El Gobierno, con poco espacio para incentivos económcios ante el coronavirus

El Gobierno, con poco espacio para incentivos económcios ante el coronavirus

La compleja situación económica del país limita la opción de dar estímulos. El teletrabajo, una salida inviable para trabajadores informales

Frenazo en seco. La economía mundial está experimentando una parada forzada de su producción para hacer frente a la expansión del COVID-19. Desde empleados de plantas de producción hasta meseros cafeterías están en casa para capear al coronavirus.

Ante esa situación, los gobiernos, bancos y empresas comienzan a anunciar estímulos y tomar acciones frente a la calamitosa situación que puede llevar a la economía mundial a una recesión.

Por ejemplo, ayer en España, la automotriz Seat y la cadena de comida rápida Burger King se acogieron al expediente de regulación lo de empleo (ERTE), una autorización que recibe la empresa para poder suspender temporalmente contratos de trabajo de sus empleados.

Entre las dos empresas, más de 28.000 empleados dejarán de laborar ante el cierre temporal de las operaciones.

¿Qué sucede en Ecuador? Desde hoy rige la disposición que comercios minoristas, restaurantes y cafeterías cierren sus puertas ante la emergencia sanitaria que vive el país.

El presidente de la República, Lenín Moreno, anunció ayer varias medidas para buscar aliviar la situación de las empresas nacionales. El domingo pasado, el mandatario señaló que las personas podrán diferir el pago de impuestos de los meses de abril, mayo y junio en seis meses.

También, dijo Moreno, se evalúa el tema de las obligaciones con entidades financieras. “Trabajamos con autoridades de control en el sistema financiero público, privado y cooperativas para aliviar los pagos que debían hacerse en los próximos meses”.

Ayer, el presidente del Ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), señaló, en una entrevista televisiva, que personas que quieran liquidez, ‘oxígeno’, pueden pedir nuevos créditos o reestructurar deudas. La banca se comprometió a otorgar $ 12.000 millones en crédito para palear la crisis .

A eso se suma las medidas en el ámbito laboral por medio de cuatro modalidades de empleo que buscan dar respiro a la empresa: teletrabajo, reducción de horas de trabajo, modificación de la jornada laboral y suspensión de labores.

Sin embargo, en un mercado laboral con alta informalidad, 46,7 % a diciembre de 2019, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), optar por el teletrabajo no es una opción. El analista económico, Francisco Briones explicó que esa posibilidad solo aplica para trabajadores formales cuyas actividades se desarrollan en una oficina.

Por ahora, el Gobierno puede ofrecer poco en las actuales condiciones económicas del país, que se arrastraban antes de la crisis del coronavirus, según analistas económicos consultados por EXPRESO.

“Sin lugar a dudas, yo creo que la mayor responsabilidad, hoy en día, están en las personas, en los privados, en las empresas, más allá de lo que pueda hacer el Gobierno, porque tiene muchas limitaciones”, dijo Briones.Para José Orellana, socio de BizBroker, la situación del Gobierno es calamitosa. El precio del petróleo no paró de caer ayer y cerró en $ 28,91, tras el desplome de las bolsas de valores en el mundo.

Con ello, el riesgo país de Ecuador cerró ayer en 3.869 puntos y hace imposible acceder a financiamiento. Por esa razón, Orellana señaló que el Gobierno debe pedir urgentemente un crédito de emergencia al Fondo Monetario Internacional (FMI). Ayer, el Fondo señaló que tiene $ 1 billón disponible para la emergencia para que los Gobiernos puedan incrementar el gasto público.

La semana pasada, el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, aseguró que exploran la posibilidad de pedir un crédito de emergencia al FMI. Este Diario conoció que, al momento, el Gobierno trabaja con el organismo para suscribir el préstamo.

No obstante, los desembolsos pueden demorar. Por ejemplo, tras el terremoto del 16 de abril de 2016, el Gobierno solicitó un crédito de emergencia al organismo que fue aprobado en julio de ese año.

Ayer, 11 economistas: Vicente Albornoz, Jaime Carrera, Simón Cueva, Alberto Dahik, Augusto de la Torre, José Hidalgo, Patricio León, Abelardo Pachano, Mauricio Pozo, César Robalino y Walter Spurrier, presentaron seis propuestas ante la emergencia económica nacional. Una de ellas, es crear un fondo de compensación a través del cobro de un recargo a las importaciones. El dinero iría a un fideicomiso y serviría para compensar a las exportaciones no minerales.    

El sector floricultor, en crisis

El sector floricultor del Ecuador informó ayer que ha sufrido una baja en ventas que alcanza ya al 70 % y se prevé que las pérdidas seguirán aumentando a diario dadas las condiciones de los mercados internacionales a causa del COVID-19.

Según un comunicado de la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores), el cierre de fronteras, la paralización de actividades y la crecida de cuarentenas obligadas en el mundo, han generado que varios pedidos de flores ya programados anticipadamente sean cancelados.

Según Expoflores, el sector se halla en tratativas con el gobierno para que éste le permita instaurar una licencia extensiva de 90 días a trabajadores de esa actividad, sin goce de haberes ni de pago a IESS. “Debemos generar alivio al flujo de las florícolas para poder resistir esta caída en los mercados”, afirmó Alejandro Martínez, presidente de Expoflores, en el comunicado.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino