El Gobierno abre una vía de contacto con los talibán para sacar a más colaboradores afganos

El Gobierno abre una vía de contacto con los talibán para sacar a más colaboradores afganos

17:39 - No se valora un reconocimiento del régimen, sino que se trata de contactos para ayuda humanitaria y repatriación

España da por terminada una misión en Afganistán, pero no da por terminada la misión en este país. En las últimas dos semanas se ha podido evacuar a más de dos mil personas, pero no ha sido posible hacerlo con todas las que se quería. Aunque el Ejecutivo no puede cuantificar cuántos ciudadanos que han colaborado con España no han podido ser rescatados, sí compromete su palabra a que tratará de hacerlo. «Seguimos comprometidos con la defensa de los derechos humanos, buscando vías para seguir evacuado a las personas que han colaborado con nuestros país y los países aliado», expuso ayer Pedro Sánchez tras dar por concluida de manera oficial esta primera fase de evacuación aérea.

La salida en las próximas horas de EEUU del aeropuerto de Kabul deja inoperativa esta infraestructura, por lo que la vía más factible en la que estaría trabajando para poder seguir evacuando es la terrestre. Algo nada sencillo en un país ahora bajo el yugo de los talibán.

Además, sin apenas infraestructuras y equipamientos, largas distancias, calor... De ahí que España, al igual que la UE -y han hecho varios países-, abra y auspicie contactos operativos con los talibán con fines humanitarios, con el objetivo de poder seguir ayudando a los ciudadanos de este país, según explican fuentes gubernamentales y conocedoras de las operaciones en el terreno.

En ningún caso ni se valora ni se contempla un reconocimiento del régimen, sino que se trata de contactos únicamente enfocados a la ayuda humanitaria y la repatriación. Son contactos para salvar vida, no conversaciones políticas. Una posición en consonancia con la que mantiene y ha comunicado públicamente la Unión Europea. No en vano, el propio Sánchez ha solicitado a sus socios europeos que en esta crisis afgano todos vayan de la mano.

VUELOS COMERCIALES, OTRA OPCIÓN
En los últimos días Alemania dijo haber alcanzado un acuerdo con los talibán para que pueda seguir evacuado ciudadanos en vuelos comerciales más allá del 31 de agosto. Fuentes del Ministerio de Exteriores de Francia indicaron ayer a Efe que «ha habido contactos operativos estos últimos días» tanto en Kabul como en Doha «para facilitar nuestras operaciones de evacuación».

Hace sólo un par de días, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen insistió en que son necesarios «contactos operativos» con los insurgentes para la evacuación y conseguir que la ayuda humanitaria llegue a colectivos vulnerables, especialmente mujeres y niñas.

A última hora de ayer se conoció que los talibán habrían prometido a Naciones Unidas que respetarán la labor humanitaria pese a la incertidumbre política y social en que vive sumido Afganistán.

«España no va a dejar solo al pueblo afgano», fue la promesa del presidente del Gobierno, evitando dar más información. La consigna es no relevar detalles de las actuaciones que se lleven a cabo, como ha sucedido con la evacuación a la que se puso final ayer. Aunque España en consonancia con lo que dictan las instituciones europeas, considera que sí pueden establecerse contactos puntuales por motivos humanitarios para determinadas evacuaciones.

«Vamos a trabajar con pausa, de manera discreta», anticipó el presidente del Gobierno.

CONVERSACIONES EN LA UE
El análisis que hace el Gobierno de España es que lo sucedido en Afganistán, con el atentado en el aeropuerto de Kabul como punto de inflexión de los últimos días, tendrá consecuencias geopolíticas y migratorios, de ahí la petición a los países de la Unión Europea para actuar de manera conjunta y coordinada. Se espera que en las próximas horas comiencen los contactos y conversaciones entre los socios europeos enfocados a asuntos como la lucha contra el terrorismo o la migración, aunque en estas semanas los canales de comunicación siempre han estado abiertos.

«Debemos reflexionar sobre las medidas a tomar», apuntó el jefe del Ejecutivo, quien no tuvo reparos en calificar de «fracaso» la retirada de Afganistán después de 20 años de presencia internacional. «Es una tragedia, una crisis y un fracaso que desde España nunca se ha puesto paños calientes en calificar».

El presente se conoce, la salida de Afganistán. El reto ahora es gestionar el futuro más inmediato con las consecuencias de esa decisión. «Debemos ser respetuosos con la legalidad internacional y los mandatos de Naciones Unidas. Hago un llamamiento para que la Unión Europea vaya de la mano en una respuesta que debemos dar al pueblo afgano. Debemos ocuparnos de los refugiados, especialmente de las refugiadas, y debemos hacerlo unidos».

La ayuda a los ciudadanos afganos no es el único asunto pendiente para Occidente. También lo es la lucha contra el terrorismo que suponen atentados como los acontecidos este jueves en el aeropuerto de Kabul. «España va a trabajar con todos los países aliados para combatir el terror y garantizar la seguridad dentro de las fronteras de Afganistán, pero también fuera».

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino