El fondo de inversiones Greylock pidió la quiebra tras tres años de pérdidas con los bonos de Argentina y Venezuela

El fondo de inversiones Greylock pidió la quiebra tras tres años de pérdidas con los bonos de Argentina y Venezuela

El fondo de inversión que se especializaba en deuda de soberanos "de alto riesgo" se vio afectado por el retiro de cuotapartes.

El fondo de inversiones Greylock Capital Associates, que fue uno de los jugadores más notorios en la reestructuración de la deuda externa argentina, pidió este lunes la quiebra tras el retiro progresivo y generalizado de los cuotapartistas que lo fondeaban.

Según consignó el medio especializado Bloomberg, tres años consecutivos de pérdidas le dieron un golpe mortal al fondo que se especializó en deuda de países "de alto riesgo" tras su participación en la reestructuración de la deuda de Grecia. Sin embargo, sus apuestas en Argentina, Ecuador y Venezuela le generaron abultadas pérdidas y dificultades en su flujo de fondos. El resultado: sus clientes retiraron sus inversiones y hoy el fondo pidió la quiebra ante la Justicia del Distrito Sur de Nueva York.

Mediante este procedimiento, el fondo de inversión irá a concurso de acreedores, aunque desde la empresa sostienen que no pretenden cerrar, sino tener su propia reestructuración.

Su CEO, Hans Humes, negoció con Guzmán y fue de los primeros en llegar a un acuerdo con el gobierno nacional. Sin embargo, la apuesta no le salió como esperaba. Los bonos argentinos se deprimieron más tras el cierre de la reestructuración y hoy un bono de cien dólares cotiza menos de 39,70 dólares.

En Ecuador los bonos mostraron un tenue repunte desde que fueron reestructurados de prácticamente un dólar cada cien, pero las inversiones en Venezuela no tuvieron recupero. Y en general el mercado de deuda de países emergentes sufrió con la suba de tasas de la Fed en 2018 y muchas monedas se fueron a pique, en particular el peso argentino y la lira turca; y esto se tradujo en una caída en las cotizaciones de los bonos soberanos de buena parte de los emergentes.

Para Greylock se tradujo en reducir su personal de 21 a 9 empleados y pasar de administrar una cartera de 450 millones de dólares en 2017 a mover menos de 100 millones de dólares para el mes que viene, si no se renuevan los inversores, explicó en la solicitud de quiebra David Seltzer, el CFO de Greylock.

Ya en abril del año pasado, el fondo había advertido una profundización de sus dificultades por la pandemia. Las deudas de países emergentes con condonaciones para asistir a los más pobres no eran sencillas de vender en el mercado de capitales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino