepte rehacer la reserva le será devuelto íntegramente su dinero.

En la manifestación de ayer en París participó, por primera vez, la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), el sindicato que tiene hoy más afiliados y que mantiene una postura moderada en comparación con la Confederación General del Trabajo (CGT). El secretario general de la CFDT, Laurent Berger, estuvo sólo media hora en la marcha, para hacerse la foto y realizar algunas declaraciones. Lo sacaron de allí –oficialmente– por razones de seguridad, porque había mucha aglomeración en torno a su persona. No todos los afiliados, sobre todo los ferroviarios, están muy de acuerdo con su actitud hasta ahora conciliadora. El gesto de irse anticipadamente podría presagiar que habrá un acercamiento, hoy, en la reunión que los sindicatos mantendrán en el palacio de Matignon con el primer ministro, Édouard Philippe.

Berger es un personaje clave en la actual crisis. Comparte el objetivo de una reforma que termine con los 42 regímenes especiales de jubilación actuales, pero no acepta elevar de 62 a 64 años la edad para cobrar la pensión completa. Para el Gobierno es imprescindible ganarse a la CFDT para dividir el frente sindical y que la huelga se vaya desactivando poco a poco. Berger ha mantenido contactos durante las últimas horas con diputados del movimiento de Macron, La República en Marcha (LREM), lo que insinúa un posible compromiso, si bien no será fácil.

Ante la Asamblea Nacional, donde contestó a preguntas de la oposición, Philippe aseguró que tiene una “determinación total” a llevar adelante una reforma para instaurar un “régimen universal” y que garantice el equilibrio financiero en el futuro. El premier no mencionó el tema de la edad, seguramente para dejar un margen de maniobra ante el encuentro de hoy con los sindicatos.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino